Eillyn Jiménez B.. 18 junio
José Espino cambiará de lugar de trabajo luego de lo ocurrido. Foto: Alonso Tenorio
José Espino cambiará de lugar de trabajo luego de lo ocurrido. Foto: Alonso Tenorio

"Hace unos meses se metieron a robar a la finca, entonces el guarda de la chatarrera (en el terreno contiguo) nos llamó para decirnos que andaba una gente por aquí. Salí y detrás mío se vino mi compañero.

“Parecía que todo estaba en calma, no se veía nada (...). Íbamos tranquilos porque pensamos que no había nadie, fue en ese instante que vi una sombra, pasaron segundos y se escucharon los disparos”.

De esa forma resumió José Aníbal Espino Ochoa la situación que él y su compañero, Francisco Antonio Cruz Romero, vivieron este martes por la madrugada, al ser atacados a balazos por un ladrón de chatarra, quien, al parecer, andaba acompañado por al menos cinco sujetos más.

Los hechos se registraron dentro de una finca cafetalera en San Pablo de Barva, Heredia, y de momento no hay personas detenidas por lo ocurrido.

La línea de investigación que manejan las autoridades apunta al robo como móvil; sin embargo, el caso está en análisis, ya que los peones no se encontraban armados al momento del ataque y los hampones iban escapando con los artículos robados de la chatarrera.

Francisco Cruz, de 39 años, murió a causa de dos disparos que recibió en el tórax, mientras que Espino resultó ileso.

"Yo venía adelante y como a un metro estaba Toño (el fallecido). Escuché los disparos, un grito de él y me metí detrás de un árbol, luego corrí unos 500 metros hasta la casa, le avisé al dueño y fue él quien llamó al 9–1–1.

“Volví a nacer porque uno de los disparos me pasó muy cerca”, explicó Espino, quien trabaja en esa finca desde hace tres años y medio.

En tanto, el guarda de la chatarrera que dio la voz de alerta resultó herido en una pierna, por lo que fue trasladado por la Cruz Roja a un centro médico.

(Video) José Aníbal Espino narra la forma en la que unos ladrones mataron a un compañero suyo

Robos previos

Don José Aníbal manifestó que hace seis meses hubo dos robos dentro de la finca. Uno en su casa y otro en una vivienda de familiares del dueño.

Sin embargo, en ninguno de ellos hubo violencia de parte de los asaltantes, como si ocurrió en este caso.

Contó que en una ocasión los ladrones escaparon con diversos artículos valorados en ¢380.000 y en otra huyeron con una moto.

Es por ese motivo que él ya no se siente seguro y, ante lo ocurrido este martes por la madrugada, habló con su jefe para cambiar de lugar de trabajo.

“Por tratar de ayudar nos pasó esto. Ahora no me siento cómodo aquí, por lo que probablemente vamos a hacer un cambio con otra persona, para que yo labore en otra finca y un compañero se venga para acá, no quiero volver a pasar lo de esta madrugada.

"Toño era una gran persona, se llevaba bien con todos”, aseguró Espino.

La Policía Judicial informó de que el caso permanece en investigación, luego de que los agentes acudieran al lugar y recolectaran evidencias.

Hasta este 18 de junio a las 6 p. m. el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) registraba 235 homicidios, 56 menos que en el mismo periodo del 2018, cuando hubo 291.

Información actualizada a las 6:51 p. m. con más datos de las autoridades.