Óscar Rodríguez. 18 julio
Aldesa argumentó que si el fallo del Tribunal de Apelaciones es favorable permitirá aplicar el plan de salvamento de la compañía. Si es negativo, causaría la quiebra. Foto: Keyna Calderón.
Aldesa argumentó que si el fallo del Tribunal de Apelaciones es favorable permitirá aplicar el plan de salvamento de la compañía. Si es negativo, causaría la quiebra. Foto: Keyna Calderón.

Aldesa Corporación de Inversiones (ACI) solicitó al Tribunal Segundo de Apelaciones, este 18 de julio, anular la resolución emitida por el Juzgado Concursal, que ha impedido la apertura del proceso por intervención judicial.

La empresa argumentó, durante una audiencia este jueves 18 de julio, que la normativa que permite la Administración y Reorganización con Intervención Judicial impone requisitos en desuso y obliga a lo imposible.

“El alegato es que a nadie se le puede obligar a lo imposible y que si la empresa quiere pagar, el Tribunal no debe impedir con un formalismo que se ejecute el pago ordenado a los inversionistas”, detalló Aldesa, por escrito, a La Nación.

Entre los requisitos que se cuestionó es la obligación de la empresa de notificar a todos sus acreedores en una plazo de cinco días una vez iniciado el proceso.

La exposición de los argumentos de la compañía estuvo a cargo del abogado Alfonso Jiménez.

Aldesa presentó el recurso de revocatoria contra el Juzgado Concursal, luego de que este órgano rechazara la petición de la intervención judicial.

Las firma planteó el proceso concursal, el pasado 8 de marzo, debido a los problemas de liquidez para desarrollar ocho proyectos inmobiliarios.

El plan de salvamento contempla la suspensión de pagos por un plazo de tres años y menores tasas de interés, para un grupo de más de 500 clientes del negocio de proyectos inmobiliarios de naturaleza privada, que maneja inversiones de $200 millones.

“Si el fallo es a favor procederíamos a avanzar de una manera más acelerada en la ejecución del plan de salvamento para monetizar los proyectos inmobiliarios y honrar nuestros compromisos con acreedores. Si el fallo es en contra, la opción sería un proceso de quiebra que causaría un daño irreparable a todos los acreedores”, explicó la empresa por escrito.

David Quesada, representante de un grupo de 120 acreedores de Aldesa, y que estuvo presente en la audiencia de este jueves, recalcó que los jueces se mostraron bastante receptivos y manifestaron su anuencia a emitir una decisión lo más pronto posible.

“Hubo énfasis, en la audiencia, que hay un daño que se genera a nivel social, que el tiempo genera una presión en contra y hay enormes pérdidas de interés y pago a acreedores”, afirmó Quesada.

El vocero coincidió con la empresa en el exceso de formalismos con la admisión del proceso en la vía judicial.

”Una sala llena de personas habla de una gran extensión de la notificación de los afectados. El argumento de no haber notificado a todos (los acreedores) a tiempo, es más un obstáculo de formalismo excesivo que no responde a la realidad”, comentó Quesada.

Aldesa confirmó que ya consiguió notificar a los 200 inversionistas, entre empresas y personas, que invirtieron dinero en las iniciativas de desarrollo.