Lucía Astorga. 11 enero
Uno de los principales retos de los próximos 12 meses, es convencer a los países más emisores de gases efecto invernadero, que incrementen sus compromisos de acción climática y descarbonización. Foto: AFP/Ilustrativa
Uno de los principales retos de los próximos 12 meses, es convencer a los países más emisores de gases efecto invernadero, que incrementen sus compromisos de acción climática y descarbonización. Foto: AFP/Ilustrativa

El 2020 inicia con las mayores expectativas posibles para el futuro del medio ambiente. A este periodo se le conoce como el “súper año”, debido a las reuniones cruciales que se van a realizar en distintas partes del mundo, en el transcurso de los próximos 12 meses y que tienen que ver con dos temáticas en boga: la protección de la biodiversidad y la lucha contra el cambio climático.

Para la Organización de las Naciones Unidas (ONU), estos eventos “establecerán el tono y la agenda para la acción ambiental en la próxima década”, según destaca en su sitio web.

Un ejemplo de esto, son las negociaciones que inician del 24 al 28 de febrero en Kunming, China, para desarrollar un marco de trabajo, posterior al 2020, de la Convención de Diversidad Biológica (CBD). Esta cita es una reunión para avanzar en las conversaciones previo a la Conferencia de las Partes (COP15), a celebrarse del 5 al 10 de octubre en la misma ciudad asiática.

La próxima década

La cita de febrero próximo, y otra similar del 27 al 31 de julio en Colombia, deberían tener como resultado “el nuevo acuerdo de los próximos 10 años, para frenar la pérdida de biodiversidad biológica y conservar la naturaleza”, de acuerdo con el ministro de Ambiente y Energía (Minae), Carlos Manuel Rodríguez.

Costa Rica apuesta a un compromiso global para proteger el 30% del territorio terrestre y el 30% de los océanos, bajo un régimen de conservación y uso racional.

Para avanzar en esta ruta, el gobierno tico y el francés, presentaron en octubre del año pasado un grupo de alta ambición en esta materia, durante la reunión preparatoria de la Conferencia de las Partes (PreCOP25), de la Convención Marco de Naciones Unidas de Cambio Climático.

Al mismo tiempo que el tema de la biodiversidad se estará trabajando en febrero próximo, en China, discusiones similares tendrán lugar en Davos, Suiza, como parte del Foro Mundial de Biodiversidad.

Por otro lado, los océanos tendrán su propio espacio de protagonismo. Del 2 al 6 de junio en Lisboa, Portugal, estará celebrándose la Conferencia de la ONU sobre los Océanos. El evento, organizado de manera conjunta por los gobierno de Kenia y Portugal, se espera culmine con la adopción de una “declaración intergubernamental sobre áreas de acción científicas e innovadoras, junto con una lista de compromisos voluntarios (...)".

Otra fecha relevante es la del 27 de setiembre del 2020, que marca el 5.° aniversario del lanzamiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS.

Negociaciones ambientales

Estos son algunos de los eventos que se realizarán durante el 2020 y que serán claves para el futuro del planeta

15-22 febrero

La 13ª Conferencia de las Partes de la Convención sobre la Conservación de las Especies Migratorias de Animales Silvestres (CMS COP13), en Gandhinagar, India.

23-28 febrero

Foro Mundial de Biodiversidad, en Davos, Suiza.

2-3 junio

Conferencia de la ONU sobre los Océanos, en Lisboa, Portugal.

11-19 junio

Congreso Mundial de la Conservación de la UICN, en Marsella, Francia.

15-30 setiembre

El 75º período de sesiones de la Asamblea General de la ONU, en Nueva York, Estados Unidos.

27 setiembre

5to aniversario del lanzamiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

5-10 octubre

Conferencia de la ONU sobre Biodiversidad Biológica (COP15), en Kunming, China.

9-20 noviembre

Conferencia de la ONU sobre cambio climático (COP26), en Glasgow, Escocia.

FUENTE: ONU    || C.F. / LA NACIÓN.

UE y China: la gran esperanza

Durante ese mismo mes, se realizará la Cumbre de la Unión Europea y China, organizada por la canciller alemana, Angela Merkel. Este encuentro bilateral, tendrá la mirada encima por razones políticas, comerciales, de seguridad, pero también ambientales.

Según Alden Meyer, representante de la Unión de Científicos Preocupados, este podría ser el momento propicio para que el bloque de países del viejo continente y el gigante asiático, anuncien conjuntamente sus intenciones de incrementar sus respectivas ambiciones de acción climática, bajo el Acuerdo de París.

“La presunción es que eso permitiría destrabar el camino para que otras naciones, como India, se unan y podría conseguirse una masa crítica de países que tomen acciones climáticas adicionales, aún cuando Estados Unidos, bajo la presidencia de Donald Trump, se quede a un lado”, dijo el vocero en una entrevista con La Nación.

El 2020 ha sido un punto de referencia durante los pasados cinco años -desde la firma del Acuerdo de París- ya que fue el límite fijado, para que los países decidan o no, aumentar la ambición de su plan de reducción de emisiones o Contribuciones Nacionalmente Determinadas (NDC, en inglés).

El reto de sumar

Para Meyer, las promesas iniciales que los países presentaron, “no están ni cerca” de permitir alcanzar la meta de limitar el aumento de la temperatura promedio global 1.5 °C, con respecto a los niveles preindustriales.

“Los análisis de los planes actuales, comprometidos bajo el Acuerdo de París, nos ponen en la dirección probable de los 3 °C o incluso más, lo que es un nivel muy peligroso de incremento de temperatura, que tendría impactos devastadores, tanto en comunidades humanas y ecosistemas locales”, advirtió.

Meyer considera que si bien se ha visto un número de países más pequeños, incluido Costa Rica, decir que quieren hacer más en ambición climática, colectivamente esos países representan cerca de un 10% de las emisiones globales.

“A menos que se involucre a los países grandes (que emiten el mayor porcentaje de gases efecto invernadero), no se hará la diferencia que necesitamos para ver una disminución en la temperatura global”, expresó.

¿Confianza en el multilateralismo?

Un eventual anuncio entre la Unión Europea y China podría generar un escenario más optimista cuando se realice la COP26, del 9 al 20 de noviembre en Glasgow, Escocia. Especialmente, luego del decepcionante desempeño que tuvo la COP25 que debía organizar Chile, pero que finalmente se trasladó a Madrid, España, durante las dos primeras semanas de diciembre.

Al final, según los analistas, la reunión española fue incapaz de producir un acuerdo alrededor de la reglamentación de un mercado global de carbono, el gran punto pendiente del Acuerdo de París, y mostrar compromisos concretos por parte de los países más emisores, para aumentar sus acciones climáticas.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, mostrándose “decepcionado” por el resultado de la cumbre, dijo que la comunidad internacional “(se) perdió una oportunidad importante” de estar a la altura de la urgencia climática.

Pese a los cuestionamientos que rodean a estas conferencias internacionales y su capacidad de generar una resolución, en línea con lo que exigen la ciencia y la sociedad civil, el ministro Rodríguez destacó la necesidad de seguir teniendo fe en estos mecanismos y en general, en el sistema multilateral.

“Aún cuando hasta la fecha ha demostrado que tiene grandes limitaciones (el sistema multilateral), no hay ningún otro mecanismo a nivel global que nos pueda dar las condiciones que requerimos para que todos los países participen de los procesos y generemos acuerdo”, indicó.