Patricia Leitón. 21 noviembre
El Ministerio de Hacienda captó cerca de ¢87.000 millones entre lunes y miércoles. Foto: Rafael Pacheco
El Ministerio de Hacienda captó cerca de ¢87.000 millones entre lunes y miércoles. Foto: Rafael Pacheco

El Ministerio de Hacienda vendió el miércoles 18 de noviembre, por medio de la ventanilla de la Bolsa Nacional de Valores, bonos por ¢72.452 millones.

Esta captación se une a la que realizó el lunes 16 de noviembre por ¢14.842 millones en la subasta, con lo cual suma cerca de ¢87.000 millones en esta semana.

El 9 de noviembre la entidad realizó otra colocación, por subasta, por ¢132.272 millones.

La colocación del miércoles 18 de noviembre consistió en dos bonos: uno por ₡29.725 millones, según el monto transado, con vencimiento a mayo 2021 y con un rendimiento de asignación de 1,90% y otro por ₡42.727 millones con vencimiento en junio del 2024 y el rendimiento asignado fue de 6,68%.

Esta colocación se realizó por medio de la ventanilla de la Bolsa Nacional de Valores.

Jorge Martínez, economista y gerente de Servicios Técnicos de la Bolsa Nacional de Valores, comentó que los rendimientos de asignación mostraron un comportamiento estable con respecto otros bonos con plazos similares.

“Por ejemplo, para bonos con vencimiento entre abril y julio 2021, los rendimientos oscilan entre 1,05% y 2,26%. Y para bonos con vencimiento entre marzo y setiembre 2024 los rendimientos se ubican entre 6,60% y 7,10%”, explicó Martínez.

Martínez detalló además que la diferencia fundamental entre subasta y ventanilla, es que en la subasta los participantes postulan los precios a los que están interesados en comprar los bonos, cada precio equivale a un rendimiento.

“Entre mayor precio, menor es el rendimiento al que los participantes están dispuestos a comprar el bono. Entre mayor demanda exista por los bonos, los precios ofrecidos son mayores. Esto permite al emisor asignar las ofertas recibidas a precios altos (rendimientos bajos)”, detalló el economista.

En las ventanillas, añadió Martínez, los emisores anuncian una cantidad de bonos por colocar a un precio y rendimiento previamente definido. Por lo tanto, los participantes solo ingresan ofertas con los montos que desean comprar, aceptando las condiciones de rendimiento. Lo que significa que en las ventanillas no existen pujas para comprar.

“Funciona igual que cuando una persona asiste a la ventanilla de un banco, solo decide el monto que desea invertir y acepta las condiciones de plazo y tasa ofrecidas por el banco”, comentó Martínez.

El ministro de Hacienda, Elian Villegas, estima que el Gobierno requiere aproximadamente ¢450.000 millones para terminar de financiar los gastos de este año y ese monto lo planean captar por medio de la venta de bonos en el mercado interno, según indicó el 12 de noviembre pasado.

Para el 2020, según el Ministerio de Hacienda, se requiere financiar un monto equivalente al 14,2% de la producción (eso son unos ¢4,9 millones de millones).

Esa cifra permite cubrir el déficit financiero de este año (exceso de gastos totales sobre los ingreso corrientes, principalmente la recaudación de impuestos) por un monto estimado equivalente al 9,3% del producto interno bruto (PIB) y pagar deudas de años anteriores (amortización) por un monto estimado al 4,9% del PIB.

La próxima subasta se realizará el lunes 23 de noviembre.