Fernanda Matarrita Chaves. 17 marzo
Fofo Madrigal y su esposa Beleny Chaves están casados desde hace seis años. La pareja vive en La Guácima junto a nueve animales. Foto: Beleny Chaves para LN
Fofo Madrigal y su esposa Beleny Chaves están casados desde hace seis años. La pareja vive en La Guácima junto a nueve animales. Foto: Beleny Chaves para LN

Andrés ‘Fofo’ Madrigal cree que de los momentos críticos surgen las mejores oportunidades. Era 2008 y por primera vez trabajaba para un call center pero a los seis meses hizo un alto y cayó en cuenta de que lo que quería hacer era ser músico. Se reunió con Luis Ga Loría (vocalista de Los Ajenos), a quien conoce desde los 16 años, y juntos crearon Los Ajenos, grupo en el que Fofo es el saxofonista.

Desde la primera gala de Tu cara me suena, Fofo mostró una cara que no es muy conocida, más bien, una voz: su presentación de Leo Dan, que lo hizo ganar, dio a conocer a un público más grande que él también es un talentoso cantante.

“Antes del saxofón nació la voz. Cantar fue lo primero que hice en música. La verdad es que lo que pasó fue que aprendí saxofón y tenía que escoger si quería graduarme, en el Conservatorio Castella, de saxofón o de canto. En el Castella me gradué de saxofón. Pero la voz ha estado ahí. He cantado con la Filarmónica de Costa Rica. Yo soy músico. Me encanta cantar, tocar guitarra, teclado, me encanta hacer arreglos, producir”, cuenta.

El saxofonista de Los Ajenos asumió esta experiencia porque considera que “todo suma para el grupo”. El hecho de someterse a nuevos retos, que le hacen sentirse vivo, fue uno de los principales motivos para aceptar entrar al programa de interpretaciones e imitaciones; además, para mostrarle a un público más vasto que él puede ir más allá de ser “alguien brincando en el escenario y tocando el saxofón”.

En esta tercera gala, Fofo interpretó a Ozuna; antes de salir a escena comentó que este trabajo significaba un reto enorme. “La gente subestima el reguetón y les digo que no lo hagan porque es un género bien difícil. Los cantantes de reguetón trabajan mucho lo que es producción, edición. Cuando se interpreta en vivo es difícil porque ellos pensaron esto para grabarlo y las respiraciones, los raps, las palabras están metidas de una manera que hay que vomitarlas para que salgan y cuesta mucho”.

Andrés “Fofo” Madrigal listo para interpretar a Ozuna. Foto Jeffrey Zamora
Andrés “Fofo” Madrigal listo para interpretar a Ozuna. Foto Jeffrey Zamora
La otra cara

Fofo Madrigal, de 32 años, es hijo de comerciantes, de quienes aprendió relaciones públicas y a vender un producto, en su caso, comercializar a su grupo. Además de saxofonista, trabaja como administrador, productor y junto con su esposa, Beleny Chaves, tienen un negocio llamado Producciones Musicales Costa Rica.

“También me encargo de la parte comercial del futbolista Kendall Waston. Tengo los valores del trabajo muy inculcados”, cuenta.

Como hijo, su esposa dice que Fofo es muy complaciente con sus padres. A quienes les da tiempo y amor constantemente.

El músico y Beleny están casados desde hace seis años. La pareja vive en la Guácima de Alajuela, acompañada por nueve animales entre los que hay caballos, perros, tortugas, peces y gatos. Ella le contagió su amor desmedido por las mascotas.

En el ámbito familiar, Chaves cuenta que ella y su esposo han acogido a los animales de la casa como miembros de la familia. En este momento no están pensando en tener hijos.

“Ha sido un sueño de toda la vida tener caballos cerca de nosotros. Yo hago talleres asistidos por caballos, también es una herramienta de trabajo, pero todos son miembros de la familia. Somos como la familia moderna que acoge animales como hijos. Fofo es muy complaciente con las personas que ama, él me ha apoyado mucho en el tema de tener a todos nuestros animales”, dice.

Beleny ChaveS (collar rojo), esposa de Andrés
Beleny ChaveS (collar rojo), esposa de Andrés "Fofo" Madrigal, junto a su madre Betzy Martínez, durante la tercera gala de 'Tu cara me suena'. Foto Jeffrey Zamora

En palabras de Fofo, su esposa es un “apoyo emocional increíble”, aquella que lo hace poner los pies en la tierra y quien siempre está allí para él.

Beleny Chaves dice que su esposo es “una persona altamente empática” que la hace sentirse muy apoyada en todo momento.

“Te escucha, comparte sueños y visiones. La mejor definición es que es una aventura y lo bonito es compartirla juntos con amor, comunicación y respeto”, afirma.

La psicóloga y administradora reconoce que la participación de su esposo en TCMS permite que él se exponga como “artista, cantante y persona talentosa”.

“Él ha venido siendo músico y productor y siempre está acompañado. En su carrera profesional siempre se le ha visto liderando grupos. Esta es la primera oportunidad que se le está dando para exponerse (individualmente). Lo estamos apoyando mucho porque él está viviendo el reto con bastante compromiso, como el reto que le genera exponerse de manera distinta y de proyectar su marca. Esto es muy emocionante ”, asegura.