Indicadores

Déficit comercial de EE. UU. crece más de lo previsto

El déficit de bienes y servicios con el resto del mundo ascendió a $80.200 millones en noviembre, un incremento del 19,4% respecto al mes anterior.

El déficit comercial de Estados Unidos se amplió mucho más de lo esperado en noviembre principalmente por efecto de las importaciones récord de bienes.

El déficit de bienes y servicios con el resto del mundo ascendió a $80.200 millones, un incremento del 19,4% respecto al mes anterior.

Las importaciones aumentaron un 4,6%, a $304.400 millones, mientras que las exportaciones, que se recuperaron en octubre, aumentaron solo un 0,2%, a $224.200 millones. Los analistas pronosticaban un déficit mucho menor, de $69.400 millones.

Solo en materia de bienes, el déficit alcanzó los $98.900 millones, un récord. Acumulado durante los primeros 11 meses del año, el déficit creció 28,6% respecto al mismo período de 2020, un año marcado por una recesión histórica provocada por la pandemia de covid-19, que paralizó los flujos comerciales en el mundo.

Por otra parte, la actividad de servicios en Estados Unidos se desaceleró drásticamente en diciembre después de alcanzar un máximo histórico, con empresas que sufrieron inflación y escasez de equipos y personal, pero el crecimiento sigue siendo “sólido”, según la federación ISM.

El índice, que mide el nivel de actividad empresarial, se situó en el 62% en diciembre frente al 69,1% en noviembre, informó este jueves 6 de enero la empresa encuestadora ISM.

La desaceleración es más fuerte de lo previsto por los analistas, que esperaban un 67,1%. La actividad se expande cuando el índice está por encima del 50% y se ralentiza cuando está por debajo de este umbral.

“Aunque hubo una caída en la mayoría de los índices en diciembre, la tasa de crecimiento se mantiene sólida para el sector servicios”, detalló el presidente de la encuestadora ISM, Anthony Nieves, citado en un comunicado.

Las empresas que respondieron a esta encuesta, durante todo el mes de diciembre, “indicaron (que) continúan luchando contra la inflación, las interrupciones de la cadena de suministro, las limitaciones de capacidad, los desafíos logísticos y la escasez de mano de obra y materiales”, dijo.

La investigación no menciona la aparición de la variante ómicron del covid-19, que por su alta expansión ha provocado la cancelación de numerosos eventos relacionados con las celebraciones de fin de año, e interrumpido la actividad de restaurantes y bares, entre otros.