Indicadores

Banco Central Europeo se propone aumentar su tasa de interés en julio

Autoridad monetaria anunció el fin de sus compras de activos en julio y adelantó que subirá los tipos de interés en 25 puntos básicos, y podría volverlo a hacerlo en setiembre si las perspectivas no mejoran

Madrid. El Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) ha decidido que las compras netas al amparo de su programa de compra de activos públicos (APP, por sus siglas en inglés) finalizarán en el mes de julio, al tiempo que ha avanzado una subida de tipos de 25 puntos básicos ese mismo mes.

En los últimos meses, el BCE ha estado acometiendo una reducción en el volumen de compras al amparo del APP. En abril adquirió activos por valor de 40.000 millones de euros ($42.727 millones), mientras que en mayo pasaron a ser 30.000 millones de euros ($32.000 millones) y está previsto que en junio el volumen se reduzca hasta 20.000 millones de euros ($21.363 millones).

En su última reunión, celebrada en abril, el Consejo de Gobierno del BCE había indicado que el fin de las compras se produciría en el tercer trimestre, pero todavía no había dado una fecha. En las últimas semanas, tanto la presidenta de la institución, Christine Lagarde, como el resto de miembros del Comité Ejecutivo, habían adelantado que probablemente las compras netas finalizaran en julio.

De acuerdo a lo decidido por el BCE, la autoridad monetaria no engordará su balance durante el séptimo mes del año, por lo que desde el 1 de julio únicamente reinvertirá los vencimientos de los activos en cartera. Estas reinversiones se producirán durante un “periodo de tiempo extendido” después de que empiecen a subir los tipos de interés. En todo caso, las compras se seguirán realizando durante el tiempo necesario para mantener unas condiciones de liquidez “amplias”.

Respecto al programa de compras de emergencia contra la pandemia (PEPP, por sus siglas en inglés) no ha habido cambios. Los vencimientos de los activos comprados al amparo del PEPP se reinvertirán hasta finales de 2024. Además, en caso de que exista una nueva “fragmentación del mercado”, el BCE ejecutará esos vencimientos con “flexibilidad” en términos de horizonte temporal, clases de activos y jurisdicciones.

En julio será la segunda vez que el BCE lleve a cero las compras netas de activos al amparo del APP desde que inició este programa de estímulos en octubre de 2014. Entre enero y octubre de 2019 el BCE ya paralizó las compras netas de activos, únicamente limitándose a reinvertir los vencimientos.

Por otro lado, con el objetivo de poner freno a la inflación, el BCE ha adelantado que en su reunión del 9 de julio acometerá una subida de 25 puntos básicos de los tipos de interés.

Además, ha avanzado otra subida de tipos en septiembre. Aunque no ha mencionado de forma explícita que esta segunda subida sea también de 25 puntos básicos, si ha subrayado que “la calibración de esta subida de tipos será dependiente de las perspectivas de inflación a medio plazo”, por lo que si estas previsiones “persisten o se deterioran, un mayor incremento será apropiado”.

Más allá del mes de septiembre, el Consejo de Gobierno ha anticipado que se producirá una senda “gradual” de incrementos en los tipos de interés con el objetivo de reconducir la inflación hasta una tasa del 2% a medio plazo.

“La alta inflación es un gran desafío para todos nosotros. El Consejo de Gobierno se asegurará que la inflación vuelve a su objetivo del 2% a medio plazo”, ha subrayado el BCE en el comunicado difundido este jueves.

La subida de los tipos de interés que se producirá en julio será la primera realizada por la autoridad monetaria desde julio de 2011. Además, supondrá devolver los tipos de interés a cotas que no se registraban desde 2014.

El producto interior bruto (PIB) de la zona euro registró un incremento intertrimestral del 0,6% en el primer trimestre de 2022, cuatro décimas más que en los tres meses anteriores, de acuerdo a los últimos datos publicados por Eurostat, la oficina de estadística comunitaria.

Por otro lado, los precios registraron en el mes de mayo una inflación del 8,1%, siete décimas más que en el mes anterior, debido al incremento de los precios de la energía y de los alimentos, marcando su máxima desde que hay registros históricos.

Asimismo, la tasa interanual de inflación subyacente de los países que han adoptado el euro como moneda común, que es el resultado de excluir del cálculo la evolución de los precios de la energía, los alimentos frescos, el alcohol y el tabaco, se elevó en tres décimas, hasta el 3,8%.

Con respecto al desempleo, la tasa de abril de la zona euro, la última disponible, se mantuvo sin cambios en el 6,8%. En el conjunto de la UE, el paro se situó en el 6,2%, también el mismo dato que en marzo.

El próximo encuentro el Consejo de Gobierno del organismo responsable de la política monetaria de la eurozona se celebrará el 21 de julio de 2022.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.