Doriam Díaz. 8 junio

San José es una capital prolífica para las artes visuales y tres espacios ofrecen exposiciones que permiten reflexionar sobre el trabajo artísticos de un maestro, conversar acerca de la sexualidad femenina y acercarse a la riqueza de una reserva biológica.

A continuación un detalle de estas tres exhibiciones que podrían tentar su curiosidad.

Exposición: La inmedible dimensión del caos: La vida de Rolando Castellón en nosotros

Espacio: Lado V, TEOR/éTica

Dirección: 300 metros al norte del quiosco del parque Morazán, en San José

Fechas: Del 5 de junio al 3 de agosto

Esta línea del tiempo repasa la vida y obra de Rolando Castellón. Foto: Cortesía TEOR/éTica.
Esta línea del tiempo repasa la vida y obra de Rolando Castellón. Foto: Cortesía TEOR/éTica.

Como parte de la celebración de su vigésimo aniversario, TEOR/éTica le rinde homenaje a uno de los artistas más influyentes de la región: Rolando Castellón. ¿Y de qué forma? Su metodología de trabajo, su visión y su lenguaje guiaron a 27 artistas en la creación de sus propias obras, gracias a una serie de experiencias que se realizaron entre marzo y mayo en una finca en La Garita de Alajuela.

Con la curaduría de Gala Berger, Roberto Carter y Carlos Fernández, la exhibición reúne 120 obras. “La exhibición intenta elaborar un experimento visual sobre las formas de conocimiento que se desprenden de las metodologías de trabajo de Castellón y al mismo tiempo conducir un homenaje activo como respuesta al potencial político que existe en la voluntad de producir en total libertad”, detalla la información proporcionada por TEOR/éTica acerca de La inmedible dimensión del caos.

Castellón, quien usa 13 diferentes nombres, es artista, curador, editor, gestor, coleccionista y dibujante; a él, muchos artistas y especialistas lo llaman maestro. Fue curador del Museo de Arte Moderno de San Francisco, Estados Unidos (1972-1981) y del Museo de Arte y Diseño Contemporáneo de Costa Rica (1994-1998).

Exposición: Cortando patrones

Espacio: Casa Batsú

Dirección: 550 metros al este de la iglesia Santa Teresita (casa blanca con techo roja), en barrio Escalante

Abierta: Durante junio

El deseo de la jungla (2016), de Gabriela Novoa (El Salvador), es parte de la exposición Cortando patrones.
El deseo de la jungla (2016), de Gabriela Novoa (El Salvador), es parte de la exposición Cortando patrones.

Como una actividad paralela al estreno en salas costarricenses de la película El despertar de las hormigas, de Antonella Sudasassi, este sábado 8 de junio se abrió la exposición Cortando patrones en que 20 mujeres artistas de diferentes países mostrarán sus creaciones, entre poesía, pintura, videoarte, collage, ilustración, diseño, cómic y fotografía, sobre la sexualidad de las mujeres.

Se verán trabajos de Natalia Solórzano, Antonella Sudasassi Furniss, Andrea Bravo, Gabriela Novoa, Karolina Hernández, Kim Elizondo, Lía Vallejo, Lil María Herrera, María José Cascante y Andrea Aragón, así como de Sharon Furniss, Sofía Ochoa, Ximena Aguilar, Pía Chavarría, Sugey Prado, Jenny Odio, Natalia Díaz, Priscilla Camacho, Sasha Zuwolinsky y Natalia Sanabria.

¿Cuál es el hilo conductor entre las piezas? El que los patrones están para romperse. El largometraje El despertar de las hormigas, que se estrenará el 13 de junio, trata acerca de la sexualidad femenina, explorada no solo en las diferentes etapas de la vida, sino también en diferentes historias y personajes. La producción del filme quiso ampliar el diálogo sobre esta temática e invitó a estas artistas a enriquecer la conversación desde sus disciplinas y puntos de vista, explicó Sudasassi por medio de un comunicado de prensa.

El despertar de las hormigas tuvo su estreno mundial el año pasado en el prestigioso Festival Internacional de Cine de Berlín (Berlinale) y fue la gran ganadora del Costa Rica Festival Internacional de Cine 2019.

Exposición: Alas de Sarapiquí

Espacio: Museo Nacional de Costa Rica

Dirección: Junto a la plaza de la Democracia, en San José

Abierta: Hasta el 21 de julio

Una de fotografías que se exhiben de Emmanuel Rojas. Cortesía: Museo Nacional.
Una de fotografías que se exhiben de Emmanuel Rojas. Cortesía: Museo Nacional.

En la sala ubicada en las Casa de los Comandantes, en el Museo Nacional (antiguo Cuartel Bellavista), se exhibe la exposición de fotografías de mediano formato Alas de Sarapiquí en que el espectador puede hacerse una buena idea de la riqueza de la Reserva Biológica Tirimbina, que está en la Virgen de Sarapiquí en Heredia.

La muestra consta de 27 imágenes tomadas por Emmanuel Rojas Valerio, en que se observan mariposas, murciélagos y aves. “Con esta exhibición deseamos reflejar también las décadas de esfuerzos de investigación para generar información científica valiosa sobre estos grupos, la cual se ha transmitido por muchos años al público nacional e internacional mediante las fotografías de Emmanuel y a través de los programas de Educación Ambiental y de Ecoturismo en Tirimbina”, detalló Branko Hilje, director académico de Reserva Biológica Tirimbina, en un comunicado de prensa del Museo Nacional.

Rojas Valerio, de 39 años, es asistente de investigación dentro del departamento académico de Tirimbina y se ha dedicado a documentar muchos de sus hallazgos y observaciones por medio de la fotografía. Gracias a su trabajo en Tirimbina, este vecino de la zona dejó de extraer aves silvestres, que luego vendía, y se involucró en el labor de la reserva y en el cuido de las especies. Ha aprendido tanto que es una especie de biólogo empírico, que sabe identificar aves, murciélagos y otras especies de flora y fauna.