Finanzas

Clave Fiscal: OCDE y nuevo plan fiscal

La situación fiscal de Costa Rica antes de la pandemia era delicada y la recesión aumentó aún más el déficit y la deuda pública

El pasado 12 de mayo, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) emitió una comunicación denominada “Nota sobre el nuevo plan fiscal en Costa Rica”. En forma resumida, el documento expone que la situación fiscal de Costa Rica antes de la pandemia era delicada y la recesión aumentó aún más el déficit y la deuda pública.

Según el análisis de la OCDE, la reforma fiscal aprobada en el año 2018 ayudó a dar respuesta a los retos desencadenados por la pandemia, facilitando canalizar más gasto a las áreas de salud y políticas sociales. A pesar de los esfuerzos de reasignación del gasto, el déficit público, como en el resto de las economías de la OCDE, se incrementó durante 2020 ya que la recesión supuso una caída brusca y significativa de los ingresos.

En criterio de dicho organismo, el nuevo plan fiscal es un paso decisivo y necesario. Las simulaciones de deuda indican que el plan fiscal, junto al cumplimiento de la regla fiscal, resultan cruciales para poner la deuda en una senda decreciente. Varios elementos del plan fiscal, en concreto la reforma del empleo público, ayudarían también a que la recuperación sea más inclusiva. También se indica que, para sentar las bases de una recuperación económica sólida y duradera es fundamental seguir avanzando en la agenda de reformas estructurales.

En el documento, la OCDE reconoce los esfuerzos que ha venido realizando el país tras la aprobación de la reforma fiscal, y a la vez se reafirma la necesidad de avanzar con el nuevo plan fiscal para atender los efectos de la crisis y detener el crecimiento de deuda pública, para así reestablecer la sostenibilidad fiscal y garantizar la estabilidad macroeconómica. Se afirma que, sin el nuevo plan fiscal, la deuda continuaría en una senda creciente, alcanzando un pico de alrededor del 83% del PIB en 2025.

Para esta Organización, la implementación del nuevo plan fiscal ayudaría a hacer la recuperación más inclusiva al proteger el gasto social, necesario para seguir afrontando las consecuencias de la pandemia. Destaca, además, el rol de la reforma del empleo público para contener el gasto e indica que esta reforma tiene un gran potencial para reducir las brechas de ingresos. El documento puede consultarse en español, en el sitio web de la OCDE.