Óscar Rodríguez. 8 mayo
Costa Rica recibió un millón de turistas en el 2020, es decir, casi dos millones menos de personas, comparado con los 3,1 millón de visitantes del 2019, según el ICT. Foto: José Cordero.
Costa Rica recibió un millón de turistas en el 2020, es decir, casi dos millones menos de personas, comparado con los 3,1 millón de visitantes del 2019, según el ICT. Foto: José Cordero.

La crisis de la covid-19 provocó que, durante el año pasado, Costa Rica tuviera una fuerte merma en el ingreso de divisas por turismo.

El Banco Central de Costa Rica (BCCR) estimó que, en el 2020, los vacacionistas dejaron durante su visita $1.343 millones, es decir, una tercera parte comparado con los $4.000 millones del 2019.

El desplome fue una consecuencia del cierre de fronteras y aeropuertos, a nivel global, a raíz de la pandemia.

Para este año, la previsión del BCCR se incremente el ingreso de divisas por turismo, pero no al nivel previo a la emergencia sanitaria.

Los dólares de los turistas son relevantes para el país por la generación de actividad económica y porque son una fuente relevante de moneda extranjera.

“El sector turismo aporta muchísimas divisas a Costa Rica, año con año, y bajó por la pandemia. Pero eso se ha visto compensado por una caída en las importaciones tanto de bienes y servicios”. Rodrigo Cubero, presidente del BCCR.

Los datos del Banco Central, elaborados con base a información brindada por el Instituto Costarricense de Turismo (ICT), muestran que la caída de divisas se inició en abril del año pasado.

En noviembre y diciembre anterior empezó a repuntar, a medida que las aerolíneas volvieron al país. Sin embargo, el nivel aún es bajo.

(Video) Turismo y divisas

Por ejemplo, los extranjeros que arribaron en diciembre pasado, dejaron $65,4 millones en divisas. Pero, en el mismo mes del 2019, fueron $444 millones, según el BCCR.

“Si bien las fronteras se abrieron de manera gradual desde el tercer trimestre del 2020, el flujo de turistas continuaría severamente afectado por la pandemia”, se destacó en el Informe de Política Económica, de abril pasado.

El economista William Porras detalló que la entrada de dólares vinculados al sector turismo, antes del 2020, reportaban un incremento interanual promedio del 24%, porque crecía la llegada de foráneos al país, así como el gasto durante su estadía en el país.

”Pero con la pandemia los números dieron vuelta”, destacó Porras.

Previo a la emergencia del coronavirus, los foráneos tenían un gasto promedio de $1.300 durante su visita a Costa Rica, según el ICT.

El año pasado, las actividades de hoteles y restaurantes tuvieron una contracción del 42,3% a raíz de la pandemia.

Para este año, la previsión es que se reporte una variación negativa, del 4,2%.

En tanto que, para el 2023, el BCCR proyecta un incremento de las industrias vinculadas al turismo, del 13,4%.

Costa Rica recibió un millón de turistas en el 2020, es decir, dos millones menos de personas, comparado con los 3,1 millón de visitantes del 2019, según el ICT.

El año pasado, las fronteras aéreas permanecieron prácticamente cerradas entre marzo y agosto, cuando se inició una paulatina apertura, primero con el mercado europeo y luego con otros de los emisores de turismo hacia Costa Rica.

En el mes de diciembre pasado llegaron al país 71.000 turistas por la vía aérea, casi duplicando la visitación registrada en noviembre cuando se reportaron 36.044, muestra el registro del ICT.

Efecto cambiario

Rodrigo Cubero, presidente del BCCR, explicó que la caída en divisas por turismo no implicó, durante el año pasado, una presión excesiva en el tipo de cambio.

El jerarca destacó que la inversión extranjera directa y los créditos otorgados por organismos internacionales al Gobierno compensaron el menor ingreso de dólares.

“El sector turismo aporta muchísimas divisas a Costa Rica, año con año, y bajó por la pandemia. Pero eso se ha visto compensado por una caída en las importaciones tanto de bienes y servicios”, detalló el jerarca en referencia al 2020.

El año pasado, el precio del dólar en el mercado mayorista reportó, en abril, un valor de ¢563,80 y, a partir de ese momento, inició una evolución al alza y cerró el 2020 en ¢615,43.

El ente emisor señaló, en su Informe de Política Monetaria, que en el primer cuatrimestre de este año el tipo de cambio se ha comportado en forma relativamente estable.

“Si bien a finales de abril la moneda nacional registró una depreciación interanual de 7,3%, en términos acumulados, en el 2021, presentó una apreciación de 0,14%”, destacó la entidad en dicho documento.

El jerarca del BCCR enfatizó que los factores que influyen en el precio del dólar son múltiples y, en principio, las menores divisas por turismo no tendrán un efecto relevante en el tipo de cambio.

“Para el 2021 vemos (...) una acumulación de reservas (internacionales del BCCR) bastante importante. Un supuesto fundamental detrás de esto, es que se den las aprobaciones legislativas para los de los créditos multilaterales. Ese es un factor de riesgo”, afirmó Cubero.

Para el economista José Luis Arce el reto será mucho mayor este año, pues los ingresos de dólares por turismo tardarán en llegar.

“Una parte de la demanda interna se ha recuperado y con ella las importaciones y los precios de materias primas presionan al alza”, consideró Arce.

También destacó como urgente la aprobación de los empréstitos otorgados al Gobierno, pues financiarán el déficit fiscal y proveerán al país de una fuente alterna de divisas.

Actualmente, en la Asamblea Legislativa está pendiente la discusión de un crédito por $300 millones con el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE). Así como otra operación, también por $300 millones, con el Banco Mundial.