Hugo Solano C.. 4 junio
El sector agropecuario es uno de los más vulnerables ante la falta de lluvias. Wilbert Gómez(con el caballo) y Andrés Núñez, sembraban papa el 15 de mayo en Tierra Blanca de Cartago. Foto: Rafael Pacheco.
El sector agropecuario es uno de los más vulnerables ante la falta de lluvias. Wilbert Gómez(con el caballo) y Andrés Núñez, sembraban papa el 15 de mayo en Tierra Blanca de Cartago. Foto: Rafael Pacheco.

Los primeros tres días de junio estuvieron averanados entrada ya la época lluviosa, por efectos de el fenómeno de El Niño que sí se hará sentir este mes, sobre todo durante la segunda quincena, según pronósticos del Instituto Meteorológico Nacional (IMN).

La predicción, incluso, es que se adelantará el llamado “veranillo de san Juan”, esperado cerca del día 24 (día de san Juan). Sin embargo, esta vez podría llegar desde el día 15.

De acuerdo con Luis Fernando Alvarado, jefe de climatología del IMN, desde el fin de semana se nota el cambio y prueba de ello es que en Liberia las temperaturas máximas de estos días han sido de hasta 36 grados C y las mínimas de 26° C.

Eso torna muy cálidas las noches en la bajura de Guanacaste, lo mismo que en Puntarenas y algunos puntos del Valle Central, donde se forma una especie de pequeño efecto invernadero, debido a que la radiación solar del día no escapa y es retenida por la nubosidad durante la noche.

En las viviendas, la temperatura también suele sentirse más alta porque el calor queda encerrado luego de un día bochornoso, por eso las personas usan menos cobijas y hasta abanicos durante la noche.

Mayo quebró esquema

Aunque desde mayo tenía que notarse una merma en las lluvias, la situación no fue debido a la incidencia de un sistema de baja presión en el Pacífico a mediados de ese mes.-

Este disturbio se intensificó días después con el temporal que generó inundaciones en la península de Nicoya y algunos puntos del Valle Central, e incluso llevó a la Comisión Nacional de Emergencias (CNE) a dictar la alerta amarilla.

“Definitivamente mayo fue un mes extraordinario y una excepción a lo esperado, porque un fenómeno alteró las precipitaciones. Algo similar ha ocurrido otras veces, son ironías. Pero este mes de junio se va a comportar como lo habíamos previsto”, dijo Alvarado.

Por ejemplo, el promedio de lluvias que caen durante mayo en San José es de 229 litros por metro cuadrado y cayeron 405, un 77% más. En Alajuela llovió el doble, pues el promedio son 145 litros y cayeron 308.

Lo mismo pasó en Liberia donde cayeron 360 litros y lo normal son 180. En Parrita (Pacífico central) la proporción fue parecida, pues la media son 346 litros y cayeron 371, e igual en Las Delicias de Upala, zona norte y en Limón, donde se registraron valores de lluvia por encima de lo esperado.

Esa situación favorece al sector agropecuario, que a principios de este año tuvo una importante afectación por la carencia de lluvias en algunas zonas como Limón, Pococí y Cartago.

Por el contrario, junio fue deficitario en precipitaciones en la zona sur, como lo evidenciaron las estaciones de Buenos Aires de Puntarenas y Puerto Jiménez de Golfito, donde cayó entre un 20 y un 30% menos de lo normal.

Aunque este martes llovió en San José, Alajuela, Ciudad Colón, Zarcero, Naranjo Ciudad Quesada, Paraíso de Cartago y en el Pacífico, incluso con tormentas en algunas zonas, se prevé que desde mediados de junio se va a notar el veranillo de san Juan.

Las precipitaciones del lunes fueron escasas en casi todo el país. Esa será la tónica de este mes, según el IMN. Ilustración: IMN
Las precipitaciones del lunes fueron escasas en casi todo el país. Esa será la tónica de este mes, según el IMN. Ilustración: IMN

Para los vecinos de la zona sur, el IMN prevé que en este mes se intensifiquen los aguaceros, contrario a lo que ocurre en el resto del país.

Temporada de huracanes

Otro variable climática que se inició el 1.° de junio es la temporada de huracanes en el Atlántico, pero Alvarado destacó que en los últimos cinco años, los ciclones han surgido semanas antes. Este año no fue la excepción, pues la tormenta Andrea se formó el 20 de mayo, muy al norte del continente y sin generar daños.

Recordó que aunque esta temporada se prevé normal, con entre 13 y 15 ciclones, eso no quiere decir que alguno pueda resultar destructivo. En 1992, durante un fenómeno de El Niño más fuerte que el de este año, surgió el huracán Andrew, que azotó la Florida, en Estados Unidos.

De igual manera, en el 2016, al salir de un fenómeno de El Niño se formó el huracán Otto, que causó millonarias pérdidas y nueve muertes en Costa Rica.

(Video) Conozca las particularidades del clima en Costa Rica