Óscar Rodríguez. 28 noviembre, 2019
Gustavo Vargas (izquierda), gerente del Banco Nacional, y Douglas Soto, gerente del BCR, promueven convertir las contribuciones obligatorias de la banca estatal en un aporte único al Gobierno, al año, sobre sus ganancias. Foto: Diana Méndez.
Gustavo Vargas (izquierda), gerente del Banco Nacional, y Douglas Soto, gerente del BCR, promueven convertir las contribuciones obligatorias de la banca estatal en un aporte único al Gobierno, al año, sobre sus ganancias. Foto: Diana Méndez.

La banca estatal impulsa una reforma legal para dejar de trasladar el 38% de sus ganancias anuales al sector cooperativo, préstamos para estudio universitario y pensiones; y, en vez de esto, realizar un aporte único al Gobierno equivalente al 20% de sus utilidades.

La iniciativa es analizada por el Poder Ejecutivo, con asesoría del Banco Central, que prevé presentar, en enero del 2020, un proyecto para transformar las cargas parafiscales del Banco Nacional de Costa Rica (BNCR) y el Banco de Costa Rica (BCR), confirmó Pilar Garrido, jerarca del Ministerio de Planificación Nacional y Política Económica (Mideplán).

El Gobierno inició el análisis del plan después de que el Banco Nacional enviara una propuesta para modificar la actual estructura que los obliga a efectuar contribuciones a instituciones sociales, confirmaron por separado Garrido y Gustavo Vargas, gerente general del BNCR.

“Los aportes parafiscales los estamos revisando con mucha atención para no ocasionar un perjuicio en las instituciones que cumplen una misión social (...) haremos una propuesta mucho más integral que será del conocimiento del Presidente (Carlos Alvarado)”, explicó la Ministra a La Nación.

Garrido confirmó que valoran un enfoque de modificación gradual de las cargas parafiscales, pero aún no tienen definidos ni plazos, ni cuáles contribuciones pueden modificarse.

El BNCR y el BCR deben trasladar, cada año, el 15% de sus ganancias al régimen de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM), el 10% al Instituto de Fomento Cooperativo (Infocoop) y el 5% a la Comisión Nacional de Préstamos para Educación (Conape).

Asimismo, contribuyen con el 5% para los créditos del Sistema de Banca para el Desarrollo y el 3% a la Comisión Nacional de Emergencias (CNE).

Las cargas parafiscales son aportes obligatorios establecidos por ley que se estiman con base en las ganancias obtenidas por las entidades financieras.

Los bancos estatales tienen el mayor aporte, pues su contribución representa el 38% de sus ganancias. En el Banco Popular son del 13%; en la banca privada, del 5% y las cooperativas, del 4,5%.

Hasta octubre de este año los bancos Nacional y de Costa Rica tienen contabilizados ¢26.124 millones de contribuciones sobre sus utilidades, mientras que en todo el 2018 ascendieron a ¢15.216 millones, según el registro de la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef).

Objetivos de propuesta

Las propuestas buscan una reducción en las asimetrías que enfrenta la banca estatal respecto al resto de entidades financieras supervisadas, pues limitan la capacidad de competencia, destacó el gerente del BNCR.

“No es un tema entre bancos estatales y privados, es un tema sobre asegurar las condiciones que fortalezcan el nivel de competitividad que se traduzca en condiciones más favorables para los consumidores financieros”, argumentó Vargas.

Otra de las razones de la propuesta es liberar recursos a la banca estatal que puedan redirigirse a actividades productivas mediante préstamos, se detalla en la iniciativa enviada por el Banco Nacional, de la cual tiene copia La Nación.

Máximo porque el desequilibrio de las finanzas públicas impiden al Gobierno, como propietario del BNCR y el BCR, efectuar una capitalización que permita impulsar el crédito.

“Las utilidades para los bancos estatales son fundamentales para capitalizarlos, con el propósito de atender los diferentes requerimientos por temas de riesgo, y (...) el Banco puede poner una mayor cantidad de recursos para préstamos”, explicó Douglas Soto, gerente general del BCR.

Soto confirmó que ya manifestaron al Gobierno la necesidad de ajustar las cargas parafiscales a los tiempos actuales.

A la banca estatal se le imponen aportes obligatorios en ocho diferentes leyes que disponen traslados de recursos a diferentes instituciones públicas.

La primera legislación que impuso un destino específico a la banca pública es de finales de la década de 1960 cuando se creó el Infocoop. La última fue la contribución al IVM que se impuso con la Ley de Protección al Trabajador, en el 2001.

Más cambios

La propuesta hecha por la banca estatal al Gobierno también propone permitir que el traslado del 20% de sus utilidades al Estado pueda ser deducible del impuesto sobre la renta, situación que no pasa con las cargas parafiscales.

Asimismo, la iniciativa excluye al BNCR y al BCR de la obligación de destinar el 10% de su presupuesto anual en publicidad al Sistema Nacional de Radio y Televisión Cultural (Sinart).

La Ministra de Planificación confirmó que también incluirán en la reforma la creación de un sistema especial de contratación administrativa para la banca estatal con el objetivo de que sea más expedito y le permita competir con la banca privada.

Actualmente, todos los procesos de contratación y compra de bienes y servicios están bajo la supervisión de la Contraloría General de la República.

Entrevista
Pilar Garrido, ministra de Planificación: ‘Estamos revisando las parafiscales’

Pilar Garrido, ministra de Planificación Nacional y Política Económica, confirmó que, en enero del 2020, presentarán una reforma legal para reducir las distorsiones que impiden a la banca estatal competir en igualdad de condiciones con la privada.

Pilar Garrido, ministra de Planificación Nacional y Política Económica (Mideplan). Foto: Mayela López.
Pilar Garrido, ministra de Planificación Nacional y Política Económica (Mideplan). Foto: Mayela López.

– El Banco Nacional le envió a usted un iniciativa para reformar las cargas parafiscales. ¿Qué análisis hacen de la propuesta?

– Hay muchas distorsiones entre banca estatal y la privada. Entonces la lógica es atender el tema de la contratación administrativa, crear un régimen que permita mayor agilidad en sus productos y que sea un régimen especial.

“El segundo es que estamos revisando las parafiscales con mucha atención para no ocasionar un perjuicio en las instituciones que cumplen una misión social. También se revisan las contribuciones parafiscales de los privados, el tema del peaje (bancario)”.

– ¿Hay cargas parafiscales que se pueden eliminar?

– En este momento, mi respuesta sería no. Pero creo que estas instituciones, que reciben parafiscales, deben ir caminando a un modelo de mayor sostenibilidad en el tiempo. Ahí debe verse el rol de las parafiscales y cuál debería ser ese porcentaje.

“En este momento, el 50% (del presupuesto) de Conape depende de las parafiscales. Entonces la idea es caminar a un modelo sostenible, pero en este momento hay personas que no podrían estudiar si no tuvieran esa ayuda”.

– ¿Analizan hacer la transformación de manera paulatina?

– Esa es una de las opciones que hemos valorado, aún no hemos tomado decisiones, pero el enfoque gradual siempre es un mejor enfoque.

– ¿Apoyan la opción de que la banca estatal haga solo una aporte al Gobierno del 20% de sus ganancias netas?

– Lo que pasa es que esto representa un riesgo en función de la decisión que se tome a largo plazo. Por ejemplo, quitar las parafiscales al régimen de Invalidez, Vejez y Muerte me parece que no es muy acertado. Somos un país de alto riesgo por el cambio climático y se quita la parafiscal a la Comisión Nacional de Emergencia. Creo que es un riesgo alto y somos prudentes.