Negocios

Negocio farmacéutico se consolida en manos de grupos empresariales

291 de los 498 puntos de venta que operan bajo la marca de una cadena son propiedad de tres empresas

Desde hace dos años el negocio farmacéutico costarricense da pasos para quedar en menos manos luego de múltiples adquisiciones y alianzas entre cadenas, así como con el cierre de farmacias independientes.

Según estadísticas del Colegio de Farmacéuticos de Costa Rica (Colfar), 291 de los 498 puntos de venta que operan con el modelo de cadena son propiedad de tres compañías. Es decir, manejan un 58% de la oferta.

Mientras tanto, la cifra de negocios independientes pasó de 763 a 671 locales de agosto del 2018 a marzo del 2019, para una caída del casi 13% en tan solo ocho meses.

Entre ambos modelos (independientes y cadenas) el país cuenta con 1.169 establecimientos dentro y fuera de la Gran Área Metropolitana.

El avance hacia un mercado con menos actores se inició en febrero del 2017 cuando Cuestamoras Salud compró Farmacias La Bomba. Con esto, pasó a tener dos cadenas farmacéuticas pues en el 2015 había tomado el control de Fischel.

Los datos del Colfar muestran que Fischel tiene 77 locales y La Bomba 41, para un total de 118 puntos de venta, lo que los hace el conglomerado con más presencia en territorio nacional.

Operar esas marcas le permite a Cuestamoras Salud atender los dos segmentos de venta al detalle de medicamentos y productos de cuidado personal: de conveniencia y de descuento.

También, en el 2017, Farmacias Santa Lucía deseaba crecer aceleradamente y encontró la forma ideal para hacerlo al comprar tres Farmacias Centro y 15 Farmacias Chavarría.

Ese movimiento significó el fin de la marca Chavarría luego de 90 años de operar en el país y el cierre de diez puntos de venta por su baja o nula rentabilidad. Cuarenta personas quedaron sin empleo.

Después de poco más de un año con relativa calma, Santa Lucía volvió a figurar, el pasado 21 de marzo, al darse a conocer la compra de un porcentaje de sus acciones por parte de Sucre.

La alianza, que está pendiente de resolverse en la Comisión para Promover la Competencia (Coprocom), dejaría a Sucre – Santa Lucía con al menos 90 puntos de venta y los coloca en el segundo puesto de la lista de cadenas con más presencia, según los datos suministrados por Colfar.

Carlos Salas, director comercial de Farmacias Sucre, dijo que ambas cadenas comparten la visión de crear valor de mercado, protegiendo al paciente de malas prácticas de cambio de receta sin consulta al médico, así como con la convicción de respetar y velar por la existencia de farmacias independientes.

El tercer actor con más locales (83) es Walmart, que se apoya en la infraestructura de sus supermercados –siendo este su negocio principal– para la apertura de farmacias.

Todas esas empresas tienen como uno de sus principales competidores a FarmaValue, cadena que inició operaciones en el 2011, pero que no aspira a tener tantos locales como sus competidores pese a que su modelo de bajo costo deja buenos resultados.

FarmaValue cuenta con 24 puntos de venta y no pretende crecer a más de 32 puntos en todo el país.

Planes a futuro

Cuestamoras Salud, Sucre – Santa Lucía y Walmart tienen claro hacia donde quieren llevar a sus negocios farmacéuticos en Costa Rica.

La primera de esas empresas se enfoca en fortalecer la propuesta de Fischel mediante convenios con aseguradoras y con la apertura de farmacias especializadas.

Desde el último trimestre del 2018, el conglomerado implementa un plan piloto con tres firmas de seguros privadas para que el consumidor adquiera un producto, pague el deducible si es el caso, y que después se desentienda del proceso de cobro.

También tiene previsto abrir pronto una Farmacia Fischel especializada en la venta de medicamentos oncológicos cerca de uno de los principales hospitales del país, según indicó este grupo a El Financiero, a inicios de marzo.

En el caso de La Bomba, aunque no descartan abrir más locales físicos, este año dedicarán muchos de sus recursos para mejorar el servicio de entregas a domicilio (hogar u oficina).

Por su parte, Sucre – Santa Lucía tienen planes de invertir más de $2 millones para optimizar los inventarios, la logística, el entrenamiento y la atención farmacéutica de ambas cadenas.

Además, tiene previsto abrir tres puntos de venta por cada una de las marcas. En el caso de Santa Lucía será en San Francisco y Santa Bárbara (en Heredia) y el tercero en San Ramón de Alajuela, mientras que, Sucre tiene aperturas en Multiplaza Curridabat, Multiplaza Escazú y Hospital Cima.

Los planes de Walmart para este 2019 incluyen la apertura de siete farmacias en los formatos de Walmart, Masxmenos y Maxi Palí.

Cristina Fallas Villalobos

Cristina Fallas Villalobos

Es periodista de la sección de Negocios de El Financiero.