Irene Rodríguez. 8 mayo
La saliva de una persona infectada con el virus causante de la covid-19 puede dejar suspendidas algunas partículas que se diseminan más rápido y quedan más tiempo en el aire. Por ello es importante usar mascarilla bien ajustada. Imagen: Shutterstock
La saliva de una persona infectada con el virus causante de la covid-19 puede dejar suspendidas algunas partículas que se diseminan más rápido y quedan más tiempo en el aire. Por ello es importante usar mascarilla bien ajustada. Imagen: Shutterstock

Cada vez que un portador del virus SARS-CoV-2, causante de la covid-19, tose, estornuda, grita o canta, partículas del virus salen disparadas a través de su saliva.

De ellas, algunas, las más grandes, podrían impactar directamente en las personas cercanas y contagiarlas, pero en su mayoría caerán al suelo.

Por el contrario, otras más pequeñas quedan suspendidas en el aire por más tiempo, viajarán más lejos y podrían infectar a quienes las inhalan antes de que caigan.

Esta es la llamada transmisión por aerosol. Hasta hace poco era considerada una forma de transmisión del virus, pero no la principal, pues consideraban que las gotas más grandes tenían mayor peso.

No obstante, desde julio del año pasado, 239 científicos presentaron evidencia para pedir reconocerla como la forma principal.

Hoy esto es una realidad. La tarde de este viernes, el Centro de Control de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés) actualizó su información sobre la transmisión del virus y reconoce que estas partículas aerosolizadas pueden quedar suspendidas de minutos a horas y que estas serían la principal forma de contagio.

¿Cómo se daría este contagio? “Por inhalación de esas gotitas muy finas o de aerosoles que contengan el virus infeccioso. El riesgo de transmisión es mayor entre tres y seis pies (0,91 m y 1,8), porque la concentración de partículas es mayor”, cita el documento.

En otras palabras, este tipo de transmisión es más eficiente en lugares cerrados y poco ventilados, o donde hay mayor cantidad de personas sin guardar distancia.

Sin embargo, sí podría darse en espacios más abiertos, especialmente si las personas no usan la mascarilla de forma correcta.

¿Qué es la transmisión por aerosoles?

Las partículas más pequeñas de la saliva, que pueden quedar suspendidas en el aire, son una de las principales fuentes de transmisión de la covid-19. Esto también puede darse, aunque en menor medida, en espacios más abiertos y con uso de mascarillas.

FUENTE: NATURE, OMS, MEDLINEPLUS, MARÍA LUISA ÁVILA, INFECTÓLOGA    || INFOGRAFÍA / LA NACIÓN.

En palabras del experto: ‘está en el aire que inhalamos’

(Video) ¿Qué es la transmisión por aerosoles de covid-19 y cómo evitarla?

La Nación conversó con Jose Luis Jiménez, catedrático de Química y Ciencias Medioambientales en la Universidad de Colorado, Estados Unidos. Este científico español es una de las personas que está en el centro de las investigaciones de la transmisión del SARS-CoV-2 y es asesor de diferentes organismos internacionales.

Él y otros diez científicos crearon una lista de preguntas frecuentes con respuestas explicativas para que las personas entiendan el concepto y cómo protegerse.

“No debe darnos miedo. No es verlo como algo hollywoodense. El virus no va a recorrer 30 kilómetros ni a meterse debajo de las puertas, pero sí debemos estar atentos y saber cómo protegernos, especialmente en lugares poco ventilados y con poco espacio”, manifestó en entrevista con La Nación.

Jiménez celebra la aceptación por parte del CDC de esta forma de transmisión como principal y reconoce que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ya le da más importancia, aunque admite que se tomaron mucho tiempo en hacerlo.

Hay dos formas principales en la que los aerosoles nos van a infectar.

“Se da en dos situaciones. Una es si hablas de cerca con alguien sin mascarilla, aun en espacios abiertos. La cercanía con otras personas aumenta el riesgo de aerosoles. La otra es si compartes una habitación. Las paredes de la habitación retienen el aire y ahí se van quedando los aerosoles con el virus y ahí los vas respirando y respirando y lo inhalas”, subrayó el especialista.

¿Cómo prevenir infectarnos?

Más de una forma de transmisión en un espacio

Estas son las vías de infección por gotículas ( azul ) y aerosol ( verde , amarillo y rojo ) . Viajan a través del aire desde la persona infectada hasta la persona susceptible. Las gotitas infectan por impacto y los aerosoles, por inhalación.

FUENTE: Academias Nacionales de Ciencia, Ingeniería y Medicina de EE. UU    || Infografía / LA NACIÓN.

Jiménez rescata dos cosas principales. Por un lado está lo que no debemos hacer, por otro, lo que sí.

Hay situaciones que deben evitarse, como los espacios cerrados, donde hay muchas personas y donde no hay ventilación.

“Si estamos en este tipo de situaciones, permanecer allí el menor tiempo posible, con la menor cantidad de gente, y utilizando siempre la mascarilla”, recomendó el científico.

Es por eso que la recomendación, primero es quedarse en casa en época de pico de contagio.

Pero si debe realizarse cualquier tipo de actividad, lo aconsejable es realizarla al aire libre. Al haber más espacio y más ventilación, si hubiera una persona infectada los aerosoles provenientes de su saliva se dispersarían más fácilmente y su concentración bajaría tanto que se minimizarían las probabilidades de contagio.

Si hay varias personas de diferentes grupos familiares lo ideal es el uso de la mascarilla.

Sin embargo, con la llegada de las lluvias esto se hace cada vez menos factible.

Si están en espacios cerrados la recomendación es: hay que ventilar. ¿Cómo hacerlo? Mantener abiertas puertas y ventanas. No necesariamente debe ser de par en par, en casos de lluvia o mucho frío, mantenerlas un poco más abiertas ayudará.

¿Y si no hay puertas ni ventanas? Entonces queda filtrar.

Hay filtros que funcionan como ventiladores y esto oxigena para quitar el virus.

En casos especiales, donde hay mayor hacinamiento, como una cárcel, ayudará la luz ultravioleta.

“No son cosas de ciencia ficción, ni extraordinarias. Solo abrir las ventanas ya es de gran ayuda”, recalcó.

En sitios de reunión, como escuelas o centros de trabajo, se recomienda el uso de medidores de dióxido de carbono, que indican que tanto el aire está circulando y saber en qué momento se requiere ventilar más.

¿Cómo evitar la transmisión por aerosol?

Los lugares donde estamos y el uso correcto de las mascarillas es vital para prevenir el virus.

FUENTE: Academias Nacionales de Ciencia, Ingeniería y Medicina de EE. UU    || INFOGRAFÍA / LA NACIÓN.

La mascarilla: compañera inseparable, pero bien usada

El catedrático es enfático en que la mascarilla es buen arma para filtrar los virus, pero ni la mejor mascarilla con la mejor tecnología y mejores filtros nos va a funcionar bien si no la sabemos usar, o si la usamos mal.

Por ello debe buscarse un dispositivo que le quede a la persona, no puede quedar ni grande ni pequeño, y no se deben formar huecos entre la mascarilla y la piel.

“Es como una mosquitera, si hay huecos ahí entran los mosquitos. Lo mismo pasa con los virus en la mascarilla. Por más pequeño que sea el hueco, el virus siempre va a ser más pequeño”, manifestó.

Para el especialista, los bordes de la mascarilla deben estar en contacto directo con la piel, por lo que no es recomendable que los hombres utilicen barba, y si lo hacen, que esta sea en sitios que no tengan contacto con los bordes de la mascarilla.

Así se usa una mascarilla

No basta con tener una mascarilla, también debemos saber cómo usarla.

FUENTE: Academias Nacionales de Ciencia, Ingeniería y Medicina de EE. UU.    || INFOGRAFÍA / LA NACIÓN.

¿Y si debo viajar en transporte público?

Si se debe viajar en transporte público y no puede hacerlo a horas bajas, el riesgo puede ser mayor, pero hay formas de minimizarlo.

Una de ellas es no hablar.

“Al hablar salen diez veces más virus al aire que al respirar. Al cantar o gritar son 50 veces más”, manifestó.

El buen uso de la mascarilla bien fijada baja el riesgo.

Recomendaciones para el uso de transporte público

No siempre podemos escoger quedarnos en casa, pero sí podemos minimizar el riesgo de contagio al usar transporte público.

FUENTE: Academias Nacionales de Ciencia, Ingeniería y Medicina de EE. UU    || INFOGRAFÍA / LA NACIÓN.

¿Todas las personas son igual de infecciosas?

Para nada, puntualiza Jiménez.

“En primer lugar, está muy claro que existe una gran variabilidad en el tiempo para una persona determinada. Es bien sabido que hay un pico de contagio justo antes y al inicio de los síntomas, y que luego el contagio disminuye”, recalcó.

Además, es probable que algunas personas sean más contagiosas que otras. Esto puede deberse, por ejemplo, a una mayor carga viral al inicio de los síntomas, a mayores emisiones de partículas respiratorias o (probablemente) a ambos.

En otras palabras, algunas personas infectadas no exhalan mucho virus, mientras que otras exhalan mucho durante unos días.

También, hay actividades que generan más transmisión: gritar o cantar generan muchas partículas de saliva que hablar o simplemente respirar. Algunos científicos apuntan a que el aire exhalado durante el ejercicio físico también contiene más partículas virales.

Otras formas de transmisión

El CDC define otras dos formas en las que el virus se transmite: las gotículas de saliva más grandes y las fomites o superficies contaminadas.

De primera entrada, la enfermedad causada por cualquier tipo de transmisión no implica que vaya a darse un cuadro más grave o más leve, la enfermedad es la misma, lo que varía es la forma en la que se infecta una persona.

Deposición. Las gotículas o partículas más grandes llegan en forma de spray a las membranas mucosas de los ojos, nariz o boca. El riesgo de transmisión será mayor cuanto más cerca esté la persona susceptible de la infectada.

Fomites. Tocar estas membranas mucosas de ojos, nariz o boca con las manos luego de tocar superficies contaminadas recientemente con el virus. Para Jiménez esta es la forma menos probable de contagio, pues el virus no subsiste tanto en las superficies y porque puede evitarse la infección con solamente un buen lavado de manos con agua y jabón.