Marvin Barquero. 29 noviembre, 2019
La migración de ballenas y la posibilidad de observarlas en el Pacífico Sur costarricense atrae a más turistas cada año. Este fenómeno más la migración de aves y de tortugas suceden en la temporada baja del turismo, lo cual contribuiría a mejorar las visitas en esos meses. Foto: Albert Marín.
La migración de ballenas y la posibilidad de observarlas en el Pacífico Sur costarricense atrae a más turistas cada año. Este fenómeno más la migración de aves y de tortugas suceden en la temporada baja del turismo, lo cual contribuiría a mejorar las visitas en esos meses. Foto: Albert Marín.

La brecha entre el ingreso de turistas en la temporada alta frente a la baja no solo se mantiene sino que parece agrandarse en los últimos cuatro años, pese al interés del sector público y el privado por romper este ciclo.

Un análisis de los ingresos mensuales de visitantes extranjeros indica que entre el 2015 y el 2019 se mantiene la gran diferencia entre las dos temporadas turísticas. Por ejemplo, mientras en enero –época alta – del 2015 llegaron al país 292.555 visitantes extranjeros, en ese mismo mes de este año, la cifra se elevó a 355.321, para una diferencia positiva de 62.766 llegadas (21,5% más).

En el mes de octubre –época baja–, en cambio, las cifras pasaron de 159.075 visitantes a 185.599 en ese periodo, para un incremento de 26.524 (16,7% más)

Una situación semejante se presenta al comparar los otros meses de temporada alta con los de la baja. De esa manera, el fortalecimiento en llegada de turistas se está dando en la parte más fuerte del año y no en la de menores ingresos de visitantes.

Bloque HTML de muestra

Los presidentes de las organizaciones de promoción Proimagen, Silvia Vargas y Futuropa, Daniel Chavarría, coincidieron en que se deben renovar los esfuerzos de promoción para los meses bajos (de mayo a noviembre), para lo cual el país cuenta con algunas posibilidades.

La idea, afirmaron, es vender al país a los mayoristas y agentes de viajes de los principales mercados como un destino turístico para todo el año. Esto porque Costa Rica cuenta con fenómenos naturales (migración de aves, tortugas y ballenas) y otras áreas (turismo de bienestar, reuniones, segmentos especializados para personas con discapacidad y población LGTBIQ , entre otros) que se pueden realizar en la época de menor afluencia.

Varias posibilidades

Desove de tortugas, avistamiento de aves y llegada de ballenas son fenómenos naturales que Costa Rica debe promover con más fuerza en los mercados más importantes para atraer turismo en la temporada verde o baja de esta actividad (que se extiende de mayo a noviembre), según Proimagen y Futuropa.

Esos fenómenos naturales se unen a la promoción del turismo de bienestar, el de reuniones y convenciones, el destinado a la población LGTBIQ, el especializado en la población con discapacidad y los eventos deportivos, en los esfuerzos por aumentar la visitación en la temporada de menor ingreso de visitantes, agregaron, por separado, Vargas y Chavarría.

Pese a la conjunción de gestiones entre el sector privado y el público, la temporada baja de turismo repunta lento, según se desprende de un análisis de los datos de los ingresos mensuales de turistas desde el 2015 hasta 2019.

Los dirigentes de las organizaciones de promoción recordaron que en temporada baja ocurre el desove de tortugas en el Caribe, la migración de ballenas en el Pacífico Sur y el avistamiento de aves en diferentes lugares del país, en coincidencia con los meses de menores ingresos de visitantes.

Vargas comentó que el turista de reuniones, por ejemplo, gasta entre tres y cuatro veces más que el promedio de tradicional y que los datos indican que este segmento concentra el 22% de las ganancias del turismo en el mundo.

Agregó que el segmento LGTBIQ viaja durante todo el año, tiene un más alto poder adquisitivo (generalmente dos salarios y sin hijos) y una toma de decisiones más rápida acerca de los viajes.

Costa Rica, agregó Vargas, se debe especializar con más capacitación (ya se está dando) para estos segmentos de mercado, y para otros, como la población con discapacidad (turismo accesible), la cual requiere de infraestructura y servicios.

Otro de los campos es el turismo de bienestar y de salud, el cual se hace también, generalmente, fuere de la época del turismo de placer.

Proimagen desarrolla la estrategia de promover al país como destino todo el año entre mayoristas y agentes de viajes, en especial de Estados Unidos y Canadá, pero también en México y en Suramérica. Este año, en 23 seminarios en diferentes países, esta organización capacitó sobre el destino Costa Rica a 1.383 agentes de viajes y mayoristas, detalló la dirigente.

La experiencia con los mayoristas es que, muchas veces, solo se les había presentado Costa Rica como destino de temporada alta y, por tanto, no conocían las opciones de la parte baja del año, explicó Vargas.

En tanto, Futuropa también promociona al país como destino para todo el año en Europa, especialmente entre los cuatro principales emisores de visitantes (Reino Unido, España, Francia y Alemania), pero también en otros países, como los escandinavos, recordó Chavarría.

El dirigente de Futuropa estimó que faltan más esfuerzos para promover el país como destino en los meses de menor visitación. Dijo que, por ejemplo, se debe aumentar el trabajo en Internet y en redes sociales.