Lucía Astorga. 25 noviembre, 2019

Una denuncia ciudadana permitió a las autoridades el decomiso de una cría de mono capuchino o carablanca (Cebus imitator), al que mantenían en cautiverio en Uvita de Orotina. Al pequeño primate lo conservaban con un collar en su cuello y una correa para perros.

Así lo dio a conocer este lunes el Sistema Nacional de Áreas de Conservación (Sinac), por medio de una publicación en su sitio oficial de Facebook.

En la imagen se aprecia el collar azul y correspondiente correa, del mismo color, con la que mantenían atado al pequeño primate. Foto: Sinac
En la imagen se aprecia el collar azul y correspondiente correa, del mismo color, con la que mantenían atado al pequeño primate. Foto: Sinac

Según la información, el animalito silvestre se encontraba en “un lugar comercial” de la localidad alajuelense, pero no se brindaron más detalles sobre la actividad del recinto. Por su temprana edad, se considera posible “que la madre haya sido cazada para robar la cría o que muriera por alguna otra circunstancia”.

Las pesquisas fueron realizadas el pasado 22 de noviembre, por funcionarios de las subregiones de Orotina y Esparza. Durante el operativo, también se hallaron en el lugar dos iguanas verdes (Iguana iguana), y un periquito frente naranja (Eupsittula canicularis).

Los animales silvestres fueron decomisados por las autoridades y colocados en jaulas transportadoras, para llevarlos a un centro de rescate, donde se evaluó su estado de salud. Asimismo, se realizará la correspondiente valoración, para determinar si es posible liberarlos en el futuro en su hábitat natural.

Las autoridades aún desconocen lo que pasó con la madre del monito, aunque no descartan que haya sido cazada para robarle su cría. Foto: Sinac
Las autoridades aún desconocen lo que pasó con la madre del monito, aunque no descartan que haya sido cazada para robarle su cría. Foto: Sinac

El Sinac indicó que se presentará un informe policial al Juzgado Contravencional de Orotina, “por la conducta ilegal de tenencia en cautiverio o en condiciones de mascota de animales silvestres, según como lo indica el artículo 110 de la Ley de Conservación de Vida Silvestre N°7317”.

Dicha normativa establece una sanción de dos a cuatro salarios base (de ¢800 mil a ¢1.6 millones, aproximadamente), a quien tenga en cautiverio, sin autorización del Sinac, animales silvestres en peligro de extinción o que pertenecen a poblaciones reducidas.

Todos los animales fueron llevados a un centro de rescate. Foto: Sinac
Todos los animales fueron llevados a un centro de rescate. Foto: Sinac

De igual manera, penaliza con una multa del 50% de un salario base a dos salarios base (entre ¢200 mil y ¢800 mil), cuando se trate de animales silvestres que no se encuentran en peligro de extinción ni en poblaciones reducidas.

El Sinac destacó la importancia que tiene la colaboración ciudadana para dar con este tipo de acciones ilegales, “pues la gran mayoría de estos decomisos no se podrían realizar sin información de las personas que conocen o han observado animales en cautiverio en casas u otros sitios; sin esta ayuda sería difícil para los funcionarios ubicarlos y acabar con el flagelo que significa el cautiverio en animales silvestres”.