Salud

Hepatitis infantil de origen desconocido: ¿Qué es lo más reciente de la enfermedad en Costa Rica?

Hospital de Niños ha tenido bajo estudio 10 menores. OMS ya incluye tres casos ticos como probables

El estudio de posibles casos de hepatitis infantil de origen desconocido en Costa Rica ya arrojaron los primeros resultados y trasladados a la Organización Mundial de la Salud (OMS). Están relacionados con 10 menores que en los últimos meses fueron atendidos y puestos bajo seguimiento riguroso en el Hospital Nacional de Niños (HNN).

En cinco de ellos se descartó que se tratara de esta enfermedad, pues se determinó la causa para la inflamación de su hígado, mientras que otros cuatro fueron reportados como probables ante la OMS. El último continúa en investigación, pues es más reciente; fue diagnosticado a inicios de mes y se encuentra hospitalizado.

“El proceso de diagnóstico diferencial es muy fino, y por eso toma tiempo. Conlleva muchos estudios, exámenes y la participación de varios especialistas. En cinco chiquitos hemos llegado a la conclusión de que la causa de la hepatitis era otra causa, una causa conocida”, aclaró Olga Arguedas Arguedas, directora del HNN.

Tres de los cuatro casos probables ya aparecen en el reporte que difundió la mañana de este miércoles la OMS. Costa Rica y Luxemburgo figuran como los dos nuevos países en presentar pacientes con esta condición. En total, la OMS reporta 1.010 casos en 35 países.

Según la clasificación de la OMS todavía no existe una categoría para casos confirmados, dado que el origen de la enfermedad continúa bajo investigación. Los casos probables se definen bajo estos criterios.

  • La hepatitis no es explicable por ninguno de los cinco virus que usualmente causan esta patología, ni por una infección bacteriana u otra causa explicable.
  • Además, las transaminasas, hormonas del hígado, están en niveles muy elevados, superiores a 500 UI/L. Como referencia, los niveles normales son entre 4 y 36 UI/L.
  • Tiene 16 años o menos

Arguedas señaló que la sintomatología y evolución clínica de los cuatro menores costarricenses clasificados como probables no dista mucho de la vista en otros países.

  • Tres niñas y un niño.
  • Edades entre los 2 y 3 años.
  • Los cuatro presentaban anticuerpos, señal de una infección previa con SARS-CoV-2.
  • Los cuatro presentaban señales de infección con adenovirus F41, que ya se ha visto como uno de los posibles factores de riesgo para esta enfermedad.
  • Por su edad, ninguno de ellos estaba vacunado contra covid-19.
  • Todos estaban previamente saludables.

La OMS continúa investigando el adenovirus F41 como parte de la hipótesis principal, pero el reporte subraya que no explica del todo los casos más severos de este síndrome.

También se estudia si una infección actual o previa de SARS-CoV-2 podría estar involucrada. Aunque el menor nunca hubiera experimentado síntomas de covid-19, es posible que el virus dejara huella y, al combinarse con el adenovirus, causara la inflamación en el hígado. Sin embargo, esto tampoco está del todo determinado.

“Una infección previa de SARS-CoV-2 pudo complicarse y llevar a una activación de células inmunes. Esto también se estudia como causa del síndrome multisistémico inflamatorio infantil de covid (MIS-C, por sus siglas en inglés)”, indica el documento.

Según Arguedas, si la infección previa de covid tiene relación o no aún no se sabe, pero al menos en el caso de Costa Rica sí es un dato científico.

En cuanto al menor que está hospitalizado y bajo investigación, es un varón de cuatro años que consultó en la primera semana de julio por los síntomas típicos. Cuando se hicieron las pruebas de función del hígado estaban sumamente alterado. Arguedas destacó que este es un caso complejo y se encuentra grave.

Este niño ya dio negativo por los cinco virus causantes de la hepatitis y está bajo estudios. Todavía no se dispone de los resultados para saber si tiene adenovirus o registro de infección anterior por SARS-CoV-2, pero como dato curioso, dio positivo por influenza. Arguedas comentó que esto debe estudiarse para ver si está relacionado o simplemente una coincidencia.

El primer caso sospechoso en Costa Rica fue notificado el 3 de mayo. Fue una niña de dos años y ocho meses, previamente saludable, que estuvo con hepatitis y fue internada en el Hospital Nacional de Niños (HNN). La menor se recuperó en su casa.

Desde antes, el HNN trazó un protocolo. Los niños pueden ser llevados al Ebáis, clínica u hospital más cercano. Allí, el médico que lo recibe determinará si hay sospechas de hepatitis y ordenará una serie de exámenes de laboratorio. Si se muestra que hay inflamación del hígado será derivado a hospital, en muchos casos propiamente el HNN.

Una vez que se confirma se le realizan las pruebas para saber si se trata de uno de los cinco virus causantes de la hepatitis (A, B, C, D o E). Al inicio, Costa Rica solo podía analizar los tres primeros y debía enviar al extranjero las muestras para que se confirmaran o descartaran los virus D o E. Ahora nuestro país ya tiene estos reactivos.

Si estas pruebas dan negativas se realizarán más exámenes. Mientras tanto, se le da seguimiento a la evolución de los síntomas para tratarlos de la mejor forma.

Todos los casos de hepatitis, por cualquier causa, son de declaratoria obligatoria ante el Ministerio de Salud y ante la subárea de Vigilancia Epidemiológica de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS).

Una de las características de estos pacientes es que tienen un número elevado de transaminasas, unas hormonas del hígado.

Los síntomas de alerta, a los que pueden estar atentos las familias son:

  • Náuseas
  • Vómitos
  • Diarrea
  • Algunos tienen debilidad y somnolencia
  • En algunos casos hay un color más oscuro en la orina
  • Piel amarillenta

Casi ninguno ha presentado fiebre.

En Costa Rica, siete de los diez menores han requerido internarse para dar seguimiento a su situación, en tres de ellos no fue necesario y tuvieron manejo desde casa.

Arguedas manifestó que hay científicos que indican que esta se trata de una enfermedad que no es preocupante y que la diferencia radica en que ahora se están buscando los casos, cuando antes no lo hacían. Ella dice que no está muy de acuerdo con la afirmación, pues si bien es cierto todos los años hay casos de hepatitis a los cuales no se les encuentra causa, ahora se están viendo, en comparación, muchos casos en muy poco tiempo.

Según el informe de la OMS, de los 1.010 casos reportados en 35 países, la mayoría han sido moderados y se han recuperado, pero sí constituye una preocupación. No obstante, la entidad indica que este número puede estar subestimado, porque no todos los países tienen la capacidad diagnóstica.

  • El 48% de los casos reportados están en Europa, Reino Unido lleva la principal carga, uno de cada cuatro pacientes (el 27%) en el mundo viven allí.
  • Solo 17 países muestran más de cinco casos.
  • El 76% de quienes tienen la enfermedad tienen cinco años o menos.
  • 46 niños, el 5%, han requerido un trasplante de hígado
  • Se han dado 22 muertes, para un 2% de los casos reportados.
LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.