Monserrath Vargas L.. 15 enero
Al centro, los ganadores del reconocimiento: el tico Enrique Lin Shiao y Camille Syrett, una científica estadounidense. Los acompañan sus mentoras (en los extremos) Shelley L. Berger y Montserrat C. Anguera. Foto cortesía Enrique Lin Shiao.
Al centro, los ganadores del reconocimiento: el tico Enrique Lin Shiao y Camille Syrett, una científica estadounidense. Los acompañan sus mentoras (en los extremos) Shelley L. Berger y Montserrat C. Anguera. Foto cortesía Enrique Lin Shiao.

El joven costarricense Enrique Lin Shiao obtuvo el Premio Tom Kadesch en Genética, para doctorados que demuestren excelencia en logros científicos y ciudadanía en Estados Unidos.

La Universidad de Pensilvania le otorgó el galardón al nacional pues, durante su doctorado publicó “seis artículos científicos, dos de ellos como autor principal. Su investigación se enfocó en epigenética y cómo la organización del ADN afecta procesos en diferentes enfermedades, desde el paladar hendido hasta la resistencia a nuevos tratamientos de cáncer”, comentó.

Asimismo, Lin Shiao fundó dos organizaciones: “el grupo de diplomacia científica en la Universidad de Pensilvania y el podcast “Caminos en Ciencia” junto a mi colega Kevin Alicea Torres”, recordó.

El muchacho, quien en la actualidad es investigador postdoctoral en el laboratorio de Jennifer A. Doudna, del Instituto de Innovación Genómica de la Universidad de California, Berkeley, explicó que junto al grupo de diplomacia científica colaboraron con embajadas y grupos en Lituania, Filipinas, Cuba, Corea del Norte y Costa Rica.

El premio también fue otorgado a la doctora Camille Syrett, una científica estadounidense que estudió los efectos de la lionización (inactivación de uno de los dos cromosomas X en mamíferas) en el sistema inmune, ya que estas investigaciones dan pistas sobre el por qué algunas enfermedades autoinmunes como el lupus son más prevalentes en las mujeres.

A ella también se le reconoció por su labor en comunicación de la ciencia.

Específicamente el premio que obtuvo este joven costarricense es otorgado cada año por el departamento de genética de la Universidad de Pensilvania a uno o dos científicos. Debe ser un profesor de la facultad el que realice la nominación, en el caso de Enrique Lin Shiao fue su mentora Shelley L. Berger.

Caminos en Ciencia

El podcast que Enrique Lin Shiao y su colega Kevin crearon se llama Caminos en Ciencia y pretende “darle voz a científicas y científicos latinos provenientes de todos los países en Latinoamérica para que puedan contarnos sobre los retos, éxitos y lecciones que encontraron en sus caminos en ciencia", según sus creadores.

Al crecer, ellos no tenían muy claros los pasos a seguir para llegar a tener una carrera en ciencia y fue de ahí de donde surgió la inquietud por entrevistar a personas de la región para proveer a jóvenes que están interesados en profesiones científicas, con la idea de que estos se convirtieran en sus modelos a seguir.

“Aprendemos muchísimo en estas entrevistas sobre cómo se puede hacer ciencia cuando existen menos recursos y cómo lidiar con retos como ser una persona indocumentada, no poder hablar inglés en un campo donde el inglés es la lengua universal o como lidiar con el síndrome del impostor”, dijo el joven.

Enrique Lin Shiao se mostró contento de haber entrevistado a dos costarricenses que admira mucho: Melania Guerra (La tica polar) y Sandra Cauffman, quien lidera la División de Ciencias Terrestres de la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio.

“Compartir sus trayectorias con todo el público latinoamericano fue muy especial y sé que inspirará a muchas personas”, manifestó el muchacho.

El podcast se encuentra en su tercera temporada y ya cuenta con 27 episodios en línea. “Nos pueden encontrar en la página web caminosenciencia.org, en iTunes y en el podcast app”, comentó el costarricense.

“La ciencia abre muchas puertas para el desarrollo, además en Latinoamérica tenemos potencial de sobra para avanzar en descubrimientos científicos. Me parece que muchas veces lo que nos falta es representación, ver personas que comparten nuestra trayectoria y vienen de las ciudades y barrios donde crecimos haciendo lo que nosotros queremos alcanzar”, concluyó el joven.