María Luisa Madrigal. 7 enero

(Video) Ministra de Turismo "Esta es una noticia que nos sorprende. No compartimos la decisión"

El Gobierno de los Estados Unidos comunicó que aumentó el nivel de la alerta de seguridad para viajar a Costa Rica, desde la categoría 1 (Tomar precauciones normales) a 2 (Ejercer mayor precaución).

La información fue recibida por Costa Rica, el pasado lunes 6 de enero, en una reunión entre la ministra de Turismo, María Amalia Revelo, y la Embajadora de los Estados Unidos en el país, Sharon Day. Posteriormente, la diplomática se reunió con el presidente Carlos Alvarado.

La recomendación para viajar a Costa Rica fue actualizada este 7 de enero en la página web del Departamento de Estado de los Estados Unidos. Ahí se advirtió al viajero la necesidad de aumentar sus precauciones debido a la criminalidad en el país.

“La delincuencia generalizada violenta u organizada está presente en áreas del país. La policía local puede tener una capacidad limitada para responder a delitos graves”, señala un comentario en el sitio de Internet del Departamento de Estado, sobre las razones para degradar la categoría a Costa Rica.

Un policía patrulla en la playa del Parque Nacional Marino Ballena. Como mecanismos para bajar la criminalidad que afecta a los turistas, el OIJ da prioridad al trámite de denuncias de turistas internacionales víctimas de delitos y el país autorizó a la Policía Turística para tomar declaraciones a las víctimas en áreas donde no haya oficinas del organismo. Foto: Rafael Pacheco
Un policía patrulla en la playa del Parque Nacional Marino Ballena. Como mecanismos para bajar la criminalidad que afecta a los turistas, el OIJ da prioridad al trámite de denuncias de turistas internacionales víctimas de delitos y el país autorizó a la Policía Turística para tomar declaraciones a las víctimas en áreas donde no haya oficinas del organismo. Foto: Rafael Pacheco

Estados Unidos mantiene cuatro categorías distintas para países según el grado de peligrosidad con el que se enfrente el turista en estas naciones.

Mientras Costa Rica se encontraba en el primer nivel, considerándose como uno de los destinos más seguros según el gobierno estadounidense, la degradación en la calificación lo ubica junto a países de Latinoamérica como Brasil, Guatemala, México o Colombia, con índices de violencia mayores, o países europeos como Italia, Francia y Reino Unido, afectados por amenazas terroristas.

En la primera semana del año, el gobierno de los Estados Unidos actualizó la calificación de varias naciones. Además de Costa Rica, Bolivia y Nepal se actualizaron en nivel dos mientras que la República Democrática del Congo pasó a nivel 3 (Reconsidere viajar) e Irak fue degradado al cuarto nivel (No viajar), mientras que Irán alcanzó la misma calificación antes del cierre del 2019.

El cambio publicado en el sitio web se debe a un ajuste en la métrica de evaluación, de acuerdo Revelo. Sin embargo, la jerarca aseguró que no se detalló en qué consiste dicha metodología.

Al mismo tiempo, Costa Rica fue informado de que Estados Unidos variará la categoría a la mayoría de países en el mundo, pasándolos del nivel 1 al 2, un cambio que se dará paulatinamente conforme a la visión unilateral de esta nación, indicó la Ministra de Turismo. Puede revisar la lista actualizada en este enlace.

En el caso específico de Costa Rica, el ente estadounidense hace una serie de advertencias específicas para los turistas que decidan visitar el país. Por ejemplo, insta a los visitantes a que tengan cuidado con el entorno, no resistirse físicamente a ningún intento de robo y no mostrar signos de riqueza como relojes y joyas ostentosas.

La calificación se redujo a pesar de que los crímenes asociados a turistas representan el 0,02% del total de visitantes, según datos ofrecidos por el Ministerio de Seguridad. Los hurtos como el robo de celulares y de pasaportes afectaron, en el 2019, a 688 turistas. El país logró una disminución del 5% en delitos asociados a turistas en el 2019, según Michael Soto, jerarca de esta cartera.

Sorpresa y reproche
07/01/2020/ Manuel E. Ventura, ministro de Relaciones Exteriores y Culto de Costa Rica (izquierda), este martes 7 de enero en conferencia de prensa con la ministra de Turismo María Amalia Revelo y Michael Soto, ministro de Seguridad Pública. Los jerarcas rechazaron, categóricamente, la decisión de los Estados Unido de pasar de categoría 1 a 2, la recomendación de viaje a Costa Rica a ciudadanos estadounidenses/ Fotografía : John Durán
07/01/2020/ Manuel E. Ventura, ministro de Relaciones Exteriores y Culto de Costa Rica (izquierda), este martes 7 de enero en conferencia de prensa con la ministra de Turismo María Amalia Revelo y Michael Soto, ministro de Seguridad Pública. Los jerarcas rechazaron, categóricamente, la decisión de los Estados Unido de pasar de categoría 1 a 2, la recomendación de viaje a Costa Rica a ciudadanos estadounidenses/ Fotografía : John Durán

Este baja en la calificación es vista con sorpresa desde las autoridades nacionales.

“Expresamos la enérgica protesta por parte del Gobierno de Costa Rica por la decisión de variar el nivel en las recomendaciones a los turistas estadounidenses al visitar nuestro país. Como Gobierno, esperamos, de igual manera, superar con prontitud esta situación y continuar profundizando nuestras relaciones entre dos naciones hermanas a quienes une la amistad y respeto”, declaró en coferencia de prensa, este 7 de enero, el Canciller de la República, Manuel Ventura.

Más de 1,2 millones de estadounidenses visitan Costa Rica cada año, según datos aportados por el Canciller. Estados Unidos es el país que más turistas aporta al territorio nacional, lo que representa más del 40% de la visitación total en los últimos cuatro años.

“El ajuste sorprende, particularmente, porque equipara a Costa Rica, que cerró el 2019 con una tasa de homicidios de 11 por cada 100.000 habitantes, con países del continente que figuran entre los más violentos del mundo y cuyas tasas superan los 50 homicidios por cada 100.000 habitantes”, declaró Soto.

Además, señaló que el país ha realizado esfuerzos en los últimos años que más bien evidencian mejoras en la seguridad para los turistas.

Algunas de las medidas que destacó fue la señalización de 100 playas con corrientes peligrosas; una circular del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) para dar prioridad al trámite de denuncias de turistas internacionales víctimas de delitos y la autorización a la Policía Turística para tomar declaraciones a las víctimas en áreas donde no haya oficinas del organismo, así como la presencia de 11 fiscales bilingües capacitados en seguridad turística.

Además, 500 policías y 70 oficiales de Tránsito nuevos sumados a 200 guardaparques fueron capacitados en servicio al cliente.