Óscar Rodríguez. 17 julio
 Rocío Aguilar, ministra de Hacienda, compareció en el Congreso, el pasado 3 de julio, para brindar explicaciones sobre la necesidad de la autorización para emitir deuda externa y brindar un alivio a las finanzas públicas. Foto: Mayela López.
Rocío Aguilar, ministra de Hacienda, compareció en el Congreso, el pasado 3 de julio, para brindar explicaciones sobre la necesidad de la autorización para emitir deuda externa y brindar un alivio a las finanzas públicas. Foto: Mayela López.

La autorización definitiva para la colocación de una nueva emisión de eurobonos por $1.500 millones brindará al Gobierno el espacio necesario para el financiamiento del pago deuda pública en el mediano plazo.

Para los próximos 17 meses, el Ministerio de Hacienda deber cancelar $1.412 millones en vencimientos de títulos en moneda extranjera. A dicho monto debe incluirse el pago de los intereses de los títulos valores en dólares.

Melvin Quirós, director general de Crédito Público de la entidad, confirmo que los recursos de los eurobonos serán utilizados para cancelar vencimientos e intereses en dólares tanto internos como externos.

Los datos de la institución muestran que los desembolsos más fuertes a inversionistas se concentran en cinco meses específicos.

En diciembre próximo debe efectuarse un pago de $135,4 millones; mientras que, en febrero del 2020, serán $158,6 millones. Para julio del próximo año se dará la cancelación más elevado, por $326,1 millones, en agosto serán $253,8 millones y en diciembre otros $293,9 millones, según los datos de vencimientos publicados por Hacienda en su sitio web.

“Los eurobonos permiten acceder a un mercado más amplio, con una base de inversionistas mayor con disposición a inversiones a menores costos y mayores plazos para el Ministerio que los existentes en el mercado doméstico”, destacó Quirós.

El funcionario dijo que con el aval otorgado por los diputados para el endeudamiento externo, este martes 16 de julio, se inicia de manera inmediata los procesos para la contratación de la empresa que estructure y asesore al Gobierno para la emisión de los títulos valores.

Hasta mayo pasado, el 40,4% de la deuda pública del Gobierno era en moneda extranjera, es decir, un saldo de $13.600 millones.

El endeudamiento total del Gobierno, tanto en colones como en dólares, reportó un saldo de ¢19,6 billones a mayo pasado, según datos de Hacienda.

Efectos del aval

La principal consecuencia de los eurobonos, prevista por Hacienda y economistas consultados por La Nación, será una menor presión en las tasas de interés en el mercado local.

“El acceso a crédito externo tiene como principal elemento favorable el quitar presión de financiamiento sobre el mercado local y, por tanto, liberar espacio para que el sector privado se financie sin que se surjan más presiones alcistas sobre los tipos de interés”, sostuvo el economista José Luis Arce.

El bono de Costa Rica con vencimiento al 2044 reportó, este martes, un precio de 102,70% mientras que durante la mañana de este miércoles 17 de julio se ubicó en 103,45%, es decir, un alza de 0,75 puntos porcentuales.

Arce destacó que el Gobierno contaría, junto con el endeudamiento externo, con $500 millones de un crédito dado por el banco de desarrollo de América Latina (CAF), así como $350 millones aprobados por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

“Los vencimientos en dólares para la segunda mitad del año son $200 millones y para el primer semestre de 2020 unos $500 millones, bastante más de los $2.350 millones de los que dispondrá el gobierno este semestre”, argumento el especialista.

Para Luis Diego Herrera, analista financiero de Grupo Financiero Acobo, el ingreso de $1.500 millones elevará la oferta de dólares en la economía.

“Esperamos que el efecto sobre el mercado cambiario no sea muy evidente pues esos recursos se depositan en las cuentas del Banco Central”, sostuvo Herrera.

Según datos de Hacienda, el ordenamiento del perfil de la deuda le han permitido reducir los rendimientos de las tasas de interés que ofrece por sus títulos.

Por ejemplo, en las emisiones en dólares, a tres años plazo, el rendimiento ofrecido por la entidad era de 6,63%, en junio pasado, mientras que en enero del 2019 fue de 9,12%, es decir, una reducción de 2,49 puntos porcentuales (p. p.).

Durante el año pasado, las finanzas públicas reportaron una fuerte presión debido a un hueco presupuestario de ¢600.000 millones, en vencimientos de deuda interna, que obligó a Hacienda a elevar sus tasas de interés para captar recursos.

Incluso se vio obligado a pedir recursos prestados ¢500.000 millones al Banco Central para hacerle frente a sus compromisos.

La autorización legislativa para la nueva colocación de deuda externa implicará, para los próximos meses, que Hacienda disminuya su presión en la captación de recursos en el mercado interno, pero se mantendrá activo, destacó Freddy Quesada, gerente general de INS Valores.

“La captación de Hacienda será activa, pero con una mejor gestión de su deuda, pues es de esperar que los eurobonos se coloquen a vencimientos de 20 años o 30 años, a menores tasas”, destacó Quesada.

El especialista resaltó que también debe esperarse el resultado de la reforma fiscal, en recaudación tributaria, para ver si las necesidades de financiamiento serán mayores o no a futuro.

Por otra parte, los títulos costarricenses emitidos en los mercados internacionales, en años anteriores, mostraron un incremento en el precio (y menores rendimientos), desde 17 de julio, tras el aval a los nuevos eurobonos, destacó el economista Vidal Villalobos.

“Es muy probable que durante la jornada de este miércoles haya otra alza en el precio, conforme la noticia de la autorización legislativa se consolide en los mercados internacionales”, afirmó Villalobos.

El bono de Costa Rica con vencimiento al 2044 reportó, este martes, un precio de 102,70% mientras que durante la mañana de este miércoles se ubicó en 103,45%, es decir, un alza de 0,75 puntos porcentuales.