El País, Uruguay. 21 noviembre
Silvia Varela con sus hijas en Bartola, su tienda. Foto El País, Uruguay
Silvia Varela con sus hijas en Bartola, su tienda. Foto El País, Uruguay

Montevideo, Uruguay (Diario El País). Mariel Varela Silvia Samurio vivía era copropietaria de una empresa de fumigación aérea en Argentina. En 2016 se propuso innovar para salir de la crisis económica en ese país.

En la idea de negocio, combinó su amor por los animales con originalidad y así surgió Bartola , la primera panadería para mascotas.

El emprendimiento, que comenzó en redes sociales, acaba de abrir su primera tienda en Pocitos, en una calle de Montevideo.

El proyecto inició con mucha menos pretensión de la que tiene hoy.

Silvia y sus hijas -Micaela y Manuela Rossi- cocinaban golosinas para sus siete perros y no imaginaban que podía ser un negocio , hasta que una charla con sus sobrinos activó la idea.

«Un día hicimos galletas y tortas para probar y lanzamos página en Facebook e Instagram», relató la emprendedora.

Primero vendían entre sus conocidos, pero luego ganó popularidad en redes y el 99% de los encargos pasaron a ser de Montevideo.

Madre e hijas se encargaban de Bartola en paralelo a su trabajo de oficina, pero en febrero de este año decidieron dedicarse 100% a su emprendimiento.

Cuatro meses más tarde pusieron la compañía de fumigación área a la venta y se mudaron, junto a sus perros, a Ciudad de la Costa.

Uno de los pasteles que ofrece Bartola para sus clientes.
Uno de los pasteles que ofrece Bartola para sus clientes.

Invirtieron unos US$ 5.000 en un foodtruck para hacer feria en Parque Rodó y Villa Biarritz los fines de semana.

«Nadie podía creer, pasaban y sacaban fotos», recordó Samurio.

El 31 de octubre abrió su primer local, ideal para quienes tratan a sus perros y gatos como familia. Venden tortas de cumpleaños , donas, pupcakes , bocaditos, tortas de frutas y galletitas .

La materia prima es de primera calidad y apta para mascotas. Cocinan sin sal, ni azúcar, ni harina de trigo, tampoco usan conservantes ni colorantes; todo se elabora a base de frutas y verduras.

Las ventas son auspiciosas. «Se trabaja bien», remató Samurio.

Copyright Grupo de Diarios América - GDA/El Pais/Uruguay