Negocios

Aceites, insecticidas y alimento para animales tardan en llegar al súper por atrasos en importaciones

Comerciantes y Senasa confirman dificultades para el ingreso de productos al país y estadísticas de comercio internacional lo corroboran

Las dificultades de logística a nivel global, los cierres reiterados en la ruta 32 y hasta las repercusiones del hackeo al Ministerio de Hacienda provocan atrasos en el ingreso a Costa Rica de algunos productos como aceite de girasol, insecticidas, herbicidas y alimento para animales.

El Servicio Nacional de Salud Animal (Senasa), la Cámara de Comercio, la Cámara de Comercio Exterior y de Representantes de Casas Extranjeras (Crecex) y cadenas de supermercados confirmaron a La Nación las demoras sufridas y los exorbitantes aumentos en los precios de los fletes marítimos.

Los retrasos han llevado a empresas a adelantar sus importaciones para la época navideña y, en vez de hacerlo en agosto como es habitual, empezaron a realizar sus pedidos desde mediados de año, contó Rodney Salazar, director de Crecex.

“El problema no ha disminuido. Las tarifas van otra vez para arriba. Por ejemplo, contratar un flete desde Asia estaba en $9.000 y ya están en $13.000, y sube cada semana por la demanda global. Además, la escasez de contenedores se mantiene, así como la de espacios en los buques”, explicó Salazar.

Los datos estadísticos más recientes, con corte al 2021, también muestran la reducción en las toneladas de la importación de bienes y materias primas señalados por los empresarios.

La pandemia de la covid-19 provocó, durante el año pasado, una crisis de contenedores con grandes atascos en puertos internacionales, escasez de espacios en buques y aumentos en precios de fletes. La situación empezó a normalizarse a inicios de 2022, pero la invasión de Rusia a Ucrania reactivó los problemas.

A las repercusiones internacionales se agregan las locales como la desconexión, por dos meses, del TICA (Tecnología de Información para el Control Aduanero) y Exonet (plataforma para exoneraciones de tributos). Víctimas de un hackeo en abril, ambos se restablecieron el pasado 26 de junio.

“Aunque el TICA ya se restableció, las dificultades generadas ha llevado a que se tarde más tiempo de conectar los sistemas de Hacienda con los del Ministerio de Agricultura lo que genera atrasos en el proceso de exoneraciones para la importación de productos”, recalcó Mónica Segnini, coordinadora de la Comisión de Comercio Exterior de la Cámara de Comercio.

Segnini mencionó que esta situación afecta la importación de materias primas. Por ejemplo, aceites para la industria alimentaria; así como insecticidas y herbicidas para la agroindustria. En este último caso, el internamiento de ambas materias primas pasó de 30.600 toneladas, en el 2020, a 22.300 toneladas el año anterior, según información de Procomer.

Jorge Cabezas, gerente Comercial de Grupo Gessa, propietario de Peri, Súper Compro y Saretto, coincidió con la vocera de la Cámara de Comercio sobre las dificultades con las plataformas de Hacienda. “El mayor problema en los últimos dos meses lo sufrimos en el proceso de nacionalización de la mercadería por la inhabilitación del sistema TICA”, subrayó.

Cabezas reconoció que algunos productos específicos han quedado desabastecidos por periodos cortos, pero los han logrado suplir con diversos proveedores, aunque no detalló cuáles bienes.

Otra de las dificultades internas son los constantes cierres de la vía a Limón que retrasa tanto la salida como el ingreso de mercancías por los puertos del Atlántico y obliga al uso de rutas alternas elevando los costos de transporte, comentó Segnini.

La ruta 32 está cerrada, desde el pasado viernes 24 de junio, por un deslizamiento de 5.000 metros cúbicos de material y aún no hay una fecha prevista para la reapertura.

Por otra parte, Alejandra Jiménez, directora de Alimentos para Animales de Senasa, confirmó los atrasos en la importación de alimentos para animales en todas las especies, desde mascotas hasta los de producción para consumo humano. Sin embargo, afirmó que no tienen reportes de desbasto.

“Sabemos por nuestros usuarios que se tienen faltantes de materias primas por la crisis de contenedores, otros que comentan que han tenido algunos problemas en la logística Internacional y por los precios”, detalló Alejandra Jiménez, directora de Alimentos para Animales de Senasa.

El año pasado se importaron 79.300 toneladas de alimento para animales, pero en el 2020, fueron 90.686 toneladas, según la Promotora de Comercio Exterior (Procomer).

El vocero de Crecex comentó que algunas empresas optan, de manera excepcional, por realizar importación de productos por vía aérea. Sin embargo, los costos quintuplican los marítimos, por lo cual no es un ruta sostenible.

Otras compañías, en especial las medianas y pequeñas, redujeron la periodicidad de sus compras de bienes al extranjero, pasaron de ser mensuales a trimestrales.

Salazar consideró que los obstáculos de la logística internacional continuarán durante este año y el 2023.

Óscar Rodríguez

Óscar Rodríguez

Periodista de Economía. Máster en Periodismo Económico de la Universidad Rey Juan Carlos de España. Escribe sobre finanzas y macroeconomía. Ganador del premio Jorge Vargas Gené 2015 y Distinción del Mérito Periodístico 2011 de Canatur. Redactor del año La Nación en 2017.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.