Fabrice Le Lous. 22 septiembre
.
.

Hasta el pasado 15 de setiembre, el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) había recibido 63 denuncias relacionadas con la palabra “Skokka”. Algunas de ellas implican extorsiones y amenazas de muerte.

De estas 63 denuncias, 4 se dieron en 2019, 31 se dieron entre el 1 de enero y el 31 de julio de 2020 a nivel nacional, y 28 se han dado entre el 1 de agosto y el 15 de setiembre de este año, solo en la provincia de San José.

Hay un aumento y cierto nivel de alerta en algunas zonas de Costa Rica que se evidencia en Google, donde últimamente las palabras “Skokka amenaza de muerte” se teclean miles de veces por semana en el país.

En este Explicador detallamos qué es Skokka, qué son estas amenazas y qué hace el OIJ respecto a ellas. También ahondamos en lo que hace la empresa Skokka para contrarrestar estos males causados por terceros.

¿Qué es Skokka?

Skokka es un sitio web que funciona como páginas amarillas para servicios sexuales. Se encuentra en más de 20 países y se autodenominan como líderes en el sector.

Los usuarios pueden ponerse en contacto con trabajadores y trabajadoras sexuales a través del sitio, que lo único que hace es facilitar la comunicación.

Una vez seleccionada la persona, comienza una interacción a través de chat digital por la vía que las personas elijan. Cada anuncio tiene un número telefónico fijo o celular para charlar, o bien un número de WhatsApp.

¿Cómo son las amenazas?

En abril pasado, cuando estas denuncias comenzaban a aparecer en Costa Rica, el OIJ comunicó que algunas de las quejas describían escenarios hipotéticos como este:

--El usuario contacta con la persona que ofrece el servicio a través de un anuncio en Skokka.

--Minutos después de iniciar el intercambio por chat o por llamada, al usuario lo llama alguien que dice ser miembro de un cártel mexicano y que tiene sicarios contratados para matarlo o herirlo en caso de que no deposite un monto de dinero a una cuenta que ellos brindan.

--Estos montos van desde ¢100.000 hasta ¢300.000, según el OIJ.

--Tras realizar el pago, el usuario sigue siendo contactado, pero esta vez por números internacionales que le piden más dinero vía transferencias con empresas de envíos de remesas.

De la empresa Skokka, consultados para esta publicación, nos indican que han sabido de estos inconvenientes, y los describen de esta forma:

“Estos estafadores que usted menciona, se anuncian de forma falsa en nuestro sitio web para poder captar números de teléfono. Así pues, proceden luego a la extorsión mencionada. Exactamente igual que podría pasar en otro tipo de sitio web, plataforma o aplicación, cuya forma de contacto queda visible para cualquier usuario que entre en la web”, precisan voceros oficiales de Skokka.

Para César Bravo, máster en ciberseguridad e inventor líder del Comité Latinoamericano de Patentes, ataques como estos pueden dividirse en tres tipos:

“Esa pagina es controversial por que es muy usada para contratar y promocionar servicios sexuales. Aquí hay dos tipos de engaños”, describe Bravo.

1-- Amenazas sin fundamentos ni mayores peligros (pueden ignorarse, a pesar del miedo que puedan generar).

2-- La situación puede evolución a la “sextorsión”, en la que trabajadores sexuales que usan plataformas como Skokka, se ganan la confianza de la persona para que tengan “sexo por videollamada”, y luego extorsionan a la persona de que si no dan un determinado monto de dinero, van a publicar sus videos.

El experto asegura que “en un 99,9% de casos”, las amenazas solamente son parte de una estafa.

El OIJ respalda este punto. Consultados para este Explicador, nos dijeron: “Podemos indicar que la gran mayoría son timos para intimidar y solicitar dinero a cambio”.

“Disponemos de un departamento de privacidad y de calidad que trabaja en la limpieza de anuncios cada día, 7 días a la semana”, explican voceros de Skokka. “Este es el equipo encargado de detectar los fraudes y eliminarlos de la web. O bien recibe el aviso de los propios usuarios, y se procede al borrado del anuncio de forma inmediata. Estos avisos son los propios anunciantes y usuarios quien los detectan y contactan con Skokka a través de los emails oficiales: support.cr@skokka.com y privacy.cr@skokka.com”.

Este es uno de los anuncios que hace Skokka Costa Rica en sus redes pare prevenir este tipo de eventos:

¿Qué hace el OIJ con los “casos Skokka”?

Enviamos consultas a la Sección de Delitos Varios del OIJ, que atiende estos casos, y supimos que el organismo hace valoraciones previas en dos aspectos cuando recibe estas denuncias:

1-- Se valora el riesgo, determinando si hay o si existe una amenaza latente. Algunos casos se trabajan con la Oficina de Protección de Víctimas.

2-- Se le da asesoría con algún investigador especializado en estos temas a la persona que denuncia la amenaza, con el fin de dar seguimiento a posibles amenazas. De igual forma, se valora la información que pueda ser pública por parte del denunciante, y se busca evitar que llegue a manos de los extorsionadores, quienes pueden usarla para continuar sus ataques.

“En cuanto a recomendación”, puntualizan especialistas del OIJ, “es importante quedar entendidos que al navegar en internet y reenviar información personal o de contacto, no es posible determinar fácilmente quién la pueda obtener y utilizarla para la comisión de delitos. Hasta el momento no hemos determinado en nuestra oficina ningún caso que haya sobrepasado la amenaza telefónica con datos básicos hacia la persona ofendida, por lo que sí podemos indicar que la gran mayoría son timos para intimidar y solicitar dinero a cambio”.

Las autoridades recomiendan a las personas ser precavidas y no brindar información a personas desconocidas, las cuales luego la puedan utilizar en su contra.

En Skokka, aclaran desde la empresa, nunca se solicitan claves secretas ni información bancaria por email, mensaje de WhatsApp o llamada. Y nunca se deben ceder los datos confidenciales a desconocidos.

Pero en caso de que una persona esté siendo víctima de amenazas o extorsiones, lo más recomendable es que se presente a la sede del OIJ más cercana a interponer la respectiva denuncia.