Por: Hugo Solano.   16 mayo
La pensión de Ernesto Jinesta Lobo fue acogida por el Consejo Superior y rige desde este 16 de mayo./ Archivo M. Caravaca
La pensión de Ernesto Jinesta Lobo fue acogida por el Consejo Superior y rige desde este 16 de mayo./ Archivo M. Caravaca

El magistrado Ernesto Jinesta Lobo, de 52 años, se acogió a la jubilación que rige desde este miércoles.

Jinesta, quien se desempeñaba como presidente de la Sala Constitucional desde el 2015, presentó la solicitud el 12 de marzo de este año a la Dirección de Gestión Humana y el Consejo Superior del Poder Judicial lo aprobó este martes.

La confirmación la hizo la mañana de este miércoles Vanlly Cantillo, vocera de prensa de la Sala IV al afirmar que, previos los estudios técnicos y la verificación de requisitos por la Dirección de Gestión Humana, el 15 de mayo la Corte le otorgó el derecho.

El magistrado explicó que, aunque deja el cargo poco antes de que rijan los cambios en el régimen de pensiones que lo ampara, deberá contribuir como el resto de pensionados con el aporte solidario establecida por la reforma aprobada en abril. En su pensión tendrá un rebajo de un 45%, del monto que exceda sobre los ¢4 millones.

Jinesta recibirá un monto de pensión bruta de ¢7,8 millones, resultante del promedio de los últimos 24 salarios. La suma que devengará con las deducciones será de ¢5,5 millones, según documentos suministrados por el Poder Judicial.

"Se aclara que la contribución solidaria dispuesta en la ley reciente de reforma al régimen de pensiones del Poder Judicial, se aplicará a todo jubilado, sea que se haya pensionado antes o después. Por lo que, también, se le aplicará al Magistrado Jinesta, siendo en su caso de un 45%", ratificó la institución.

Por un transitorio

Una vez que se publique la nueva legislación aumentan los años de servicio para jubilarse de 30 a 35 y la edad será de 65 años para hombres y mujeres.

Diseño / LN
Diseño / LN

Jinesta explicó que un transitorio de la nueva ley da un plazo de 18 meses, a partir de la publicación para que quienes cumplan los requisitos se puedan pensionar con el régimen anterior.

El magistrado agregó que él cumple con las cotizaciones y los 30 años de laborar en el Poder Judicial, por lo que se acogió.

Sin embargo, aclaró que ni los que ya están pensionados bajo el antiguo régimen, ni los que lo hagan con el nuevo quedan exonerados de pagar la contribución solidaria dispuesta en la reciente reforma a la ley de pensiones del Poder Judicial.

"Yo no me voy con una pensión completa, yo me voy con una proporcional, porque cumplo el requisito de tiempo servido, los 30 años, pero no tengo el requisito de edad. Eso es algo que permite el régimen anterior y lo va a permitir durante 18 meses más para quienes califiquen".

De manera interina, el magistrado Fernando Cruz asumirá la presidencia del tribunal constitucional.

Jinesta llegó a la magistratura en el 2002.

Jinesta fue uno de los primeros en oponerse a los cambios que promovió el proyecto de ley aprobado meses atrás para variar el sistema de pensiones del Poder Judicial y que el año pasado motivó la huelga que duró 13 días, por parte de funcionarios judiciales en todo el país.

(Video) Sala IV avala estas reformas para cerrar el gigantesco hueco financiero en pensiones

De hecho, en aquella ocasión dijo que se inhibiría de votar en cualquier asunto referido a los cambios en regímenes de pensiones y así lo hizo.

Con la salida del alto juez, son dos las sillas vacantes en esa Sala, pues a la fecha tampoco se ha nombrado al sustituto de Gílbert Armijo, anterior presidente de esa instancia judicial.

El hoy exmagistrado Jinesta es doctor en Derecho Administrativo de la Universidad Complutense de Madrid, especialista en Derecho Constitucional del centro de Estudios Constitucionales de Madrid y catedrático de Derecho Administrativo de la Escuela Libre de Derecho (UELD).

También fue director y profesor del Programa de doctorado en Derecho Administrativo (UELD) y profesor del programa de doctorado en Derecho de la Universidad Estatal a Distancia (UNED).

Exmagistrado: ‘Es un derecho irrenunciable (...) está en la Constitución’

–¿Que le motivó a gestionar su pensión?

–Es que ya son 30 años, imagínese, de estar trabajando en el Poder Judicial y 16 años en la Sala Constitucional.

–Años atrás hemos visto a varios magistrados de la Corte que pese a tener los requisitos para pensionarse siguieron, usted prefirio salir...

–Si señor. Es un derecho irrenunciable, un derecho que está en las garantías sociales de la Constitución.

–Usted había manifestado públicamente su oposición al proyecto que reformó las pensiones ¿mantiene esa idea?

–En algún momento ustedes publicaron una manifestación de Fernando Cruz y mía, pero luego hubo un entendimiento de la Corte con la Asamblea (Legislativa). Fuimos a hablar con la Asamblea y estuvimos de acuerdo en que se aprobara un proyecto que reformara el régimen de pensiones. Fue una reunión que tuvimos con el entonces presidente de la Asamblea, que era don Antonio Álvarez Desanti. Ustedes le dieron cobertura.

–¿Ahora está de acuerdo con la reforma hecha?

–Acuérdese de que solo los ríos no se devuelven. De todos modos, como yo había expresado aquella posición siempre me inhibí de conocer asuntos de pensiones.

"Fuimos los presidentes de Salas y la presidenta de la Corte a la Asamblea, pues, a decirles que nosotros estábamos dispuestos a que la Asamblea Legislativa hiciera una reforma y que se tramitara de acuerdo con criterios técnicos.

"Pero siempre me inhibí de conocer asuntos de pensiones de los que se presentaron en la Sala Constitucional, deben ser más de 400 o 500 inhibitorias".

–¿Cuáles son sus planes?

–Diay no sé, son planes personales, verdad, yo ya no soy funcionario público.

(Actualizado el 24 de mayo/ El magistrado Fernando Cruz afirmó, en un derecho de respuesta, que en ningún momento rechazó los cambios que promovió el proyecto para variar el sistema de pensiones, como originalmente consignamos en esta noticia).