Fabrice Le Lous. 12 mayo

En las últimas semanas, el miedo por la posibilidad de que la vespa mandarinia o avispa gigante de Asia llegue a Costa Rica ha aumentado. A este pequeño animal aurinegro, a veces lo acompaña el mote de “asesino”.

En este Explicador conversamos con un experto en biología de insectos y buscamos en la ciencia si realmente debemos temerle a esta avispa.

El miedo ha aumentado en Latinoamérica porque se localizaron algunas de estas avispas en Estados Unidos, un país donde nunca antes se habían visto.

Impresionante video en cámara lenta y filmado a 60 fotogramas por segundo de la avispa gigante de Asia:

Diferencias entre abeja y avispa

Entre abejas y avispas hay más de 20.000 variedades. Todas entran en la familia de los himenópteros, junto con las hormigas. Se trata de insectos caracterizados por tener dos pares de alas membranosas y el ovipositor (órgano usado por las hembras de muchos insectos para depositar huevos) modificado en forma de aguijón que sirve para inyectar veneno con fines defensivos.

La mayoría de himenópteros son inofensivos para el ser humano y solamente pican cuando se ven amenazados.

Abeja

Una abeja melífera.
Una abeja melífera.

Color: tienen el cuerpo pardo, no necesariamente negro, y sus rayas amarillas están mejor definidas, aunque no son tan brillantes o llamativas.

Forma del cuerpo: a simple vista, parecen un bultito uniforme. La separación entre su tórax y su abdomen no es tan notable. Además, las abejas son peludas. Tienen pelitos de queratina en el tórax, la cara, el abdomen y las patas.

Dieta: comen néctar. Son herbívoras especializadas.

Picadura: solo pueden picar una vez, y la mayoría de las veces esta picadura resulta mortal para ellas. En su picadura, el aguijón de la abeja queda anclado en la piel y al tratar de sacarlo el insecto sufre desgarros que le causan la muerte.

Aunque existen miles de variantes, la abeja más común en la abeja melífera, productora de miel.

Avispa

Una avispa vespula vulgaris.
Una avispa vespula vulgaris.

Color: son marrón oscuro o negras, con líneas amarillas brillantes. El color claro puede también ser anaranjado o dorado, aunque hay especies de avispas totalmente negras.

Forma del cuerpo: tienen una “cintura” muy delgada, que separa notablemente su abdomen de su tórax. Por lo general no tienen pelos, o tienen pelitos muy pequeños.

Dieta: son carnívoras y parásitas en su etapa de larva y se convierten en omnívoras en su estaba adulta. Suelen comer materia vegetal y carroña. Algunas avispas atacan colmenas de abejas para robar el néctar, la miel, y alimentarse de las larvas. Existen variantes que solo se alimentan de néctar en su etapa adulta.

Picadura: pueden picar varias veces y alejarse de su víctima para continuar con su vida.

Aunque existen miles de variantes, la avispa más común es la avispa vespula vulgaris, cuyo cuerpo tiene franjas amarillas y negras en la parte inferior del abdomen, y la parte superior es negra con manchas amarillentas.

Una avispa gigante de Asia acecha una colmena de abejas. En este caso, la avispa es unas 5 veces más grande que sus víctimas. Foto: MBCentertainment (Corea del Sur), tomado de YouTube.
Una avispa gigante de Asia acecha una colmena de abejas. En este caso, la avispa es unas 5 veces más grande que sus víctimas. Foto: MBCentertainment (Corea del Sur), tomado de YouTube.
Ficha biológica de la avispa gigante de Asia

Esta es una variedad de avispa que se caracteriza por su gran tamaño.

La vespa mandarinia o avispa gigante de Asia, puede llegar a medir 5 centímetros y sus cuerpos son muy duros. Su aguijón también es más grande (0.6 cm), y su glándula de veneno le permite inyectar cantidades importantes a sus víctimas a la hora de defenderse.

Paul Hanson, biólogo y entomólogo de la Escuela de Biología de la Universidad de Costa Rica, nos explica que estas avispas no se dedican a perseguir humanos para matarlos, por lo que el adjetivo de “asesinas” le resulta un poco exagerado.

Es un nombre alarmista”, valora Hanson. “El nombre común es avispa gigante de Asia. Lo de asesino le da mala reputación, y en realidad se refiere a su efecto en la abeja melífera (la de la miel). Estas avispas comen varias cosas. No es que sean especialistas en abejas. Cuando hay un panal cerca de su colmena, es cuando aprovechan. Principalmente en otoño. No pueden atacar a las abejas en cualquier momento. Tienen que esperar a que su propia colonia de avispas crezca en tamaño. Por lo menos requiere unas 100 obreras”.

Como todas las avispas, explica Paul Hanson, la avispa gigante de Asia es también carnívora, pero esto puede incluso ser benéfico cuando caza plagas. Todo depende de qué caza, dice el experto.

“Igual que nuestras avispas nativas de Costa Rica, que cazan orugas y otros insectos, y juegan un papel importante en el control de poblaciones de otros insectos. Esta especie de Asia tiene la particularidad de que son capaces de cazar abejas”.

A la hora de matar abejas, la avispa gigante de Asia no utiliza su aguijón sino que las muerde con su poderosa mandíbula. Es común que, en pleno vuelo, decapiten a la abeja, tiren su cabeza y usen el cuerpo como alimento para sus crías de regreso al nido.

Cuando las habitantes de un nido de avispas gigantes de Asia salen a buscar comida, pueden hacer viajes individuales en busca de insectos solitarios o de otros alimentos. Pero si hay una colmena de abejas cerca (unos kilómetros), envían una avispa exploradora para identificar su localización, esta suelta unas gotitas de una sustancia química que contiene una feromona especial, y este químico llamará a sus avispas gigantes compañeras.

“Cuando uno ve (hormigas) zompopas todas atacando un árbol o cuando vemos filas de hormigas en la cocina, es lo mismo. Dejan gotitas de una sustancia química que se llama feromona. Esto llama a las demás y es guía para las obreras”, explica Hanson.

A la hora de atacar la colmena, las avispas se suspenden en el aire y esperan para interceptar a las abejas (hasta 4 o 5 veces más pequeñas y con menos defensas) en pleno vuelo. Las matan una por una y se quedan con la colmena para robar el néctar y las larvas y cadáveres de abejas.

“Son avispas muy grandes, tres o más veces más grandes que una abeja, y tienen un exoesqueleto muy duro. Son enormes y tienen mandíbulas feroces”, describe el entomólogo Hanson.

(Video) ¿Cuál es la amenaza real de los 'avispones asesinos' que llegaron a EE. UU.?

El miedo humano a su picadura

La avispa gigante de Asia solamente se encuentra establecida en Asia. Sobre todo al sur de China, al sur de Japón y al norte de India, según detalla Paul Hanson.

En las regiones en las que esta avispa es originaria, su picadura puede provocar la muerte de entre 30 y 50 personas por año, como es el caso de promedios de este tipo de muertes en Japón. O en China en 2013, cuando 42 personas fallecieron solo en la provincia de Shaanxi por ataques de este animal.

“Tiene una glándula de veneno más grande y es más doloroso que una avispa normal”, explica Paul Hanson. “Una persona sin alergia puede aguantar unos pocos piquetes. Para alguien con alergia, un solo piquete puede ser peligroso. Para una persona sin alergia, duele mucho, pero no es tan peligroso un solo piquete. En China se dice que ya con 10 piquetes se debe ir a un hospital. Si te pican, hay que correr. No quedarte expuesto. En China y en Japón hay como 50 muertes humanas por año. Es un muy promedio muy bajo para países tan poblados”.

En resumen, el miedo a una picadura de avispa gigante de Asia, incluso para habitantes de Japón o China, donde vive esta especie, es un poco exagerado.

Según una investigación divulgada en el sitio web Gates Notes, de Bill Gates, cada año mueren unas 830.000 personas por piquetes de mosquitos y las enfermedades que transmiten; 580.000 mueren por culpa de otros humanos; 60.000 mueren por serpientes; 500 por hipopótamos; 100 por elefantes; 60 por abejas y 6 por tiburones. Esto ayuda a poner en perspectiva la peligrosidad de la avispa gigante asiática en cuanto a vidas humanas.

Preocupación de los apicultores costarricenses

La avispa gigante de Asia solamente se encuentra establecida en Asia. Sobre todo al sur de China, al sur de Japón y al norte de India, según detalla Paul Hanson.

Lo ocurrido en Estados Unidos recientemente es que el pasado mes de diciembre, de 2019, dos avispas gigantes de Asia fueron encontradas en el frío estado de Washington, al noroeste estadounidense. A unos cuantos kilómetros del lugar donde se localizaron, un apicultor encontró sus colmenas repletas de abejas muertas. Aunque no culpa directamente a las avispas gigantes, en la localidad se levantaron sospechas por el hallazgo del animal asiático y científicos se enrumbaron en una búsqueda de avispas.

La avispa gigante de Asia no suele atacar humanos a menos que estos se acerquen a su nido y ellas se sientan amenazadas. Los casos de muertes a merced del veneno de este insecto se debe más a casos aislados que a la norma habitual de la naturaleza. En cambio, la especie que sí puede ser víctima son las abejas.

Las avispas gigantes pueden recorrer kilómetros de distancia en busca de colonias de abejas. Incluso emplean avispas exploradoras para localizar sus objetivos. Una vez identificada la colonia que atacarán, la exploradora llama a sus compañeros con la feromona que comentamos antes. El objetivo es destruir la colmena y robar alimento (néctar y cadáveres).

La apicultura es la actividad humana que cría abejas melíferas y las protege y cuida para consumir los productos que estas elaboran y recolectan. El principal producto es la miel. Hay pinturas rupestres en una cueva de Valencia, España, de 9.000 años antes de la Era Común, que describe la actividad de la crianza de abejas.

Un apicultor trabaja con grandes colmenas para garantizar sus productos. Un grupo de esta especie de avispas puede destruir una colmena de abejas entera en pocas horas. Y las abejas de nuestro continente no tienen defensas para contrarrestar un ataque de un depredador como este.

En Japón, donde las abejas han coevolucionado con las avispas gigantes de Asia, hay una especie de abejas que desarrolló una defensa exclusiva contra la avispa.

Es entendible que los apicultores de Costa Rica estén alerta, aunque las probabilidades de que estas avispas se establezcan en el país son mínimas.

¿Llegará a Costa Rica?

Para Paul Hanson, la posibilidad de que las avispas gigantes de Asia llegue al país es muy limitada.

Por ahora, la avispa no se ha establecido en Estados Unidos, o no hay pruebas de ello. No se han encontrado nidos ni señales de reproducciones masivas del insecto.

Además, hay una diferencia capital entre que la avispa llegue y que se establezca.

“Que llegue es posible con el intercambio de comercio entre China y Costa Rica. La pregunta es si puede establecerse. Esto nadie lo sabe. Yo personalmente tengo mis dudas, pero no lo puedo decir con certeza. La buena noticia es que hay mucha gente alerta. Ahora los inspectores en puertos y en aeropuertos saben de esta especie”, valora el entomólogo.

Una diferencia mayor en cuanto al hábitat natural de esta avispa es el clima. En Costa Rica tenemos dos estaciones: seca y lluviosa. En los climas templados donde estas avispas viven, su ciclo vital está ligado estrechamente a cuatro estaciones.

--En invierno, la avispa reina pasa el frío sola, hibernando.

--En primavera pone los huevos y hace su colonia.

--En verano es el momento en el que la colonia es más fuerte. Las obreras son una centena y le llevan alimento a la reina para hacer y alimentar sus crías.

--En otoño, nuevas reinas y machos copulan. La primera reina y los machos mueren, y las nuevas reinas pasarán invierno otra vez solas para repetir el ciclo.

“Es un ciclo de vida un año muy adaptado a zonas templadas”, dice Hanson. Las avispas de Costa Rica no tienen un ciclo como ese. Y tampoco lo tienen las hormigas, donde una hormiga reina puede vivir hasta 20 años.

Una avispa gigante de Asia acecha una colmena de abejas. En este caso, la avispa es unas 5 veces más grande que sus víctimas. Foto: MBCentertainment (Corea del Sur), tomado de YouTube.
Una avispa gigante de Asia acecha una colmena de abejas. En este caso, la avispa es unas 5 veces más grande que sus víctimas. Foto: MBCentertainment (Corea del Sur), tomado de YouTube.