Lucía Astorga. 4 noviembre, 2019
En la imagen se aprecia el hueco causado por la colisión de un carro contra el muro en la esquina sureste del Teatro Nacional. Foto: Teatro Nacional
En la imagen se aprecia el hueco causado por la colisión de un carro contra el muro en la esquina sureste del Teatro Nacional. Foto: Teatro Nacional

El muro ubicado en la esquina sureste del Teatro Nacional quedó con un agujero, luego que un vehículo se precipitara contra la estructura de piedra de 122 años, durante la madrugada del sábado.

La oficina de prensa de la institución indicó que el automóvil primero colisionó con una motocicleta y seguidamente chocó contra el paredón entre calle 5, ocasionando los daños.

“El muro no se va a caer, aunque sí quedó torcido”, dijo este lunes a La Nación el coordinador del departamento de Conservación del Teatro Nacional, William Monge.

Se consultó a la Policía de Tránsito y a la Policía de la Municipalidad de San José con respecto a lo ocurrido, pero indicaron que no tenían reporte alguno de la colisión.

Una placa metálica cubre el agujero en la estructura de 122 años, en otras partes del paredón de piedra se pueden también apreciar otros daños. Foto: Jorge Navarro
Una placa metálica cubre el agujero en la estructura de 122 años, en otras partes del paredón de piedra se pueden también apreciar otros daños. Foto: Jorge Navarro

En total, el área dañada del muro se estima en unos ocho metros de largo; en esta zona se encuentra un hueco que por razones de seguridad tuvo que ser cerrado con una lámina de madera ya que según describió el vocero, “uno podría pasar agachado ahí, de un lado a otro”.

Tras el accidente, personal del Teatro procedió a recoger los escombros y guardarlos en forma ordenada, según corresponda con la colocación de los ladrillos: si son de la parte externa o internos.

"Es un muro de ladrillo que tiene la misma edad del Teatro Nacional, 122 años, está coronado por encima con una piedra conocida como ‘lomo de burro’, sobre la cuál está montada la verja.

La verja es prefabricada, así fue traída de Europa cuando se construyó el Teatro; dichosamente como no es soldada, cedió ante el golpe y no se dañó, solamente se aflojó, lo que facilita el ensamblaje posterior", explicó Monge.

El Teatro Nacional ya procedió a colocar cintas de precaución en el área afectada, para que los peatones tengan el cuidado respectivo, ante cualquier desprendimiento que se pueda producir. Foto: Jorge Navarro
El Teatro Nacional ya procedió a colocar cintas de precaución en el área afectada, para que los peatones tengan el cuidado respectivo, ante cualquier desprendimiento que se pueda producir. Foto: Jorge Navarro

El área se encuentra por el momento acordonada con cinta amarilla, para que los transeúntes tomen las medidas de precaución al caminar por la transitada acera que colinda con el monumento nacional.

En cuanto al proceso de restauración del muro, este conlleva varios pasos previos como la colocación de unas láminas metálicas de zinc de hasta dos metros de altura, ya que se tienen que remover la verjas que resguardan el recinto. También se debe cerrar el paso por la acera, mientras se efectúan los trabajos, que podrían extenderse hasta la primera o segunda semana de enero.

Seguidamente, se daría paso a un proceso de anastilosis, que implica el recoger los ladrillos que se cayeron y volverlos a colocar en su lugar como si fuera un rompecabezas, para no perder tejido histórico en lo posible.

“Después habrá que hacer resane en el repello y volver a montar la verja”, señaló Monge.

Entre las acciones que se deben realizar para restaurar el muro a su apariencia original, está el alineamiento de las piedras que retrocedieron, producto del impacto. Foto: Jorge Navarro
Entre las acciones que se deben realizar para restaurar el muro a su apariencia original, está el alineamiento de las piedras que retrocedieron, producto del impacto. Foto: Jorge Navarro

Paralelo a esto, hay un proceso administrativo de informar al Centro de Investigación y Conservación del Patrimonio Cultural del Ministerio de Cultura y Juventud; así como informarle al Instituto Nacional de Seguros (INS) para que se aplique la póliza que protege al Teatro Nacional. Asimismo, se procederá a notificar de lo sucedido a la Fiscalía Adjunta Agrario Ambiental, del daño patrimonial.

Los mismos operarios de planta del Teatro Nacional se encargarían de realizar las obras de restauración.

Si bien Monge lamentó lo ocurrido, considera un consuelo que no se diera “destrucción del tejido histórico” de la centenaria estructura, ya que son optimistas en poder recuperar su imagen original, eso sí, con algunas “cicatrices".

El funcionario también recordó un hecho similar que se registró el pasado 7 de agosto, cuando un vehículo circulando por la misma calle 5, chocó contra la fachada del Teatro Vargas Calvo.

Según el relato que testigos dieron a La Teja, en esa ocasión los hechos se produjeron cuando un carro que hacía zig-zag, se montó sobre la acera, dañando el muro del edificio, una columna, ventana principal y cortinas metálicas.