Negocios

Siete años de disputa por el aguacate Hass: un recorrido por el conflicto entre México y Costa Rica

Este 13 de abril la OMC emitió la resolución final con recomendaciones de cambios para Costa Rica

El conflicto comercial entre Costa Rica y México por la importación de aguacate Hass cumple siete años este 2022, luego de que nuestro país determinara una serie de medidas fitosanitarias de urgencia que cerraron las fronteras a la fruta mexicana, para evitar la entrada de le enfermedad sunblotch o mancha de sol .

Tras siete años de discordia y cinco con un proceso abierto en la Organización Mundial del Comercio (OMC), este 13 de abril el grupo especial a cargo del análisis del caso emitió su resolución final, según la cual Costa Rica deberá hacer cambios para establecer medidas que sean consistentes con sus obligaciones en el marco multilateral de comercio.

Este es un breve recorrido por los principales episodios del conflicto comercial:

El 5 de mayo del 2015 el Servicio Fitosanitario del Estado (SFE) bloqueó el ingreso del aguacate mexicano de la variedad Hass. La medida se tomó con carácter de urgencia para evitar la entrada de la enfermedad, que supuestamente estaba presente en el aguacate mexicano.

Pero la medida no solo se afectó el ingreso de la fruta desde dicho país, sino también desde otros ocho orígenes: Australia, España, Ghana, Guatemala, Israel, Sudáfrica, República Bolivariana de Venezuela y el estado de Florida, en Estados Unidos.

La decisión causó revuelo en el país, principalmente entre el sector importador que reclamaba fines políticos y proteccionistas del mercado nacional.

Sobre esto, el director del SFE en ese entonces, Francisco Dall’Anese Álvarez, aseguró a La Nación en el 2015 que la entidad no recibía directrices políticas. Incluso, defendió que el ministro de Agricultura en aquel momento, Luis Felipe Arauz, era “completamente respetuoso de la ciencia y la técnica”.

En junio del 2016, el director del SFE renunció a su puesto luego de considerar como inaceptable una solicitud desde el viceministerio de Agricultura de eliminar una medida de inspección en punto de salida de la piña que se había determinado para el control de plagas. A la decisión de Dall’Anese la antecedían varias peticiones de su salida por parte de las cámaras empresariales y agrícolas por otras disputas, entre ellas la del aguacate.

Con el cambio, la dirección la asumió Marco Vinicio Jiménez.

En septiembre del 2016, con poco más de un año de restricciones a la importación del aguacate mexicano, Costa Rica reconoció que estaba realizando un nuevo Análisis de Riesgo de Plagas (ARP), por lo que una eventual salida al conflicto estaba paralizada.

El estudio era fundamental para tomar posiciones en un posible encuentro entre autoridades técnicas de los dos países, había asegurado Jiménez a La Nación.

Inconforme con la situación, México elevó el caso ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) en marzo del 2017, por considerar que la restricción impuesta no estaba justificada técnica ni científicamente, por lo que era contrario a los principios fundamentales de la OMC, reflejados en el Acuerdo sobre la Aplicación de Medidas Sanitarias y Fitosanitarias.

En el comunicado divulgado por las autoridades mexicanas ese año, se indicó que se intentó llegar a un acuerdo bilateral, pero no se obtuvieron resultados satisfactorios; por ello el caso fue llevado ante la organización.

Desde entonces, el caso pasó por diversas etapas procesales desde la composición del Grupo Especial de expertos que analizarían el caso y el envío de las consultas a ambos países.

En el 2018, México solicitó, formalmente, que el tema se elevara a un panel de árbitros especialistas en el seno de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Ese mismo año, con la controversia en la OMC a cuestas, llegó el cambio de administración presidencial. En sus primeros días laborales, el actual ministro de Agricultura y Ganadería, Renato Alvarado, sembró un árbol de aguacate en las instalaciones del ministerio, como “símbolo de su compromiso con el sector agropecuario”.

En esa ocasión, La Nación le consultó al ministro Alvarado cuál era su política con respecto a la importación de este producto, y su respuesta fue tajante hacia la inclinación por proteger la producción nacional.

Este medio intentó contactar a Alvarado este 13 de abril, pero al cierre de esta nota no hubo respuesta.

La controversia continuó avanzando y pese a que hubo nuevos intentos por resolver el conflicto de manera bilateral, un eventual acuerdo fracasó y México reactivó el proceso para nombrar un panel de expertos en la OMC para emitir un fallo sobre el conflicto.

No obstante, Costa Rica y México no lograron ponerse en línea en la reunión convocada en marzo para decidir la conformación del panel de árbitros que resolvería la disputa por el aguacate Hass, en la OMC, por lo que la decisión se aplazó.

Para mayo, se logró conformar el panel constituido por tres árbitros, uno de Estados Unidos, otro de Chile y una de Argentina.

Tras la conformación del panel, la resolución final del conflicto se esperaba para finales del 2020. No obstante, la llegada de resultados se atrasó.

En agosto del 2021, los miembros del panel de árbitros que debían resolver el caso solicitaron más tiempo para emitir el fallo, debido a “los retrasos ocasionados por la situación de la pandemia de covid-19, así como a las complejidades de fondo y de procedimiento de esta diferencia”.

Luego, en diciembre de ese mismo año, el fallo del grupo especial por el comercio de aguacate Hass se pospuso una vez más en el seno de la OMC hasta el primer trimestre del 2022.

Lo más reciente del conflicto surgió este miércoles 13 de abril, cuando el panel que resolvió el caso, notificó su decisión final a los Miembros de la Organización Mundial (OMC).

Pese a que el panel aseguró que el objetivo de las medidas es legítimo, también señaló que Costa Rica debe modificar las medidas establecidas por aspectos relacionados con el análisis de riesgo de plagas y los procesos de vigilancia y verificación de plagas, al concluirse que la fundamentación científica de las medidas es insuficiente.

El panel también concluyó que las medidas en cuestión discriminan al producto importado, toda vez que establecen condiciones diferentes para el aguacate nacional, “estableciéndose una restricción encubierta al comercio internacional”.

Por ello, Costa Rica está analizando las alternativas posibles para cumplir con lo determinado por el panel.

“He girado las instrucciones necesarias con el fin de preparar los ajustes necesarios en las medidas de protección fitosanitarias relativas a la importación de aguacate, con el fin de cumplir nuestras obligaciones en el marco multilateral de comercio”, comentó el jerarca del MAG, Renato Alvarado, por medio de un comunicado de prensa.

Paula Umaña

Paula Umaña

Periodista de Economía. Escribe sobre negocios, comercio exterior y producción. Graduada de la Universidad de Costa Rica. Ganadora del Premio al Periodismo Bursátil 2021.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.