Irene Rodríguez. 21 enero
Las pruebas de laboratorio dieron el resultado confirmatorio el fin de semana. Imagen con fines ilustrativos. Fotografía: Michael Sohn/ AP
Las pruebas de laboratorio dieron el resultado confirmatorio el fin de semana. Imagen con fines ilustrativos. Fotografía: Michael Sohn/ AP

Una persona del estado de Washington, cerca de Seattle, de quien no trascendió identidad, sería el primer caso del nuevo coronavirus 2019-nCov en el continente americano.

Así lo dio a conocer la tarde este martes el diario estadounidense The New York Times y, posteriormente, lo confirmó el Centro de Control de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés).

Se sabe que este individuo lleva una semana internado en el Hospital de Everett con neumonía y que regresó recientemente de un viaje a Wuhan, ciudad donde se originó el patógeno.

“Los científicos investigaron muestras del paciente para detectar la presencia del virus. El fin de semana se recibieron los resultados positivos. Los oficiales declinaron identificar a la persona, pero dijeron que está ‘bien enfermo’”, cita la publicación del diario.

No obstante, posteriormente, Chris Spitters, responsable sanitario del condado de Snohomish, al norte de Seattle, señaló que el paciente se encuentra bien, sí sigue hospitalizado y en aislamiento, pero más por un asunto de control, de evitar posibles nuevas infecciones y de vigilancia de cómo se comporta la enfermedad.

En declaraciones a la agencia de noticias AFP, Nancy Messonnier, directora del departamento de enfermedades respiratorias del CDC, indicó que se trata de un hombre de unos 30 años que no visitó el mercado de mariscos de Wuhan, donde surgieron los primeros casos, pero que estuvo en la región.

Posteriormente, el CDC informó en conferencia de prensa que el paciente regresó de Wuhan el pasado 15 de enero y que se sintió mal al día siguiente, cuando acudió a un centro médico cercano a su casa. Por su historia de viaje y sus síntomas se le aplicó el examen diagnóstico, que dio positivo al día siguiente.

“Este hombre actuó rápido y buscó ayuda médica oportuna. Gracias a esto se le pudo aislar a él y a su familia y con esto se baja el riesgo de contagio”, aseveró Spitters en la conferencia de prensa.

“Cuando él ingresó al país, no estaba todavía la directriz de vigilancia de síntomas en los aeropuertos. Además, cuando llegó a Estados Unidos se sentía bien. Pero es una persona educada, que se mantiene al día de las informaciones, se sintió mal y acudió al centro de salud para no solo tratarse, si no también cooperar con nosotros”, añadió.

De momento no se reportan más personas con síntomas de este virus.

“El CDC continúa creyendo que el riesgo de infección con el 2019-nCoV a la población se mantiene bajo en este momento. Esta es una situación de evolución muy rápida. El CDC continuará manteniendo al día a la población conforme surja nueva información”, destacó un comunicado oficial del CDC.

Las autoridades indicaron que se extiende la vigilancia a los aeropuertos de Atlanta y Chicago, donde se monitoreará a posibles personas que ingresen con síntomas respiratorios. Estas medidas se toman desde el viernes pasado en los aeropuertos de Los Ángeles, San Francisco y JFK en Nueva York.

Además, se elevó el nivel de seguridad para viajar a China. En este momento es de nivel 2, lo cual implica “alerta”, es decir, se toman precauciones mayores de monitoreo en casos de fiebre o reportes de enfermedades respiratorias.

El enfermo estadounidense se da solo un día después de la confirmación de que este mal se transmite de humano a humano. No obstante, aún se desconoce cuán fácil sea esta transmisión y cuán letal sea el padecimiento.

De los 283 casos confirmados por las autoridades, se han dado nueve muertes, lo que indicaría que ocurre una muerte por cada 50 pacientes. A esto habría que sumarle las personas que no han sido formalmente diagnosticadas.

Las autoridades sanitarias advirtieron que podría “mutar” y propagarse aún más fácilmente.

Aunado a esta información, las autoridades de Queensland, en Australia, anunciaron la tarde de este martes que se examina a un hombre que estuvo por negocios en Wuhan y mostró síntomas respiratorios de regreso a su casa. Se le tomaron muestras para ser analizadas por si respondieran al nuevo virus.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) se reunirá este miércoles para determinar si se considera al 2019-nCoV como una Emergencia Mundial para la Salud Pública.

El viceministro de la Comisión Nacional de Salud de China, Li Bin, anunció que el coronavirus ya había sido diagnosticado en más de 400 personas, en un claro agravamiento del cuadro en días recientes.

Este coronavirus genera una viva preocupación por su similitud con el Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SRAS), que mató casi 650 personas en toda la región en 2002-2003.

Los casos ya se registraron en varias regiones de China, incluidas las megaciudades de Pekín y Shanghái.

Las preocupaciones se agudizan ahora ante la proximidad de las festividades y vacaciones por el Año Nuevo Lunar, cuando tradicionalmente centenas de millones de chinos viajan para visitar sus familias.

Riesgo de mutación

En una conferencia de prensa, el viceministro Li transmitió un llamado del presidente, Xi Jinping, a "detener" la epidemia, y relató algunas de las medidas urgentes a ser adoptadas.

Entre las medidas se incluye la desinfección y ventilación de aeropuertos, estaciones y centros comerciales. Los detectores de temperatura también podrían instalarse en sitios concurridos, dijo.

Un comité de urgencia de la Organización Mundial de la Salud (OMS) se reúne este miércoles para determinar si declara una "emergencia de salud pública de interés internacional".

Hasta ahora, la OMS había utilizado este término solamente en casos de epidemias que requieren una respuesta internacional vigorosa, incluida la gripe porcina H1N1 en 2009, el virus Zika en 2016 y la fiebre del Ébola, que devastó parte de África occidental de 2014 a 2016 y la RDC desde 2018.

El nuevo coronavirus fue identificado originalmente en la ciudad china de Wuhan, pero ya se registraron casos en Japón, Corea del Sur, Tailandia y Taiwán. Estados Unidos confirmó el martes el primer caso verificado en su territorio.

En el caso estadounidense, se trata de un hombre de unos 30 años, que llegó el 15 de enero a Seattle, en el noroeste del país.

El enfermo no visitó ninguno de los mercados de Wuhan, apuntados como el origen del coronavirus, pero sí viajó a esa región, informaron las autoridades sanitarias.

Su estado de salud es bueno, pero fue hospitalizado por precaución y permanecerá en cuarentena durante al menos 48 horas.

“Prevemos otros casos en Estados Unidos y en el mundo”, avisó Nancy Messonnier, directora del departamento de enfermedades respiratorias de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC).

Los últimos datos
En diferentes aeropuertos del mundo se registra a los viajeros para monitorear sus temperaturas y registrar si tienen fiebre, uno de los síntomas del nuevo coronavirus. Esta fotogarafía fue facilitada por el Ministerio de Aviación de China.
En diferentes aeropuertos del mundo se registra a los viajeros para monitorear sus temperaturas y registrar si tienen fiebre, uno de los síntomas del nuevo coronavirus. Esta fotogarafía fue facilitada por el Ministerio de Aviación de China.

Al 20 de enero, la OMS ha confirmado 283 casos en cinco países: en China 278, dos en Tailandia, uno en Corea del Sur, uno en Japón y uno en Estados Unidos. Todos los casos reportados fuera de las fronteras chinas, habrían sido contagiados en la ciudad de Wuhan.

De los pacientes en China, 51 están gravemente enfermos y 12 en condición crítica.

Hasta el momento se suman seis muertes, todas ellas en China. Estas personas tenían problemas de enfermedades respiratorias, uno de ellos presentaba también problemas en el hígado.

Las autoridades mundiales de salud investigan de cerca si hay casos en otras partes del mundo.

¿Qué se sabe del nuevo enemigo?

Este nuevo coronavirus se conoce (por el momento) como 2019-nCoV; que significa nuevo coronavirus 2019, pues los primeros casos se registraron a finales de diciembre del año pasado.

Los coronavirus son una gran familia de virus causantes de enfermedades que van desde el resfriado común hasta males más graves, como el Síndrome Respiratorio del Medio Oriente (MERS, por sus siglas en inglés) y el síndrome respiratorio agudo severo (SARS, por sus siglas en inglés).

De las centenas de cepas, solo siete (contando a este nuevo virus) infectan a los humanos. Tanto el SARS como el MERS demostraron ser agresivos y mortales.

Los coronavirus son zoonóticos, es decir, se transmiten entre animales y personas. Esta es la primera vez que se reportan casos en seres humanos de este nuevo virus, por lo que todo parece indicar un contagio de animal a humano como puerta de entrada.

Los síntomas incluyen fiebre, dolor de tórax y disnea (dificultad respiratoria), también se vieron problemas pulmonares.

Se sabe que es un virus totalmente nuevo y que comparte un 89% del genoma con el SARS.

¿Qué no se sabe?

Lo que no se sabe de este nuevo enemigo es su origen exacto: el animal por el cuál el coronavirus dio el “salto” al ser humano. De acuerdo con la viróloga de la Universidad de Costa Rica (UCR) Eugenia Corrales-Aguilar, los coronavirus tienen como reservorio usual los murciélagos, pero habría que determinar si esta fue su puerta de entrada a los humanos o si “pasó" primero por otro animal.

Tanto el SARS como el MERS tuvieron otros animales que sirvieron de “puerta de entrada” para el ser humano. En el caso del SARS fueron las civetas (pequeños mamíferos carnívoros), y en el caso del MERS, los camellos.

Tampoco se sabe de cuántos días es el período de incubación, o lapso que sucede entre el momento de la infección y el registro de los síntomas.

También se desconoce la agresividad y letalidad del patógeno. ¿Hay personas que portan el virus y no registran síntomas, otras que experimentan una gripe leve y otras que sí son hospitalizadas?

Todas estas preguntas serían determinantes para saber el futuro del brote de este nuevo coronavirus.