Finanzas

Supén vigilará compras de dólares de fondos de pensiones para evitar presión en tipo de cambio

Superintendencia requirió a las OPC y regímenes básicos el envío mensual de la programación de compra de divisas y dónde se invertirán, según oficio enviado a finales de noviembre

La Superintendencia de Pensiones (Supén) vigilará de cerca la compra de dólares que efectúan los fondos de pensiones con el objetivo de evitar presiones cambiarias, para lo cual requirió el envío mensual de la programación de compra de divisas y reportes semanales de los montos adquiridos.

Así se detalla en el oficio SP-1156-2021, del pasado 24 de noviembre, en el cual Rocío Aguilar, jerarca de la Superintendencia, propone un mecanismo en el cual las operadoras de pensiones complementarias (OPC) y los regímenes básicos de jubilación –como el IVM– deben suministrar la información de la necesidad de dólares y el destino que se dará a las divisas.

“Se anexa a este oficio la propuesta (...) para abordar la programación de las compras de dólares, con el objetivo de contar con una herramienta para conocer y de ser necesario, coordinar la demanda de divisas del sector de pensiones, a fin de evitar, en la medida de las posibilidades, presiones en el mercado cambiario”, explicó Aguilar en el oficio del cual tiene copia La Nación.

La funcionaria destacó que, desde enero del 2016, la Superintendencia da seguimiento periódico a la adquisición de divisas por parte de los fondos de pensiones.

“Lo que se busca con el citado oficio SP-1156-2021, es revelar las compras programadas de dólares, por lo que no constituye un requerimiento de información nueva en sí (…) En todo caso, de requerirse la información de forma obligatoria, la Supén cuenta con amplias potestades legales para requerir a las entidades reguladas”, subrayó Aguilar.

Sin embargo, las operadoras de pensiones consultadas por La Nación afirmaron que es la primera vez, desde la creación del régimen complementario, en el 2000, que se propone una entrega tan detallada de datos sobre la demanda de dólares, por parte de órgano supervisor.

Por ejemplo, a las entidades se les solicita que, en los primeros cinco días de cada mes, brinden la previsión de compra de dólares de los tres meses posteriores e informes semanales de cuántos dólares se compraron en el Mercado de Monedas Extranjeras (Monex) o por ventanilla de los bancos.

Danilo Ugalde, director ejecutivo de la Asociación Costarricense de Operadoras de Pensiones (ACOP), señaló que el envío de los datos requeridos por la Superintendencia no se puede interpretar como una cesión, concesión o traslado de competencias y obligaciones de las OPC.

“Las operadoras de pensiones se limitan a suministrar la información que sea requerida dentro del marco de sus competencias, sin que ello limite, restrinja o supedite el derecho que tienen las operadoras de pensiones, a decidir sobre todo lo relacionado con las inversiones de los fondos administrados”, explicó Ugalde.

Ascenso en dólares

La solicitud de hecha por la Supén ocurre después de que Rodrigo Cubero, presidente del Banco Central, señalara, a inicios de noviembre, que la demanda de divisas por parte de las OPC es una de las razones de las presiones al alza en el tipo de cambio durante este año. Entre enero y setiembre estas entidades requirieron $745 millones.

El tipo de cambio experimentó, durante este año, un proceso de ascenso en varios periodos. La divisa inicio el 2021 en ¢614,21 en Monex y, este 22 de diciembre llegó al precio más alto de ¢644,76 por cada dólar (+4,97%).

El limitado abanico de inversiones locales sumado al fuerte crecimiento de los fondos de pensiones y las bajas tasas de interés en colones, han propiciado una mayor dolarización de las carteras de inversión.

En los datos publicados en la página web de la Superintendencia se detalla que de los ¢9.724.337 administrados por las OPC, a noviembre pasado, el 39% estaba invertido en títulos valores en dólares, es decir ¢3.761.228 millones ($5.951 millones, al tipo de cambio del 30 de noviembre).

De los recursos invertidos en moneda extranjera un total de ¢2.824.673 millones ($4.470 millones) está colocado en los mercados internacionales. La información incluye el Régimen Obligatorio de Pensiones (ROP), el Fondo de Capitalización Laboral (FCL) y los fondos voluntarios.

En los últimos cinco años, las inversiones en dólares de las operadoras complementarias tomaron un mayor protagonismo en su portafolio, pues en el 2020, significaban el 20,5% del total de las inversiones, y para este año se elevó al 39%.

En el caso de los fondos básicos, la diversificación por moneda aún es baja. Hasta octubre pasado, de los ¢6.769.773 millones de las reservas administradas, ¢570.606 millones ($902 millones) estaba en títulos valores en dólares, es decir, el 8,4% de la cartera total. Dichos montos incluyen al régimen de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM), el fondo del Poder Judicial y el Régimen de Capitalización Colectiva (RCC) del Magisterio Nacional, según datos de la Superintendencia.

En noviembre pasado, el sistema previsional de los docentes recibió la autorización legal para efectuar inversiones en el mercado internacional, con lo cual los tres fondos básicos tienen vía libre para empezar adquirir emisiones en el mercado internacional.

Incluso, el BCCR puso en consulta en noviembre tres modificaciones para tener más control sobre la demanda de divisas, una de las cuales era canalizar al Monex la demanda y oferta de dólares por parte de los administradores de fondos de terceros (ahí están incluidos los fondos de pensión).

Información muy detallada

En específico, la Superintendencia requirió a los fondos de pensiones el envío mensual de la planificación de las inversiones en dólares en el mercado local e internacional, y lo que representa del total de recursos administrados.

Además, cada mes se deberá detallar la programación de compras de divisas de los siguientes tres meses. La programación debe contener la adquisición máxima de dólares al día y a la semana.

“En el reporte se deberán informar los casos de ajuste a las programaciones previamente comunicadas, indicando su justificación”, se señala en el oficio de la Supén.

Por último, a las OPC y los fondos básicos se les solicitó remitir informes semanales de la cantidad de dólares adquiridos y donde se obtuvieron.

“La supervisión de los fondos de pensiones busca asegurar que los afiliados reciban los beneficios de acuerdo con lo que indica la ley y la normativa vigente. En ese entendido, la compra y venta divisas se relaciona estrechamente con la implementación de la planificación y asignación estratégica de las inversiones (...) por lo cual su seguimiento resulta de interés para efectos de supervisión”, sostuvo Aguilar.

El director ejecutivo de ACOP dijo que enviaron a la Superintendencia observaciones sobre la propuesta de requerimiento de información, entre las cuales estuvieron el resguardo de la información, la cual solo será compartida por la Supén al Banco Central.

“El oficio SP-1156-2021 de la Supén no afecta las competencias o potestades que tienen las operadoras de pensiones para definir todo lo relativo a las inversiones a nivel local o internacional, pues la programación de las inversiones sigue estando en manos de los comités técnicos de riesgos e inversiones (…) De igual forma ocurre con las demandas de divisas para la inversión en dólares”, afirmó Ugalde.

Para Alejandro Solórzano, gerente de Vida Plena, las operadoras velan por el resguardo adecuado de los recursos de los afiliados, lo cual implica la búsqueda de una mejor rentabilidad de las inversiones.

“El suministrar información para las decisiones monetarias se debe apoyar. Ahora, la gestión (de las inversiones) depende de las circunstancias temporales del mercado ya sea que la inversión se efectúe en el país o el extranjero. El problema es que en el mercado local hay pocas opciones de inversión”, dijo Solórzano.

Mauricio Rojas, gerente de BCR Pensiones, destacó que mientras no se impongan límites diarios o semanales en la compra de dólares, no prevé que se genere una afectación en los fondos de pensiones.

Óscar Rodríguez

Óscar Rodríguez

Periodista de Economía. Máster en Periodismo Económico de la Universidad Rey Juan Carlos de España. Escribe sobre finanzas y macroeconomía. Ganador del premio Jorge Vargas Gené 2015 y Distinción del Mérito Periodístico 2011 de Canatur. Redactor del año La Nación en 2017.