Jéssica I. Montero Soto. 22 enero
Los seguros específicos para enfermedades graves pueden incluir procedimientos médicos cuyo valor en centros privados alcanza varias decenas de miles de dólares. Foto: Shutterstock
Los seguros específicos para enfermedades graves pueden incluir procedimientos médicos cuyo valor en centros privados alcanza varias decenas de miles de dólares. Foto: Shutterstock

La cantidad de dinero (primas) que se paga en Costa Rica por pólizas de seguro relacionadas con la salud crece cada año, desde el 2015, y se espera que esa tendencia continúe. La cifra pasó de ¢45.000 millones a casi ¢77.000 millones, segun datos parciales de la Superintendencia General de Seguros (Sugese), con corte a setiembre 2019.

En total, al cierre del año pasado, nueve aseguradoras ofertaban 46 productos individuales o autoexpedibles (de fácil suscripción), que van desde planes básicos o de uso muy específico, hasta grandes coberturas médicas fuera del país.

El rango de precios depende de múltiples factores, pero varios de los planes básicos vigentes comienzan en alrededor de los $450 anuales.

La oferta cuenta con opciones especializadas, como coberturas que se activan únicamente en casos de diagnóstico de cáncer u otras enfermedades graves, hasta planes generales que podrían utilizarse lo mismo para un embarazo que para una cirugía menor.

Por ejemplo Pan-American Life Insurance de Costa Rica, la aseguradora con el mayor volumen de primas en el rubro de salud, divide su oferta en dos planes: de gastos médicos menores y mayores.

Raúl Ortiz, gerente de ventas individual, explicó que el primero ofrece cobertura inmediata y en la que el asegurado participa mediante un coaseguro que puede ser del 10% o 20%. El de gastos médicos mayores está pensado para eventos de alto impacto económico, y el asegurado participa con un deducible que puede ir de $1.000 hasta $20.000.

“Esta cobertura le proporciona al asegurado la alternativa de acudir a atención médica en el exterior”, puntualizó Ortiz.

Los pagos anuales aproximados para cada uno de estos planes van de $450 a $3.500, y de $1.600 hasta $5.000, respectivamente.

Convencionales y autoexpedibles

El Instituto Nacional de Seguros (INS) tiene tres tipos de seguros tradicionales: INS Medical Regional, INS Medical Internacional e INS Medical Grandes Deducibles, los cuales presentan condiciones diferenciadas en cuanto a montos asegurados y coberturas.

Yanory Vega, subgerenta General del INS, comentó que las principales diferencias que existen giran en torno al tipo y alcance de las coberturas, montos asegurados, deducibles y otras participaciones del asegurado.

“En el caso de los seguros tradicionales las primas varían entre $2 a $14 diarios (de $720 a $5.040 al año), y los autoexpedibles entre $0,4 y $1,5 diarios ($144 a $540 al año)”, manifestó Vega.

Esos seguros autoexpedibles se diferencian porque los tradicionales cubren gastos a consecuencia de accidente, enfermedad o emergencia médica; mientras que los autoexpedibles indemnizan al asegurado en el momento de un diagnóstico.

En el campo de los seguros autoexpedibles también están otras aseguradoras, como Assa, que no ofrece pólizas individuales sino tres planes puntuales, con costos iniciales entre los ¢2.000 y los ¢10.000 mensuales, que aumentan según la edad y otras particularidades del asegurado.

Uno de estos planes es el de renta diaria con hospitalización, que aporta una indemnización por día en caso de que la persona sea hospitalizada por más de 24 horas. Los otros dos son un plan oncológico, que indemniza por primer diagnóstico de cáncer, y da un beneficio adicional si se refiere a cáncer de género, además de un complemento por muerte; y tienen un producto de enfermedades graves: indemniza por primer diagnóstico, ofrece renta por hospitalización y beneficio por muerte.

Otra opción son los productos variados, como los de Sagicor. Ximena Valverde, gerenta de Seguros Colectivos, explicó que algunas están más ligadas con salud y prevención, como tener servicios médicos con especialistas, gastos médicos por accidente y medico general a domicilio para el titular y tres familiares.

“Otras pólizas tienen acceso a coberturas de salud, indemnizaciones de vida, enfermedades graves y también beneficios muy diferenciados en el mercado, como: limpiezas dentales, que ayuda a tener salud, y hasta bienestar financiero”, relató.

En todos los casos, los seguros de salud son para personas sanas: padecer condiciones crónicas, enfermedades previas o situaciones de riesgos aumentan los costos o del todo excluye a la persona de la posibilidad de contratar una póliza.

Aspectos por considerar
La lista de precios de los seguros médicos es variable, la Sugese explicó que los costos varían por factores adicionales a los servicios, como pueden ser:
La edad y el sexo. La prima del seguro aumenta a mayor probabilidad de enfermedades y esta se genera a medida que la edad es mayor. En el caso del sexo del contratante influye actuarialmente en función de información histórica derivada de estadísticas, ejemplo: las mujeres viven más que los hombres.
Estado de salud. En presencia de enfermedades crónicas es posible que no pueda ser asegurado o que el precio se incremente.
Peso. Un sobrepeso aumenta la probabilidad de padecer enfermedades conforme la ciencia médica.
Historial médico. Un historial sin mayores incidencias genera valores de primas más reducidos pues indica que son menos propensos a enfermar. De igual forma, en presencia de enfermedades graves en el pasado, podrían provocar que el contratante no fuese un candidato idóneo.
Hábitos saludables. Por ejemplo, hacer ejercicio reduce el riesgo de padecer enfermedades e influye en el valor de la prima en forma positiva.
Tabaquismo. Estadísticamente tiene más probabilidades de sufrir algún tipo de enfermedad un fumador, por lo que es un elemento que incrementaría la prima del seguro.
Consumo de sustancias psicotrópicas y adictivas. Acarrea igualmente el aumento del precio del seguro pues también aumenta las posibilidades de sufrir enfermedades.
Fuente: Sugese
Conozca el producto

Tomás Soley, superintendente de la Superintendencia General de Seguros (Sugese), explicó que antes de tomar decisiones, los consumidores pueden verificar la vigencia del seguro que quieren adquirir, mediante la consulta del código de la póliza o nombre de la póliza en la página www.sugese.fi.cr, en el apartado de “pólizas vigentes”.

Además, Soley recomendó seguir algunos pasos previos a la contratación del seguro. El primero, verificar que tanto la aseguradora como el intermediario de seguros (agente o corredor de seguros) estén autorizados y registrados, respectivamente.

También, leer con detenimiento el contrato de seguros antes de firmar y aclarar todas las dudas que tenga, ya sea con su intermediario de seguros o con la aseguradora directamente. La personas debe tener claridad acerca de las exclusiones del contrato (lo que no cubre la póliza)

Finalmente, conocer cuáles son las obligaciones como asegurado (lugar, forma y fecha de pago, informar cambios que puedan afectar la validez del contrato) y saber el procedimiento para realizar el reclamo del pago (si es contra factura o directamente en el centro de salud donde se le atiende), indicó el jerarca de Sugese.

Cynthia Zapata, jerarca de la Dirección de Apoyo al Consumidor del Ministerio de Economía, Industria y Comercio, señaló que la recomendación desde el punto de vista económico, es adquirir un producto adecuado al presupuesto y las necesidades.

“En el entorno económico en el que nos desenvolvemos no es tan fácil desembolsar el dinero de hoy para mañana si nos surge una situación complicada de salud. Un seguro de salud deberíamos tenerlo todos.Hay que perderles el miedo, conocerlos, preguntarle a los agentes, y sacarle provecho: si tenemos el derecho de tener un paquete básico de exámenes de laboratorio o ultrasonido pues hay que hacérselos”, enfatizó Zapata.