Fabrice Le Lous. 30 diciembre, 2019
Un dólar metido en una jaula. Foto: pexels.com
Un dólar metido en una jaula. Foto: pexels.com

El plan del Gobierno llamado Crédito de Salvamento quiere ayudar a las personas más endeudadas de Costa Rica, absorbiendo sus deudas para reunirlas en una sola y ofreciendo un único préstamo mucho más cómodo de pagar.

El Banco Popular, el Banco Nacional y el Banco de Costa Rica (BCR) ya ofrecen esta opción. Aquí explicamos cómo funcionará, pero también detallamos las críticas que tiene el plan y las dudas que quedan.

Wait, antes de entrarle a la literatura de este plan, es vital entender estos conceptos (los explicamos porque hay personas que no se endeudan y no saben nada de esto, y también porque hay personas que sí se endeudan y… pues... nunca está de más un recordatorio).

¯\_(ツ)_/¯

Préstamo: acción y efecto de prestar (entregar algo a alguien para que lo devuelva).

Interés: provecho, utilidad, ganancia / valor de algo / lucro producido por el capital / intereses que debe abonar el deudor / compensación que se consigue por la cesión temporal de un capita.

Plazo: término o tiempo señalado para algo.

---------------

Ojo al dato: el nivel de endeudamiento de los costarricenses ha crecido considerablemente en la última década. Según datos oficiales, en 2010 las deudas por tarjetas de crédito representaban el 3.3% del PIB del país. En 2019, representan casi el 4%.

---------------

¿Qué es el Crédito de Salvamento?

Es una directriz ejecutiva impulsada por el Gobierno, ya publicada en La Gaceta, que permite a las personas más endeudadas refundir todos sus préstamos en una única deuda para obtener una cuota mensual más baja y así mejorar su disponibilidad de dinero (liquidez).

Se ofrecen tasas de interés del 12% (esto contra tasas de interés de hasta 50%, con la que trabajan algunas tarjetas de crédito).

¿Quiénes pueden beneficiarse con este programa?

Todos los asalariados del sector público y privado que tengan el 50% de su salario comprometido por deudas.

Ejemplo: Si ganás un salario de ¢500.000 (100%) y tu cuota de deudas es de ¢200.000 mensual (40%), no aplicás a la medida. Si ganás ese mismo salario pero tus deudas equivalen a ¢250.000 mensuales (50%), sí aplicás.

Si por ejemplo ganás ¢1.5 millones y tu cuota mensual de deudas es de ¢900.000 (60%), también aplicás a la medida.

Para calcular el porcentaje al que equivalen las deudas, se sacará un promedio de créditos y todos los préstamos se convierten en una sola operación. Se hace una suma de todas las deudas, de consumo y de compra de vehículo o con tarjetas de crédito, así como préstamos de vivienda.

--Ser una persona física (no jurídica) asalariada, del sector público o privado.

--Cumplir con los perfiles de aceptación de la entidad financiera que haga la refundación (por ahora del Banco Nacional y BCR).

--Tener una relación de deuda/ingreso mayor al 50% (deudas que equivalen a la mitad o más de tu salario).

--No haber sido beneficiario de otro Crédito de Salvamento.

--Contar con póliza de vida y póliza de desempleo vigente por todo el plazo del crédito.

Ojo: los trabajadores independientes y los informales no pueden optar por el beneficio, solo los asalariados.

Ojo 2.0: los planes de salvamento ya existen en Costa Rica desde hace mucho en bancos nacionales y privados. La mayor diferencia con este plan gubernamental son los plazos y las tasas. Los planes típicos son de 7 u 8 años, y no de 20. Y las tasas suelen ser más altas que la que propone la directriz.

¿Cómo funciona esta medida?

Actualmente, una deuda de ¢5 millones representa una cuota promedio de ¢130.000 mensuales, a una tasa de interés de aproximadamente 20%.

Con el Crédito de Salvamento, el pago por mes baja a ¢60.000.

Los plazos de los préstamos son por 15 años. Y si el deudor aporta una garantía hipotecaria, el plazo es de 20 años.

Actualmente, por un préstamo personal de refundición de deudas, la banca da plazos de aproximadamente 8 años. Alargar el plazo reduce significativamente la cuota a pagar, pero esto se traduce a ligarse a la deuda por muchos más años.

Los pagos se efectuarán de forma automática. Es decir, para que no haya riesgo de impago, la nueva cuota de la deuda refundida se debitará sola del salario de los clientes en una fecha específica.

En todo caso, adherirse a este plan del Gobierno es totalmente voluntario. Si tenés deudas escalofriantes pero te da incluso más miedo meterte a una única deuda por 20 años, la elección final es tuya.

¿Qué bancos y empresas financieras hacen parte de esto?

El Gobierno pretende que todas las entidades del sistema financiero reguladas por la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef) se sumen al programa.

La idea es que se incorporen la banca privada, las cooperativas y los demás entes financieros.

Eso sí: por ahora, únicamente el Banco de Costa Rica (BCR), el Banco Nacional y el Banco Popular ofrecen las refundiciones.

Banco Popular:

--Abierto únicamente para clientes del banco (por ahora).

--La primera oferta consiste en la readecuación de deudas de crédito personal, con una tasa máxima de 22% y un plazo máximo de 15 años, Pueden existir condiciones específicas según el perfil de cada cliente.

--La garantía es de tipo fiduciaria y este caso permitirá refundir únicamente deudas adquiridas dentro del banco.

--El monto máximo a refundir es de $37.500 (alrededor de ¢23 millones).

--La segunda oferta consiste en la readecuación de deudas de crédito hipotecario. En este caso la garantía es hipotecaria, hasta por el 100% del valor del bien, con un plazo de hasta 30 años.

--La tasa de interés máxima corresponderá a 12% en consumo, 10,25% en vivienda y Tasa Básica Pasiva (TBP) más cuatro puntos porcentuales en pymes.

--En la refundición de hipotecas sí existirá una oferta para compra de saldos de otras entidades financieras supervisadas o no por la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef), siempre y cuando la persona o empresa sea cliente del Popular.

--El cliente deberá aportar un comprobante de la deuda con el prestamista o casa comercial, pero esa deuda deberá estar inscrita en el Registro de la Propiedad, apuntó Víctor Rodríguez, subgerente del Popular, a El Financiero.

Al tercer trimestre del 2019, el Popular ha refinanciado a más de 2.180 personas y realizado más de 7.350 arreglos de pago.

Para acceder al refinanciamiento, las personas deben acercarse a las oficinas comerciales del Popular a lo largo del país.

Banco Nacional:

--El plan lanzado por el Nacional está dirigido a personas físicas asalariadas del sector público y privado, que sean clientes del banco, que cuenten con deudas de consumo, vivienda u otros; en este mismo banco o en otras entidades financieras supervisadas por la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef).

--Estas personas pueden tener un nivel de endeudamiento superior al 40%.

--El banco estima que a través de este programa, en una etapa inicial, podrá impactar a 72.000 personas, para lo que pone a disposición del público un monto total de ¢100.000 millones.

--El Nacional ya empezó a utilizar el producto y en el proceso de esa primera campaña se impactó a 560 clientes.

--La cuota mensual que tendrá el deudor después de acogerse a BN Consolidación de Deudas será alrededor de un 37% menor en promedio a la que tenía.

--El plazo puede llegar hasta un máximo de 20 años, mientras que el monto mínimo y máximo dependerán del análisis de la capacidad de pago de las personas. Además, el porcentaje de financiamiento será de hasta el 100% del plan de inversión, también sujeto a la capacidad de pago y garantía.

--Las tasas de interés en consumo rondan 20% o 21%; en vivienda entre 12% y 12,5%, pero la oferta dependerá de las garantías, condiciones de plazo, y la relación cuota-ingreso del cliente.

--La forma de pago del préstamo será a través de cuotas mensuales, variables y consecutivas, por mes anticipado, que incluirán amortización e intereses.

--El banco incluye la suscripción de póliza de vida y desempleo como requisito para obtener el plan de salvamento.

--Respecto al tipo de garantía, el banco solicitará hipotecas, garantía mobiliaria, fianzas, pagarés o back to back.

--El Banco Nacional también pondrá a disposición del público distintos programas de educación financiera para que las personas que se acojan al plan de salvamento también ordenen sus finanzas.

--Estos programas llegan al lado del Instituto Nacional de Aprendizaje (INA), y también programas propios del banco.

Banco de Costa Rica:

--El Banco de Costa Rica (BCR) lanzó el Plan SalvaCrédito.

--Se trata de dos primeros productos que esperan impactar a 1.000 personas, sean clientes o no del banco, por un monto total a prestar de ¢25.000 millones (un promedio de ¢25 millones por persona).

--El producto está dirigido a cualquier persona que se acerque al banco y ofrecerá un porcentaje de financiamiento y cobertura hasta del 80% del valor del bien en garantía.

--La oferta está disponible desde el pasado 5 de diciembre hasta el 5 de junio del 2020 (seis meses).

--El producto está disponible en la plataforma electrónica del banco y también en las sucursales físicas.

--Adicionalmente, el banco habilitó un curso virtual para que las personas puedan aprender sobre nivel de endeudamiento. El objetivo es generar un poco más de oxígeno a familias que enfrentan dificultades de liquidez, se trata de una medida de corto plazo.

--Los productos impactarán a personas físicas que quieran cancelar deudas de entidades reguladas por la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef), pero también para acreedores no regulados ni supervisados, pero legalmente constituidos.

--BCR Consolidación de Deudas consiste en la consolidación de deudas a título personal y a nombre de terceras personas físicas. Por ejemplo, que una persona con buen récord de crédito pida un préstamo para consolidar las deudas de un hermano.

--El producto ofrecerá una tasa de interés de 11,75% durante el primer año, para el segundo y tercer año la tasa será Tasa Básica Pasiva (TBP) más 6,50 puntos porcentuales (pp) y el resto del plazo TBP +8 pp.

--La cuota por millón es de ¢10.950, con un plazo de hasta 20 años.

--Se financiará desde ¢1 millón, hasta ¢100 millones.

--Un escenario comparativo elaborado por el BCR afirma que una persona puede liberar hasta ¢223.940 con este producto.

--El producto Refinanciamiento de Deudas BCR está enfocado en la refundición de deudas de vivienda y consumo (máximo 40% de consumo).

--También, permite la colonización de deudas. Es decir, el BCR le compra deudas en dólares que tenga en el mismo banco o en otras entidades.

--Ofrecerá una tasa de interés de TBP+ 4,45 pp durante el primer año para la refundición de deudas que sean del banco.

--Si se trata de deudas mixtas o de otras entidades, la oferta será de TBP +5,25 pp.

--En este caso cuota por millón es de ¢8.954, con un plazo de estas 30 años.

--En este producto, el BCR prestará desde ¢300.000 hasta ¢287,5 millones.

--Un escenario comparativo elaborado por el BCR afirma que una persona puede liberar hasta ¢160.532 con este producto.

*Información de los tres bancos recogida de El Financiero.

Banco Nacional (i) y el del Banco Central de Costa Rica (d). Foto: Rafael Pacheco
Banco Nacional (i) y el del Banco Central de Costa Rica (d). Foto: Rafael Pacheco
Los beneficiarios deben ir a clases

Beneficiarse con el plan trae sus condiciones. Una de ellas es educarse.

Las personas que se enrolen en el plan tienen que llevar un programa de educación financiera por tres años.

Son diversos módulos sobre finanzas saludables impartidos en horarios flexibles. Quienes cumplan bien con estos cursos pueden verse beneficiados con reducciones de sus tasas de interés.

La otra condición es que los beneficiarios de las refundiciones con este plan ya no podrán obtener nuevos préstamos en el sistema financiero formal hasta que no amorticen (paguen) el 50% de sus deudas totales (absorbidas por el Crédito de Salvamento).

Críticas a esta iniciativa

Para el Gobierno, todo luce positivo para los futuros beneficiarios de estos planes, pero también hay dudas y críticas.

Excluyente. El plan no ofrece ventajas para los trabajadores independientes que no reciben salarios formales pero sí obtienen pagos por servicios profesionales, o bien son sus propios patrones. Estas personas también trabajan y también se endeudan, pero esta directriz no los toma en cuenta (en gran medida porque no se les podría cobrar automáticamente).

No es una garantía infalible. El plan prevé que los beneficiarios no vuelvan a obtener préstamos a través de entidades financieras formales (al menos no antes de haber pagado el 50% de la deuda de salvamento), pero las personas participantes del plan pueden sacar préstamos en entidades informales. Y no hay forma de controlar esto.

Sumado a esto, también hay dudas sobre cómo se controlará que los participantes del plan vayan a las clases. Y en todo caso: ¿cómo se les penalizará? (si es que se prevé penalizarlos).

¿Astucia? El plan ha despertado el temor de que algunas personas que no llegan a tener el 50% de su salario comprometido por las deudas, pero que oscilan entre 30% y 49% (por ejemplo), se endeuden todavía más con el objetivo de poder aplicar al Crédito de Salvamento. Esto haría que el plan tenga más clientes a costas de más costarricenses con deudas mayores.

Riesgos para los bancos. Ofrecer préstamos con los plazos y tasas que busca el plan es muy riesgoso para los bancos por el tipo de deudores. Cada banco tendrá que hacer un riguroso análisis de cada caso para determinar el costo de hacer posible la directriz. Es decir, llevar a cabo lo prometido será difícil.

Una imagen bonita de un cerdito de ahorro y una casa de juguete.
Una imagen bonita de un cerdito de ahorro y una casa de juguete.

¿Vos qué opinás sobre esta directriz? Dejanos tus comentarios.