Política Económica

Clave Fiscal: Sociedades inscritas y su disolución

Disolver una sociedad no significa que la sociedad se “muere”

En la columna anterior indicamos que, una vez debidamente inscrita en el Registro Nacional y también ante el Ministerio de Hacienda (registro de índole tributario), las sociedades adquieren obligaciones formales y materiales. Las formales consisten usualmente en llevar registros y brindar información, aunque de ello no se derive un pago a favor de la Administración Tributaria; pero debe advertirse que el incumplimiento de los deberes de entregar oportunamente la información requerida puede generar multas y sanciones de tipo económico.








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.