Lucía Astorga. 27 diciembre, 2019
La cercanía de las obras con la playa y el refugio Gandoca Manzanillo, es motivo de preocupación para miembros de la comunidad que se oponen a que continúen desarrollándose. Foto: Cortesía para LN
La cercanía de las obras con la playa y el refugio Gandoca Manzanillo, es motivo de preocupación para miembros de la comunidad que se oponen a que continúen desarrollándose. Foto: Cortesía para LN

La Fiscalía Agraria Ambiental de Limón y el Sistema Nacional de Áreas de Conservación (SINAC) paralizaron la construcción de cinco cabinas y una recepción en Punta Uva, Talamanca, ante denuncias de que podría afectar el ecosistema del Refugio Mixto de Vida Silvestre Gandoca Manzanillo.

Así lo confirmaron ambas instituciones ante consultas de La Nación, luego que vecinos de la zona, bajo el colectivo Talamanca Se’kō, denunciaran, por medio de las redes sociales, un posible impacto ambiental producto de las obras que se realizan en el lugar.

Tanto la Fiscalía como el Sinac, giraron órdenes para frenar el proyecto, de manera temporal. Foto: Cortesía para LN
Tanto la Fiscalía como el Sinac, giraron órdenes para frenar el proyecto, de manera temporal. Foto: Cortesía para LN

La Fiscalía Agrario Ambiental señaló que, desde el 20 de diciembre anterior, abrió una investigación luego de que vecinos denunciaran que la construcción afectaría el ecosistema y, presuntamente, violaría los 200 metros de la zona marítimo terrestre, de playa Punta Uva.

“De momento, el caso se tramita contra ignorado, es decir, de momento no hay personas imputadas individualizadas. Este despacho ordenó la paralización de la obra, por lo que, desde el pasado lunes, las actividades están detenidas. La Fiscalía pidió al personal del Sistema Nacional de Áreas de Conservación encargarse de monitorear que la medida se esté cumpliendo”, añadió.

Asimismo, se indicó que, por encontrarse el caso en una “etapa que es privada”, no es posible brindar más información.

Faltan permisos

Por su parte, Edwin Cyrus, director del Área de Conservación Amistad Caribe (ACLAC) del SINAC, indicó que ya se había dictado “una medida cautelar de paralización y se notificó a la Policía y Fiscalía”.

La determinación se giró desde el pasado 24 de diciembre, según consta en la notificación hecha a la empresa La G Pesada S. A., dueña de la finca.

Los vecinos están preocupados por el impacto ambiental que tendrían los trabajos de construcción, en los ecosistemas protegidos de Punta Uva. Foto: Cortesía para LN
Los vecinos están preocupados por el impacto ambiental que tendrían los trabajos de construcción, en los ecosistemas protegidos de Punta Uva. Foto: Cortesía para LN

El documento indica la “paralización de las actividades de construcción correlacionadas directa e indirectamente, hasta tanto no se presenten los respectivos permisos de viabilidad ambiental que autoriza la ejecución de las obras y (u otros) atinentes a la misma en el plazo correspondiente de la ley”.

Las obras frenadas serían la construcción de cinco cabinas en un área de 480 metros y una recepción en un área de 60 metros, con fines turísticos.

Para Cyrus, director de ACLAC, lo importante en este caso es “que hay que cumplir con las leyes ambientales, independientemente de donde se ubiquen (las obras)”.

Por lo anterior, se está priorizando la presentación de los permisos de viabilidad ambiental, cuyo análisis permitiría determinar la relación que tendría el proyecto turístico con todo el ecosistema que le rodea, ya sea el Refugio Gandoca Manzanillo o la zona marítimo terrestre de playa Punta Uva.

¿Problema evitable?

El pasado 13 de diciembre, el ministro de Ambiente y Energía (Minae), Carlos Manuel Rodríguez, envió al Consejo Municipal de Talamanca un oficio en el que les solicita “considerar la pertinencia de suspender el otorgamiento de permisos de construcción en la zona marítimo terrestre”, por lo menos hasta que se conozca la propuesta del Plan Regulador Costero, que se desarrolla en colaboración con el Instituto Nacional de Vivienda y Urbanismo (Invu).

“Tal medida será en beneficio de los usuarios, de los planificadores del Invu, de esa Municipalidad y, especialmente, una garantía de que los pasos siguientes para la oficialización del Plan Regulador Costero fluirán sin tropiezo”, concluye el oficio DM-1301-2019.

Según explicó el jerarca, en 2014 se cometió el error de pasar del Minae a la Municipalidad de Talamanca la potestad para dar permisos de uso y construcción, po por medio de la ley número 9.223, Ley de reconocimiento de los derechos de los habitantes del Caribe Sur, que modificó los linderos del Refugio Gandoca Manzanillo.

“Al haber hecho esto, denota la gran diferencia que hay entre el manejo que tiene el Minae y el que hace la Municipalidad, al dar permisos sin concesiones, sin un plan regulador y sin verificar la viabilidad ambiental”, expresó.

El ministro también cuestionó la labor del gobierno local, ya que considera que el permiso de viabilidad ambiental es inexistente, “porque el Sinac tiene que ser consultado por la Secretaría Técnica Nacional Ambiental (Setena), cuando tiene una solicitud de viabilidad ambiental y, en este caso, no tiene información o no ha participado, lo que nos parece una irresponsabilidad y una ilegalidad”.

“Esto demuestra que la Municipalidad no tiene ninguna capacidad para manejar bien la zona marítima terrestre, da permisos en zonas ecológicamente frágil, como este caso un humedal, en donde no se podría dar ningún permiso, lo que demuestra que la Municipalidad no tiene ninguna capacidad o ningún interés por esos temas; no es la primera denuncia que recibimos contra la Municipalidad”, advirtió.

La Nación trató de contactar al alcalde de Talamanca, Marvin Gómez Bran, pero no fue posible, pese a las llamadas a los números telefónicos consignados a su nombre.

Revisión de alcantarillas

La inspección del pasado martes fue la segunda que realizó el Sinac en las últimas dos semanas.

El viernes 20 de diciembre, funcionarios de la institución se hicieron presentes en el sitio, ante denuncias por el “uso de maquinaria en el acceso a la playa en el sector de Punta Uva”, de acuerdo con el documento SINAC-ACLAC-PCP- 174-2019.

La Municipalidad de Talamanca autorizó los trabajos en la finca propiedad de la empresa La G Pesada. Foto: Cortesía para LN
La Municipalidad de Talamanca autorizó los trabajos en la finca propiedad de la empresa La G Pesada. Foto: Cortesía para LN

El Sinac revisó el cambio de cuatro alcantarillas, de un metro de largo por 50 centímetros de diámetro, en el paso de agua del camino a la playa, y determinó que “el sector denunciado se encuentra fuera del Refugio Mixto de Vida Silvestre Gandoca Manzanillo”.

Además, determinó, con base a la “inspección de campo realizada y la información recabada junto con las entrevistas a las personas que se encontraban en el sitio”, que lo denunciado "es de administración de la Municipalidad de Talamanca y que el señor Omar Nelson Gallardo (encargado de caminos del gobierno local) giró las autorizaciones respectivas para que realizaran el cambio de las alcantarillas.

El documento elaborado por Edgar Miranda Chaves, funcionario del Programa de Control y Protección del ACLAC, concluye: “Que las reparaciones autorizadas por la Municipalidad de Talamanca se dan en un camino existente junto con el paso de agua alcantarillado, por lo que se determina que las acciones en el sitio son un reemplazo de alcantarillas. Se recomienda dar por atendida y archivar la denuncia anterior ya que no se observan afectaciones ambientales”.

Colaboró con esta información el periodista Carlos Arguedas.