Archivo

Ticos hallan nueva especie de gusano aterciopelado en Limón

Invertebrado mide hasta 22 cm de largo y es el más grande de su grupo

Una nueva especie de gusano llamada Peripatidae solorzanoi fue descubierta en la zona de Guápiles; su descripción fue dada a conocer este mes por la Revista de Biología Tropical, una publicación internacional de la Universidad de Costa Rica (UCR).

La especie forma parte de la familia de los llamados “onicóforos”, animales invertebrados blandos y con antenas que se parecen a las orugas.

Algunos viven en Suramérica y otros en el trópico, como Costa Rica.

La investigación fue realizada por el especialista en serpientes Alejandro Solórzano, y la descripción fue hecha por los científicos nacionales Bernal Morera y Julián Monge.

Morera explicó que estos gusanos resultan muy importantes porque podrían ayudar a comprender la evolución tan exitosa de este tipo de animales.

De hecho, el experto aclaró que se dice que los onicóforos son el intermedio evolutivo entre los anélidos (animales como las lombrices de tierra) y los artrópodos (a los que pertenecen los insectos de esqueleto articulado como las arañas).

“Esta nueva especie descrita podría permitirnos entender cómo fue que los invertebrados evolucionaron desde los anélidos hasta los artrópodos, que son los más complejos y diversos del planeta”, comentó en la reciente publicación el especialista Morera.

Características. El Peripatidae solorzanoi es el más grande en su grupo, mide cerca de 22 cm.

Según manifestó Morera, por lo general “los bebés de esta especie son como los adultos de las otras especies del mismo grupo de onicóforos”.

Pueden encontrarse bajo los troncos de los árboles y son difíciles de observar.

El Peripatidae solorzanoi tiene el aspecto de un gusano aterciopelado, incluso es similar al gusano de una mariposa.

Esta especie es cazadora, por lo que cuenta con un par de patas modificadas, por medio de las cuales tira chorros de una goma proteica y así atrapa a sus presas.

“La goma se polimeriza o endurece y así el peripatido –que es muy lento– se acerca para comer a su presa”, comentó Morera.

Conocer y preservar. El científico nacional explicó que la existencia de nuevas especies, como la de este gusano, se dan a conocer por medio de publicaciones en revistas internacionales, apoyadas por universidades o institutos de investigación.

Rolando Ramírez, biólogo entomólogo de Veragua Rainforest, destacó que primero hay que conocer la naturaleza para saber cómo usarla y protegerla mejor.

Agregó que antes se seguía el modelo de usar la naturaleza y luego protegerla. Sin embargo, “hay que empezar por describir las especies, pues, si no se conocen, mucho menos se sabe su función ecológica. Así se puede saber su aplicabilidad para el ser humano”, dijo el investigador.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.