Hugo Solano C.. 17 junio
Al principio se pensó que en este carro podía haber alguna persona, pero luego los bomberos y autoridades del OIJ de Pococí lo descartaron.
Al principio se pensó que en este carro podía haber alguna persona, pero luego los bomberos y autoridades del OIJ de Pococí lo descartaron.

Vecinos de La Rita de Pococí alertaron a las autoridades la noche del domingo por un tiroteo contra una casa usada como búnker, de donde los gatilleros se llevaron un carro que luego apareció quemado a dos kilómetros del sitio.

Los hechos ocurrieron pasadas las 7:30 p. m. del domingo, cuando varios hombres a bordo de un vehículo de doble tracción llegaron hasta una casa cercana al cementerio, donde es frecuente el consumo y venta de droga.

Según vecinos, dos pistoleros se bajaron del vehículo y dispararon en múltiples ocasiones contra la vivienda. Al parecer dos personas que estaban adentro fueron rozadas por las balas, pero no quisieron ser trasladadas para recibir atención médica.

De ahí los pistoleros se llevaron un Nissan Sentra, mientras que dos de sus cómplices escaparon en el otro carro.

Los dos vehículos tomaron la ruta conocida como calle La Sonia, que comunica La Rita con la colonia San Rafael de Guápiles.

A unos dos kilómetros de la casa baleada, le prendieron fuego al auto robado y lo dejaron ardiendo dentro de una propiedad privada.

Todos huyeron en el vehículo doble tracción.

Los lugareños dieron aviso al Servicio de Emergencias 9-1-1 y reportaron el incendio de un vehículo, por lo que los bomberos de Guápiles se hicieron cargo de extinguir las llamas que, a su llegada, ya habían consumido el carro.

Aunque en un inicio se creyó que adentro estaría alguna persona fallecida, esa versión fue descartada por los bomberos y el OIJ.

Cuando los agentes judiciales llegaron a la vivienda del tiroteo, encontraron al menos 10 casquillos de arma calibre 9 milímetros.

Los oficiales de la Fuerza Pública y del OIJ trabajaron hasta la madrugada de este lunes para intentar dar con el vehículo en que huyeron los pistoleros, pero no fue posible.

Los agentes del OIJ no pudieron realizar más diligencias, porque los afectados no quisieron interponer la denuncia.