Cables

Las heridas no se cierran entre los indígenas canadienses por las tumbas de niños

Canadá sigue agitada después de que se encontrasen, hace casi seis meses, los restos de cientos de niños enterrados en internados católicos creados hace un siglo para asimilar por la fuerza a los pueblos indígenas del país.

La comunidad indígena de Kamloops, convertida en símbolo del escándalo, sigue luchando por recuperarse mientras continúa la búsqueda de más restos y los trabajos de identificación de las víctimas halladas.

Por primera vez desde mayo, cuando se descubrieron los restos de más de 200 niños en un internado de la Columbia Británica, el primer ministro del país, Justin Trudeau, visitará el lunes la comunidad Tk'emlups te Secwepemc.

"Se han abierto viejas heridas" en los últimos meses, declaró a la AFP la jefa de la comunidad, Rosanne Casimir.

El hallazgo de las fosas confirmó lo que la comunidades indígenas ya se imaginaban. Durante años denunciaron la desaparición de miles de niños en estos centros del Estado y gestionados por la Iglesia católica.

En los últimos meses, se han encontrado más de 1.000 tumbas anónimas cerca de los antiguos internados, lo que ha arrojado luz sobre un oscuro capítulo de la historia de Canadá y su política de asimilación forzosa de los pueblos indígenas.

"Hubo muchos abusos y hambre" en la escuela de Kamloops, la mayor del país, dijo a la AFP Evelyn Camille, una superviviente de la escuela.

La anciana de la comunidad, de 82 años, se ahogaba en sus lágrimas mientras hablaba.

Unos 150.000 niños indios, metis e inuit pasaron por 139 internados de Canadá los desde finales del siglo XIX hasta la década de 1990. Los menores estuvieron meses, incluso años, aislados de sus familias, su lengua y su cultura. Miles de ellos nunca volvieron a casa.

Una comisión de la verdad y la reconciliación concluyó en 2015 calificó esta política gubernamental de "genocidio cultural".

Para Casimir todavía hay muchas preguntas sin respuesta: "¿Por qué el gobierno no ha hecho nada antes? ¿Por qué ahora acaba de salir a la luz? ¿Y por qué la gente está escuchando hoy?".

La Iglesia católica ha pedido disculpas a los pueblos indígenas de Canadá por los abusos cometidos en los internados, aunque los líderes de estas comunidades piden que sea el Papa quien entone un mea culpa.

Las comunidades indígenas también exigen a la Iglesia y al gobierno canadiense que compartan toda la información que pueda ayudar a identificar a los niños, como los registros de asistencia a la escuela.

Camille dijo que la identificación de los restos traería la paz a muchas familias.

"Es muy importante llevar la paz a las diferentes familias", reconoció Camille. "Creemos que cuando los niños perdieron la vida, su viaje no terminó y su espíritu permaneció con los restos".

"Han esperado allí mucho tiempo, y ahora que han sido descubiertos, tienen que encontrar primero quiénes son, quiénes eran".

La tecnología que confirmó la ubicación de las tumbas "no es como una radiografía, no muestra los huesos, los cuerpos", dijo a la AFP la especialista en georradares Sarah Beaulieu, que participó en la investigación arqueológica.

Estos últimos, realizados en una superficie de 0,8 hectáreas, han dado resultados preliminares. Pero aún quedan por analizar 65 hectáreas en el internado de Kamloops.

Encontrar a todos los niños desaparecidos podría llevar "mucho tiempo, no sólo un año o dos", advierte Casimir.

ast/tib/la/to/caw/dga/gm