Irene Rodríguez. 7 mayo
TraceTogether es la aplicación móvil de búsqueda de contactos del Ministerio de Salud de Singapur. Fotografía: Google Play
TraceTogether es la aplicación móvil de búsqueda de contactos del Ministerio de Salud de Singapur. Fotografía: Google Play

“Lo normal en el ser humano es moverse, y no todas las personas pueden quedarse en casa, muchos deben salir por trabajo. Y sí, hay posibilidades de que personas que tienen covid-19, pero aún no registren síntomas, puedan transmitir la enfermedad y desarrollar síntomas después”.

Estas palabras las pronunció Maria Van Kerkhove, jefa técnica de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para covid-19, para quien esa movilidad (tanto de las personas como de la enfermedad) será mayor conforme los países comiencen a levantar las restricciones.

Y justamente esta es la premisa de diferentes países y empresas para desarrollar aplicaciones de teléfono móvil para rastrear a contactos de enfermos o casos sospechosos de covid-19, enfermedad que produce el nuevo coronavirus SARS-CoV-2.

De esa forma, con el bluetooth del celular se podrá saber la ubicación de las personas, y, si una de estas resulta positivo por covid-19, es posible dar con quienes estuvieron a su alrededor en los días previos para alertarlos de que se mantengan en casa y se comuniquen con su autoridad local de salud.

“El rastreo de contactos sigue siendo una de las herramientas fundamentales que deben utilizarse para seguirle el paso a la epidemia y bajar el riesgo de transmisión de covid-19”, declaró Van Kerkhove.

Los gobiernos de Singapur, Reino Unido, Alemania y Colombia, entre otros países, han desarrollado esta estrategia.

Empresas privadas como Google y Apple se aliaron para crear su propia aplicación y ofrecerla a gobiernos y autoridades de salud, como ocurre con Estados Unidos y Australia que utilizan este servicio adaptado a sus necesidades.

“Sí ayudan con el proceso de búsqueda. Es muy difícil acordarse de todas las personas con las que se ha estado en 14 días”, indicó Mike Ryan, jefe de atención de emergencias de la OMS este miércoles en conferencia de prensa.

Cada aplicación tiene sus especificidades y diferencias según país, pero la base es la misma: los usuarios de teléfono celular dan autorización a las autoridades de salud para que, ya sea vía bluetooth o vía GPS (sistema de posicionamiento global) se tenga acceso a su ubicación y a su movilidad. Si en algún momento alguna persona desarrolla síntomas de covid-19, esta notificará en la aplicación y coordinará una prueba de detección.

Si esa prueba resulta positiva, el individuo (o el laboratorio o el sistema de salud) alertará a la aplicación. Así, con los datos recopilados de geolocalización, la aplicación le mandará alertas a todas las personas con las que el enfermo estuvo en contacto durante cierto tiempo (en la mayoría de los casos, 14 días, el tiempo máximo estimado de período de incubación). A todos se les da indicaciones de qué hacer.

Manejo de datos

En la gran mayoría de los casos se toman precauciones para la privacidad de los datos, como que se borren cada 15 a 21 días, cuando ya pasó el período máximo de incubación, y que al mandar la alerta no se le dice a la persona quién es el paciente con el virus.

Algunas ni siquiera le dicen al usuario dónde se produjo el contacto. Simplemente, se le informa que tuvo contacto con alguien con el virus y se le indica qué hacer, si quedarse en casa y no salir por dos semanas, si llamar a las autoridades de salud, o si avisar en caso de síntomas.

Cada país tiene sus lineamientos. Por ejemplo, en naciones de gran extensión, los gobiernos locales se hacen cargo de la información específica y el nivel central tiene esos datos como referencia, pero los seguimientos a los contactos y la toma de decisiones son descentralizadas en niveles locales y sublocales.

“Con las aplicaciones móviles se debe ser claro de la privacidad: las personas deben estar de acuerdo en que se utilicen estas tecnologías y los gobiernos deben tener claro que las ubicaciones de las personas solo serán utilizadas con propósitos de análisis de la covid-19”, enfatizó Ryan.

Singapur: ‘El app usa datos de proximidad de bluetooth’
Esta es la publicidad que utiliza Colombia para rastrear posibles contactos de casos confirmados por covid-19. Fotografía: Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (MinTIC) de Colombia
Esta es la publicidad que utiliza Colombia para rastrear posibles contactos de casos confirmados por covid-19. Fotografía: Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (MinTIC) de Colombia

Este sistema aún es muy nuevo en la mayoría de los países, los de mayor antigüedad no tienen más allá de mes y medio, por lo que aún no constituyen el principal método de detección de casos, pero sí una herramienta que se encamina a ser aliada, especialmente cuando se habla de comenzar el levantamiento de restricciones.

De momento, los especialistas en salud pública de los diferentes países son conscientes de que la iniciativa solo funcionará si las personas descargan la aplicación, tiene su bluetooth o GPS activado en todo momento y autorizan el uso de sus datos.

“Hemos visto muchas aplicaciones que pueden identificar si han estado cerca de otra persona, pero ambos deben haber estado utilizando sus teléfonos celulares, esto no sucede en todas las poblaciones, algunas no tienen tanto acceso a telefonía móvil”, subrayó Van Kerkhove.

En Singapur, uno de los países con esta técnica y que la tiene como una de sus principales apuestas, la aplicación TraceTogether (RastrearJuntos) para dar con posibles contactos pide a sus ciudadanos descargar la aplicación y utilizarla.

“Motivamos a los singapurenses a descargar y usar activamente la app TraceTogether. El app usa datos de proximidad de bluetooth para establecer si hay contacto cercano entre dos usuarios. Estamos trabajando con Apple y Google para hacer la aplicación más eficaz en teléfonos iOS. También buscamos soluciones para grupos como adultos mayores o personas jóvenes que no tienen teléfonos inteligentes”, señalaron en comunicado de prensa el pasado 4 de mayo.

“Después de que confirmamos un caso con covid-19, necesitamos rastrear, contactar y aislar a cada contacto cercano para evitar la transmisión. Esto debe hacerse rápido, y debe ser escalable para se eficaz”, añade el documento.

Reino Unido: masiva este jueves

Por su parte, Reino Unido ya está probando su aplicación móvil en un grupo de personas, pero será masiva hasta este jueves.

En este caso, la aplicación no solo toma en cuenta el que dos personas estuvieran al mismo tiempo en el mismo lugar, su aplicación determina niveles de riesgo de acuerdo con lo cerca que estuvieron según detecten sus teléfonos celulares, el tiempo que permanecieron cerca, y el tiempo que transcurrió entre ese encuentro y el desarrollo de los síntomas del paciente.

Con base en esa información, se le asigna a una persona una calificación de cuánto riesgo de contagio tiene, y, según eso, la aplicación le generaría diferentes tipos de alerta.

Australia: un millón la descargaron en un día

En Australia, el programa COVIDSafeapp comenzó el pasado 26 de abril.

“A las 10:30 p. m. (de ese día), 1 millón de australianos descargaron y se registraron en la app COVIDSafeapp. Por favor únanse y protéjanse a ustedes, a sus familias y de esta forma a nuestros doctores y enfermeros”, dijo en un anuncio al país el ministro australiano de salud, Greg Hunt.

El llamado a la población no es antojadizo. El Gobierno australiano indica que para que la eficacia de la aplicación, esta debe ser utilizada por el 40% de sus 25 millones de habitantes.

América Latina: Colombia da pasos

En América Latina, Colombia tiene su propuesta con la CoronApp. Esta comenzó el pasado 29 de abril. Al igual que otras aplicaciones, esta no solo permite rastrear contactos, también da información acerca de la enfermedad, síntomas y cuándo acudir al médico.

A diferencia de otros países, el Gobierno colombiano incentivó una forma de atraer a los usuarios a descargar y utilizar esta facilidad tecnológica. El Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (MinTIC) dará como incentivo un 1 gigabyte (GB) de navegación y 100 minutos gratis para llamadas a quienes la descarguen. Esto es independiente de la compañía de telecomunicaciones a la que esté adscrita la persona.

Como se trata de un esfuerzo tan nuevo y que en algunos países no ha arrancado de manera formal, aún no hay casos detectados que puedan atribuirse directamente a estas aplicaciones.

Nada sustituye el análisis de contactos hecho por humanos
En Australia se utiliza una aplicación llamada COVIDsafeapp. Fotografía: Gobernación de Salud de Australia
En Australia se utiliza una aplicación llamada COVIDsafeapp. Fotografía: Gobernación de Salud de Australia

La tecnología puede tornarse un gran aliado a la hora de buscar contactos, pero los especialistas en epidemiología advierten que esta no debe ser la fuente primaria: ninguna aplicación sustituirá el trabajo hecho por un ser humano.

“Las apps pueden complementar el trabajo que debe ser hecho por personas. El trabajo principal debe hacerse por individuos que puedan entrevistar, analizar los hechos y saber con quiénes estuvieron esos casos, dónde y bajo qué circunstancias. Y eso necesita hacerse por personas. Muchos de ellos tienen entrenamiento en epidemiología”, aseguró Van Kerkhove.

“Las personas son necesarias para entrevistar, analizar, sacar conclusiones y tomar decisiones. Eso no lo puede hacer un programa desde tu celular”, concluyó la especialista.