Banca

Créditos de la banca privada salen a cuenta gotas de la capital

Desde hace más de siete años la banca privada aumenta su colocación de créditos en la capital y provincias centrales, y reduce su participación en las zonas periféricas del país

El saldo de créditos de la banca privada fuera de San José, y especialmente en las zonas costeras del país, tanto para las personas físicas como jurídicas, lleva al menos siete años con pocos cambios. En Costa Rica hay 11 entidades registradas como bancos de capital privado ante la superintendencia del ramo, las cuales acumulan 34% del crédito nacional.

Sin embargo, más del 80% del monto de estos préstamos están colocados en operaciones con deudores de provincias del área central (San José, Heredia, Alajuela y Cartago). Así se detalla en la información sobre la salud de la cartera de crédito del sistema financiero costarricense brindada a La Nación por la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef).

Los datos del ente supervisor muestran que a julio del 2021, la banca pública tenía 51% del saldo total de créditos, esta cifra en términos absolutos es de ¢8,6 billones. Mientras que en el caso de la banca privada, manejan el 34% de los saldos del sistema financiero nacional (SFN), es decir, ¢5,7 billones. El restante 15% está colocado entre mutuales, financieras y cooperativas.

Ahora bien, al hacer un acercamiento a cómo están colocados estos saldos es posible notar una tendencia que viene desde hace al menos siete años, la cual evidencia que fuera de la capital y en las zonas costeras, la colocación de créditos por parte de la banca privada va de baja a casi inexistente.

Rocío Aguilar, superintendente de la Sugef, explicó que no existe una clasificación del crédito por zonas rurales y urbanas, sino que los deudores son agrupados por provincia. Pero en esta agrupación hay una tendencia por mayor colocación de créditos en las zonas centrales del país.

Esta tendencia se mantiene casi sin alteraciones desde el 2015, pero es aún más evidente en las colocaciones de bancos privados.

En San José, por ejemplo, se acumulan la mayoría de créditos, tanto para personas físicas como jurídicas.

A diciembre del 2015, del total de la cartera de personas jurídicas en la banca privada, el 44% estaba en la capital. Desde entonces siguió creciendo la colocación en esta provincia y a julio de este 2021, el 50% de los saldos privados se registraron en San José.

Guanacaste concentraba, en el 2015, 4,4% de los créditos a personas jurídicas otorgados por la banca privada, pero a julio del 2021 el porcentaje se redujo a 2,2%. En provincias como Puntarenas y Limón, los saldos son bajos, aunque han ido creciendo a un ritmo bastante pausado.

Ahora bien, este comportamiento no solo se repite en zonas costeras sino que también en provincias como Alajuela, Cartago y Heredia, en las que la colocación del crédito jurídico por parte de la banca privada decrece.

Por su parte los bancos públicos son los grandes tenedores de créditos en las provincias costeras, pero su participación dentro de las zonas centrales más bien se mantiene estancada o con crecimientos lentos.

Aguilar explicó que los emprendimientos siempre han tenido un peso importante sobre la economía nacional, pero especialmente después de la pandemia se intensificó su relevancia y por ende la necesidad de establecer buenas condiciones de financiamiento.

“El emprendedurismo será la nueva regla, entonces tenemos que pensar cómo establecer condiciones de financiamiento que se adecuen a las necesidades de estos clientes” destacó la jerarca.

Por su parte, Aguilar también comentó que la mayor concentración de créditos en San José por parte de la banca privada no es algo que les sorprenda porque lo considera un “reflejo claro” de la cantidad de población y desarrollos en esas zonas. Además, señaló que la red de bancos estatales en el país están cumpliendo con su objetivo de colocación en las diferentes latitudes del territorio.

Para los deudores físicos, es decir, hombres y mujeres de las provincias costeras los créditos de la banca privada son casi inexistentes, mientras que las cooperativas tienen cada vez más terreno.

Los datos muestran que el comportamiento de los montos de los saldos para el sector privado son cada vez menores, de hecho, en provincias como Guanacaste y Puntarenas es de menos del 1%. Mientras que las cooperativas acaparan el 20% del total de saldos en esas provincias.

La pandemia, por su parte, no solo desaceleró la colocación de créditos sino que profundizó la brecha de acceso al crédito entre provincias.

Scotiabank y BAC Credomatic son las entidades que tienen la cartera de créditos más grande en el sector de banca privada. Este medio de comunicación les hizo llegar una serie de preguntas para conocer cuáles son algunas de las razones o criterios geográficos en la colocación de préstamos.

En el caso de BAC Credomatic la entidad se limitó a hacer llegar una reacción en la que afirma que el banco ve el tema de la inclusión financiera “no como fin único sino como un objetivo permanente en la organización”

“Hemos desarrollado proyectos en diversas zonas del país que tienen como objetivo el desarrollo social y económico de las comunidades, por ejemplo, nuestra alianza con el Sistema de Banca de Desarrollo para el impulso de las pequeñas y medianas empresas, y también nuestra alianza público-privada conocida como Comunidades BAC Credomatic, la cual inauguró dos empresas sociales este año en San Carlos y Liberia”, expresó Laura Moreno, vicepresidenta de relaciones corporativas

En el caso de Scotiabank, María José Acuña, gerente sénior de productos de crédito, aseguró que la preferencia por provincias centrales responde a que la población económica activa, con un perfil financiero sujeto de crédito, se concentra, mayormente, en estas áreas.

Por ejemplo, en relación con los créditos para vivienda, en el área central es donde se encuentran la mayoría de los proyectos de vivienda primaria para este segmento. Con las pymes sucede lo mismo, la mayor concentración de pequeñas y medianas empresas se encuentra en la Gran Área Metropolitana.

“Sin embargo, en Scotiabank tenemos ejecutivos y sucursales fuera del área central con el fin de apoyar a los empresarios de diferentes zonas del país”, agregó Acuña.

Pese a que Aguilar comenta que el comportamiento de un mayor saldo en San José y zonas centrales es normal, la jerarca también asegura que el sistema financiero nacional requiere de una pieza para mejorar las condiciones de colocación de crédito tanto para usuarios como entidades.

“El sistema carece de una ‘pieza’ para que el crédito pueda llegar a una parte importante del SFN en buenas condiciones de costo para el sistema y de tasa para los deudores”, agregó Aguilar.

Esta pieza es una central de deudores más integral que permita comprender a profundidad los hábitos de compra de los usuarios, su récord y comportamiento crediticio, esto evitaría encarecer de primera entrada la posibilidad de crédito.

Andrea Hidalgo

Andrea Hidalgo

Periodista de la sección de Finanzas y Negocios de El Financiero. Licenciada en Periodismo Social. Excolaboradora del proyecto #NoComaCuento de La Nación.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.