Óscar Rodríguez. 17 julio
En marzo anterior, los diputados de la Comisión de Asuntos Económicos condicionaron el monto de endeudamiento externo al Gobierno. Foto: John Durán
En marzo anterior, los diputados de la Comisión de Asuntos Económicos condicionaron el monto de endeudamiento externo al Gobierno. Foto: John Durán

La calificadora Fitch Ratings brindó, este 17 de julio, un comentario en el cual advirtió que la autorización legislativa para colocar $1.500 millones en eurobonos solo satisface las necesidades de financiamiento del 2019.

La agencia estadounidense resaltó que la alta necesidad de recursos obligará al Gobierno a pedir más autorizaciones de endeudamiento externo, para financiar sus compromisos de pago de deuda.

“Las necesidades de financiamiento soberano son del 5,5% del PIB (producto interno bruto) para el resto de 2019 (2,4% del PIB en reembolsos de deuda y 3,2% del PIB para financiamiento presupuestario) y promediará el 11% del PIB en los próximos tres años”, destacó Fitch.

La Asamblea Legislativa avaló, este martes 16 de julio, el proyecto de eurobonos con 43 votos a favor y siete en contra. Seis fueron del bloque independiente fabricista y uno del Partido Republicano. Los fabricistas alegaron que no se le debe dar una herramienta como esa al Ejecutivo para que la derroche.

La calificadora de riesgo criticó a los diputados por solo autorizar un endeudamiento externo por $1.500 millones.

“La aprobación del Congreso (de los eurobonos) restringe el monto de emisión y el tiempo conducirá a solicitudes gubernamentales similares, en los próximos años, lo que podría llevar a un resurgimiento de la incertidumbre sobre el financiamiento”, advirtió Fitch.

El Ministerio de Hacienda envió a la Asamblea Legislativa un primer proyecto de ley en el cual solicitada el aval para colocar $6.000 millones de deuda externa en un plazo de seis años.

Sin embargo, los diputados redujeron el monto y condicionaron las próximas autorizaciones de endeudamiento a la implementación de la reforma fiscal, principalmente en el recorte al gasto, y la puesta en marcha de un plan de reactivación económica.

Para las próximas semanas está previsto que se discuta, en el Congreso, los préstamos de ayuda presupuestaria de $500 millones del banco de desarrollo de América Latina (CAF), así como $350 millones aprobados por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Fitch prevé que el déficit fiscal del Gobierno se mantendrá por encima del 5% del PIB hasta el 2021.

A partir de ese momento, el ritmo de crecimiento será más lento debido a la reforma fiscal.

Pero llegar a la estabilización de la deuda pública, resalta la agencia, podría complicarse si se mantiene el alto costo del financiamiento gubernamental.