Medio Ambiente

(Video) Recolector flotante creado en Holanda sacará plástico del río Grande de Tárcoles

El llamado ‘Interceptor’ consiste en un navío que extrae residuos suspendidos en el agua; funcionaría en el país en aproximadamente un año

Un enorme recolector de residuos comenzaría a funcionar en un futuro cercano en el río Grande de Tárcoles, al que van a dar los contaminados cauces del Valle Central.

Se trata de un sistema denominado “Interceptor” que llegará al país con la suscripción, este martes, del convenio con la organización The Ocean Cleanup, durante un acto conmemorativo del Día Mundial de los Océanos.

The Ocean Cleanup fue creada por el joven holandés Boyan Slat, en el 2014. Es una organización sin fines de lucro que busca soluciones avanzadas para eliminar el plástico de los océanos, los ríos y otros cuerpos de agua.

Entre sus invenciones está el sistema de limpieza pluvial que en el país se usaría primero contra el plástico suspendido en las aguas del río Grande de Tárcoles.

La idea es tenerlo en operación en aproximadamente un año mientras se identifica el sitio idóneo y se trabaja con las comunidades para asegurar que estas se beneficiarán dentro de un esquema de economía circular.

Ese cauce nace en las laderas al sur de la Cordillera Volcánica Central y sus aguas fluyen en dirección suroeste hacia el golfo de Nicoya. Su desembocadura al mar es en Puntarenas.

Mide unos 111 kilómetros y su cuenca hidrográfica cubre un área de 2.121 kilómetros cuadrados que drena gran parte de la Gran Área Metropolitana (GAM) desde donde salen los desechos que lo contaminan.

El convenio entre el Ministerio de Ambiente (Minae) y The Ocean Cleanup –con sede en Holanda- contempla que aparte del aparato especial, los holandeses también facilitarán el intercambio de conocimientos técnicos de expertos sobre manejo de residuos plásticos fluviales y sus posibles métodos de extracción.

La alianza, además, se ocuparía de coordinar con diferentes sectores –incluyendo las comunidades costeras—, el desarrollo de tecnologías de limpieza, gestión de residuos y aprovechamiento de los mismos.

El grupo ha desarrollado un modelo numérico de emisión global de plástico al océano que pasa por los ríos, según el cual 1.000 ríos son responsables del 80% de la afluencia global de plástico a los mares.

Entre estos ríos figura el Grande de Tárcoles.

El artefacto que se lanzaría a ese cauce puede almacenar hasta 50 metros cúbicos de residuos antes de tener que vaciarse. Posee paneles solares los cuales alimentan la mayoría de sus procesos.

Durante la firma del convenio, participaron el presidente de la República, Carlos Alvarado; la ministra de Ambiente, Andrea Meza; la embajadora del Reino de los Países Bajos en Costa Rica, Christine Pirenne; y el representante de la organización The Ocean Cleanup, Frank Willem Behrens.

“Este convenio de colaboración es un paso importante también en la lucha contra el cambio climático. Esperamos con mucho entusiasmo ponerlo en práctica. Junto a esto, continuamos buscando soluciones para el consumo y uso sostenible del plástico, de manera que podamos evitar que siga llegando a los ríos y océanos”, declaró Christine Pirenne, embajadora del Reino de los Países Bajos en Costa Rica.

Por su parte, la ministra de Ambiente y Energía, Andrea Meza, anunció que en conjunto con el Ministerio de Salud y con fondos otorgados en el marco del Tratado de Libre Comercio entre República Dominicana, Centroamérica y Estados Unidos (CAFTA-DR), el Gobierno elabora un Plan Nacional sobre Residuos Marinos.

Ese, dijo, será un instrumento de planificación y coordinación basado en objetivos y acciones para la reducción y gestión de residuos provenientes de fuentes terrestres y marinas. La idea es que participen los ministerios y las comunidades.

Como parte de otras acciones en este día, la Fundación Amigos Isla del Coco (Faico) realizará el seminario en línea “La década de la acción: Océanos y Cambio Climático”. Este será este jueves a partir de las 10 a.m.

El evento contará con panelistas como la líder ambiental Christiana Figueres y la propia ministra de Ambiente, Andrea Meza. Si desea conocer más sobre la actividad puede ingresar a la página www.cocosisland.org

¿Cómo funciona?

El “Interceptor” funciona por etapas, que incluyen la toma de la basura con una barrera, una cinta transportadora para desechos, una lanzadera y contenedores.

Los residuos fluyen con la corriente, pero al topar con el aparato, estos son guiados por una barrera hacia la apertura del barco, el cual está diseñado como catamarán que deja pasar el agua mientras retiene la basura.

La captura del plástico la ejecuta una cinta transportadora. Esta sube los desechos que luego toma una lanzadera que los distribuye automáticamente en seis contenedores disponibles. Cuando el “Interceptor” está casi lleno, envía una alerta a sus operadores para que estos vengan.

Los operadores retiran la barcaza del cauce hasta llevarla a la orilla, donde se vacían los contenedores para el envío de su carga a instalaciones previstas para su respectivo manejo.

La iniciativa pretende atender una de los principales señalamientos del Plan Nacional para Gestión Integral de Residuos 2016-2021, según el cual el manejo inadecuado de residuos sólidos es una de las principales amenazas ambientales que además perjudican la salud y calidad de vida de los costarricenses.

Según la Organización de las Naciones Unidas, más de ocho millones de toneladas de plástico terminan en los océanos del planeta lo cual genera graves consecuencias en la flora y fauna marina, la pesca y el turismo.

Juan Fernando Lara S.

Redactor en la sección Sociedad y Servicios. Periodista graduado en la Universidad de Costa Rica. Ganó el premio Redactor del año de La Nación (2012). Escribe sobre servicios públicos, infraestructura, energía y telecomunicaciones.