Finanzas

Racsa usa parte de sus ganancias para pagar las malas inversiones del pasado

Empresa pública destinó ¢14.900 millones de utilidades en últimos seis años a reducir las pérdidas acumuladas en la última década

Radiográfica Costarricense (Racsa) destinó ¢14.874 millones de ganancias obtenidas, en los últimos seis años, para disminuir las pérdidas acumuladas por malos negocios realizados en la última década.

Francisco Calvo, gerente general de la empresa pública, fue quien confirmó a La Nación el uso de las utilidades netas para disminuir los resultados adversos obtenidos en años anteriores.

Aún con la maniobra ejecutada, la firma todavía arrastra un hueco financiero-contable de ¢22.979 millones, según los estados financieros del 2020, entregados por la compañía a la Contraloría General de la República (CGR), de los cuales tiene copia este diario.

Los resultados adversos de la compañía se gestaron entre el 2010 y el 2014. En dicho periodo, la empresa acumuló pérdidas por ¢54.448 millones, según la reconstrucción contable realizada por este diario para los periodos entre el 2010 y el 2020.

Para ayudar a enfrentar la crisis, el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) le inyectó ¢37.335 millones a su subsidiaria, en calidad de propietario.

“El capital adicional para Racsa fue aportado entre 2010 y 2015, con el objetivo fundamental de ayudar a la empresa a hacerle frente a sus obligaciones con bancos, pasivos con terceros y gastos corrientes“, confirmó por escrito el Instituto, este 9 de marzo, a La Nación.

El dinero se dio para que lograra recuperar su estabilidad financiera, económica y comercial. Pero, desde el 2015 a la fecha, no se han dado más recursos en calidad de dueños, se indicó en la respuesta del Instituto.

“Los desembolsos de capitalización del ICE (...) fueron aprobados como parte de un plan de transformación estructural, económica y patrimonial, así como de un plan integral de fondeo para reactivar nuevos negocios”, añadió el Gerente de Radiográfica.

Cuando los socios de una empresa realizan una aporte al capital se hace con el fin de impulsar un negocio en marcha, realizar nuevas inversiones o, como en el caso de Racsa, para enfrentar el pago de deudas.

La capitalización implica que sus propietarios, en este caso el ICE, deben asumir como suyos los malos negocios de la subsidiaria, con lo cual también asume una pérdida en su rentabilidad.

Los problemas financieros de Racsa ocurrieron por millones de recursos invertidos en proyectos fallidos como las cámaras de vigilancia en carretera, una nube empresarial, Expediente Único de Salud o la comercialización de televisión digital.

En el 2019, la empresa pública también abandonó la inversión hecha en el operador virtual Full Móvil.

La situación financiera de la subsidiaria del ICE, así como el negocio de telecomunicaciones del Instituto, ha sido bastante incierta desde el 2008, cuando se declaró confidencial con base en la Ley Fortalecimiento y Modernización de las Entidades Públicas del Sector Telecomunicaciones.

Dicha norma permite establecer como secreta la información industrial , comercial o económica por motivos estratégicos, debido a la competencia en el sector de telecomunicaciones.

En los últimos años, la CGR fue una de las más críticas sobre la necesidad de que las finanzas de Radiográfica fueran públicas.

Racsa fue creada legalmente en 1964 y es propiedad 100% del ICE. Su objetivo es la explotación de telecomunicaciones en el país, conectividad, Internet y venta de servicios especializados al sector público.

En busca del equilibrio

Radiográfica comenzó a revertir los malos resultados anuales, a partir del 2015, cuando empezó a vender servicios digitales a otras instituciones públicas.

Desde ese año, la empresa consiguió que sus ingresos fueran superiores a los gastos, muestran los estados financieros de la firma.

“Radiográfica Costarricense (...) ha realizado una serie de acciones estratégicas para renovar su portafolio de servicios, mejorar y diversificar sus capacidades empresariales, así como un reordenamiento financiero, que bajo todo punto de vista se ha orientado a alcanzar resultados positivos”, explicó Francisco Calvo, gerente general.

El cambio en el viraje empresarial generó que, en los últimos seis años, la compañía tuviera ganancias.

El negocio denominado Soluciones Administradas es el que produce la mayoría de ingresos.

En esta división hay contratos como la conectividad brindada al Banco Nacional y el Centro de Procesamiento de Datos con el Ministerio de Hacienda; un Data Center, así como la implementación de un sistema de videovigilancia en carreteras con el Consejo Nacional de Vialidad (Conavi).

Racsa finalizó, el año pasado, con una utilidad neta de ¢1.867 millones, es decir, el doble comparado con los ¢931 millones del 2019, según los estados financieros.

Además, en el 2020, pese a los efectos de la pandemia de la covid-19, no tuvo que acudir al endeudamiento para hacer frente a su operación.

“Dado los niveles de liquidez que alcanzó la Empresa, durante el periodo 2020, los cuales soportaron en su totalidad las obligaciones y operaciones normales y programadas para el periodo, no fue necesario contraer ninguna obligación crediticia”, se explica en el Informe Técnico Ref. GG-187-2021, entregado a la CGR.

La división Soluciones Administradas significó, en el 2020, el 83% de los casi ¢40.000 millones facturados por ventas de servicios.

Del lado de los gastos, la entidad consiguió ajustarlos a los ingresos reales en los últimos seis años.

El año pasado, los egresos ascendieron a ¢39.284 millones, de los cuales las remuneraciones significaron casi el 35%, es decir, ¢13.671 millones.

Radiográfica finalizó el 2020 con una planilla de 804 trabajadores. La mayoría de las personas están contratadas bajo el esquema de salario único.

Pero aún hay un grupo de personas contratadas bajo el sistema de salario base más pluses, a quienes, el año pasado, se les informó que se mantendrían bajo dicho esquema, según el informe remitido a la CGR.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.