El Explicador

La lucha legal que dará Donald Trump, explicada paso a paso

Donald Trump ha llamado ‘fraude’ la elección presidencial 2020, y, junto a su equipo, luchará por disputar el conteo de votos en diferentes estados. Explicamos paso a paso cómo será esta lucha y hasta cuándo puede extenderse.

El Explicador | La lucha legal que dará Donald Trump, explicada paso a paso

Según el conteo oficial de votos, y según anunció la agencia de noticias estatal, AP (Associated Press), el candidato demócrata Joe Biden es el presidente electo de los Estados Unidos (EE.UU.). Pero su rival, Donald Trump, no contempla la derrota, y buscará la reelección a través de un largo y complejo camino legal.

Explicamos el paso a paso de la lucha que dará Trump con ayuda de este artículo del New York Times, y este de The Guardian. Y este video de El País.

Así funciona el proceso electoral normalmente:

--Día de la elección

--Conteo de papeletas

--Certificación de los resultados

--El Colegio Electoral vota

--Un candidato gana la mayoría de votos

--Ese candidato es elegido presidente de EE.UU.

Sin embargo, si hay demandas legales, contestaciones de resultados, y recuentos de votos en estados donde el margen de victoria es muy delgado (menor a un 1 punto porcentual como en Wisconsin, por ejemplo), es posible que tengamos que esperar semanas para conocer al ganador de la elección presidencial 2020.

De hecho, la fecha tope para saber quién ganó es el 20 de enero, día inaugural del nuevo gobierno.

Si Donald Trump y su equipo logran empujar al máximo su lucha, la batalla legal podría explayarse hasta los primeros 20 días del 2021.

Estas son las fechas clave que rodean la elección:

3 de noviembre: Día de la elección

6 de noviembre: Fecha límite en Pensilvania, Kansas, Kentucky, Massachusetts y Virginia para recibir papeletas electorales enviadas a más tardar el 3 de noviembre, que contarán para elección 2020. (de estos estados, solo Pennsylvania no ha declarado a un ganador oficialmente).

20 de noviembre: Fecha límite en California para recibir papeletas electorales enviadas a más tardar el 3 de noviembre, que contarán para la elección 2020. Esta es la última fecha límite del país, pero en California ya fue declarado ganador Joe Biden, por un altísimo margen (un 65% contra un 33%).

21 de noviembre en adelante: El conteo de votos enviados por correo continúa, y también pueden ser retados estos conteos por la vía legal, en todo el país.

8 de diciembre: Día del “puerto seguro”. Para esta fecha, todos los estados deben haber seleccionado a sus grandes electores para el Colegio Electoral.

Ojo: para que el proceso electoral se desarrolle normalmente y sin contratiempos, todos los conteos de votos de todos los estados deben estar certificados para este día.

14 de diciembre: Los 538 miembros del Colegio Electoral se reúnen en sus estados y en el Distrito de Columbia (Washington D.C., la capital) para votar formalmente por el presidente y el vicepresidente.

Ojo: este es un paso tradicionalmente simbólico. A estas alturas, ya se conoce al ganador, pues los grandes electores votan de acuerdo con los resultados de la votación en su estado.

No obstante, en la Constitución de Estados Unidos no dice por ninguna parte que sea obligatorio que los grandes electores le hagan caso a los ciudadanos de su estado (al voto popular estatal). O sea que puede darse una situación en la que uno o más grandes electores del Colegio Electoral voten por el candidato que ellos quieran personalmente.

A los miembros del Colegio Electoral que votan en contra de la elección de sus ciudadanos, se les conoce como “elector desleal”.

3 de enero: Se instaura el 117.° Congreso de Estados Unidos, con los miembros elegidos en el 2020.

6 de enero: Los votos electorales son contados formalmente ante una sesión del Congreso. El presidente del Senado anuncia formalmente el resultado de la votación.

20 de enero: Día de la inauguración del nuevo gobierno.

Estos son los diferentes escenarios en los cuales puede desembocar la elección presidencial 2020, hasta que sepamos quién es el ganador

Escenario A: todo normal y sencillo

1-- Día de la elección

2-- Conteo de papeletas

3-- No se recuentan los votos en ningún estado

4-- Los resultados son certificados

5-- Un candidato gana la mayoría de votos electorales (270 como mínimo para ganar)

6-- Hay presidente electo oficialmente en tiempo y forma

Lo más seguro es que escenario ya no suceda, porque Donald Trump ha anunciado disputas legales en algunos estados.

Escenario B: todo normal, pero sin mayoría mínima

1-- Día de la elección

2-- Conteo de papeletas

3-- No se recuentan los votos en ningún estado

4-- Los resultados son certificados

5-- Ningún candidato llega a los 270 votos electorales mínimos para ser ganador.

6-- La Cámara de Representantes vota por el presidente

7-- Hay presidente electo

Es muy complicado que este escenario se dé, pues según el conteo de votos, Joe Biden ha sacado ventajas claves en estados que votaron por Donald Trump en el 2016, y según el conteo oficial, tiene al menos 279 votos del Colegio Electoral, de los 270 mínimos para ganar la presidencia.

Escenario C: se impugnan los resultados, pero sin grandes cambios

1-- Día de la elección

2-- Conteo de papeletas

3-- Se recuentan los votos en algunos estados y/o se impugnan los resultados legalmente por el equipo de alguno de los candidatos

4-- La apelación legal y el recuento de votos se resuelven por las instancias judiciales en los estados antes del 8 de diciembre (“puerto seguro”)

5-- Los resultados son certificados a tiempo

6-- Un candidato gana la mayoría de votos electorales (270 como mínimo para ganar)

7-- Hay presidente electo

Este escenario es uno de los más probables ahora mismo (semana del 9-15 de noviembre).

Escenario D: se impugnan los resultados y cruzamos la fecha límite sin que haya resolución de la disputa legal

1-- Día de la elección

2-- Conteo de papeletas

3-- Se recuentan los votos en algunos estados y/o se apelan los resultados legalmente por el equipo de alguno de los candidatos

4-- La impugnación legal y el recuento de votos no se resuelven por las instancias judiciales en los estados antes del 8 de diciembre (“puerto seguro”)

5-- Los resultados no son certificados a tiempo

6-- Los gobernadores estatales de los estados en disputa pueden entrar en juego, dependiendo del estado.

Así explica el New York Times:

“Si el resultado de un recuento o de una disputa no se resuelve antes de la fecha límite, una legislatura estatal tiene la autoridad bajo la Constitución para nombrar a los grandes electores del estado, independientemente del voto popular del estado”.

“Cuando un estado no ha tomado una decisión antes de la fecha límite de ‘puerto seguro’, una legislatura estatal podría decidir que los resultados de las elecciones, aún en disputa, son ilegales, y puede seleccionar a sus propios grandes electores”.

Así, un estado en disputa puede ser ganado por un candidato que no venció en el conteo oficial.

7-- Con la nueva cuenta y luego de las disputas y apelaciones que sean interpuestas, un candidato gana la mayoría de votos electorales (270 como mínimo para ganar)

8-- Hay presidente electo

Este escenario es uno de los más probables ahora mismo (semana del 9-15 de noviembre)..

Antecedente de disputa legal en elecciones presidenciales: Florida, año 2000

En la elección presidencial del 2000, entre George W. Bush (republicano) y Al Gore (demócrata), un margen ínfimo de diferencia en el estado de Florida desencadenó un recuento de votos en todos los contados del estado.

Al Gore reclamó legalmente para que se hiciera un conteo a mano en cuatro condados predominantemente demócratas.

Una legislatura mayoritariamente republicana --el partido de Bush-- votó para seleccionar a una lista de grandes electores que respaldaban a George W. Bush, incluso cuando los tribunales todavía estaban manejando los recuentos.

Ojo: Es posible que estas disputas no terminen aquí.

El New York Times advierte de que el gobernador y los legisladores estatales podrían estar en desacuerdo sobre el resultado, y cada uno podría elegir nombrar listas rivales de grandes electores que apoyen a diferentes candidatos. Por eso repetimos: el proceso 2020 podría durar varias semanas.

Además, tanto Donald Trump como Joe Biden tienen a escuadrones de abogados en los estados que continúan en disputa. Pueden ir y venir disputas y contra disputas legales.

Así se reparten políticamente los puestos de poder de los estados cruciales en esta elección 2020:

Arizona

Gobernador: republicano

Legislatura o Asamblea: republicana

Florida

Gobernador: republicano

Legislatura o Asamblea: republicana

Georgia

Gobernador: republicano

Legislatura o Asamblea: republicana

Iowa

Gobernador: republicano

Legislatura o Asamblea: republicana

Michigan

Gobernador: demócrata

Legislatura o Asamblea: republicana

Minnesota

Gobernador: demócrata

Legislatura o Asamblea: mitad republicana, mitad demócrata

Nevada

Gobernador: demócrata

Legislatura o Asamblea: demócrata

Nuevo Hampshire

Gobernador: republicado

Legislatura o Asamblea: demócrata

Carolina del Norte

Gobernador: demócrata

Legislatura o Asamblea: republicana

Ohio

Gobernador: republicano

Legislatura o Asamblea: republicana

Texas

Gobernador: republicano

Legislatura o Asamblea: republicana

Pensilvania

Gobernador: demócrata

Legislatura o Asamblea: republicana

Wisconsin

Gobernador: demócrata

Legislatura o Asamblea: republicana

Disputa en el Congreso

Como dijimos arriba en la cronología, los grandes electores que constituyen el Colegio Electoral, se reunirán el 14 de diciembre en cada estado para votar.

Pero algunos, los “desleales”, podrían elegir a un candidato diferente al que ganó el voto popular en su estado.

El nuevo Congreso (Cámara de Representantes + Senado) será instaurado el 6 de enero para contar formalmente los votos del Colegio y para nombrar al presidente. Si llegada esta fecha, aún no hay un ganador claro en el Colegio Electoral, entonces es el Congreso quien vota.

Se cuentan los votos electorales de cada estado en orden alfabético, en presencia del vicepresidente (Mike Pence). Un candidato necesita la mayoría de los votos (270) para ganar, a menos que el Congreso descalifique votos electorales de un estado. Los miembros del Congreso, tanto diputados como senadores, pueden impugnar o rechazar los votos electorales, aunque ese proceso es complejo y poco frecuente.

Si después de esta votación, aún no hay una mayoría, entonces es la Cámara de Representantes (Cámara Baja), la que reinicia una votación. En esta segunda votación, cada estado obtiene solo un voto. O sea que la mayoría necesaria para ganar es 26 votos.

Por ahora, según los resultados electorales, la Cámara de Representantes tendría mayoría demócrata. En teoría, un eventual ganador en este escenario sería Joe Biden.

Sin embargo, apunta el New York Times, es posible que el Congreso fracase en esta labor el 6 de enero, porque podríamos llegar a esa fecha con dos candidatos que afirman ser los ganadores.

EE.UU. pasó por una situación similar en 1876, cuando denuncias de fraude electoral obligaron a una comisión electoral especial a decidir las elecciones apenas dos días antes de la inauguración. Esa vez, el republicano Rutherford B. Hayes le terminó ganando al demócrata Samuel J. Tilden.

Fabrice Le Lous

Fabrice Le Lous

Periodista francés radicado en Centroamérica. Becario ICFJ. Exeditor en La Prensa (Nicaragua). Autor del blog El Explicador, un nuevo formato para comprender noticias nacionales e internacionales.