Carlos Láscarez S.. 11 julio

Un hombre identificado como Manuel Muñoz Cerdas, de 56 años, fue asesinado de varias puñaladas en el cuello y el rostro dentro de su vivienda, confirmó la Policía Judicial.

El hallazgo lo efectuó a eso de las 7 a. m. de este jueves su mejor amigo, conocido como Lencho, a quien le extrañó que no le contestó el saludo, como solía hacerlo cada día.

La casa donde habitaba la víctima en Aserrí fue revisada de forma minuciosa este jueves por la Policía Judicial. El hecho generó gran consternación entre los lugareños. Fotos del lugar del asesinato y de vecinos / foto: John Durán
La casa donde habitaba la víctima en Aserrí fue revisada de forma minuciosa este jueves por la Policía Judicial. El hecho generó gran consternación entre los lugareños. Fotos del lugar del asesinato y de vecinos / foto: John Durán

Muñoz, conocido como Toa Toa, vivía en el barrio San Isidro de Salitrillos, Aserrí, y laboraba en enderezado y pintura de vehículos desde hace años.

Su hermana, Lilian Cerdas Díaz, contó que Manuel fue hallado en su cama y con múltiples heridas, y que no se localizó un pequeño teléfono celular.

“Como no le contestó el amigo, (este) ingresó a la casa y lo halló muerto en la cama. Él vivía solo y en ocasiones tomaba con amigos. Trabajaba y se ganaba su platita como todos. Esta semana pegó un premio pequeño de chances. Le había apuntado 200 o 300 colones. En la madrugada oí voces, pero lo hallé normal”, dijo Cerdas.

“El llavín principal no tenía ninguna forzadura, solo tenía una pequeña luz (abertura) el portón. No descarto que haya sido alguien conocido”, añadió.

Lilian Arce, hermana de la víctima manifestó que su hermano no tenía enemigos y que entre lo que faltaba había un celular. Foto: John Durán
Lilian Arce, hermana de la víctima manifestó que su hermano no tenía enemigos y que entre lo que faltaba había un celular. Foto: John Durán

La familiar agregó que Manuel era el segundo de dos hermanos, ya que otro había fallecido. La casa donde habitaba era producto de una herencia que le había dejado su madre.

Aunque en un inicio se pensó que se trataba de un suicidio, a las 3:45 p. m. el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) indicó que se trataba de un crimen.

Roxana Mora, vecina de la víctima, recordó que Muñoz efectuaba los trabajos en el frente de la casa.

“Ayer (miércoles) le fue a hacer un flete al amigo que lo encontró muerto. El viaje consistía en jalar varias cosas, ya que Lencho se estaba pasando de casa. Si alguien llegaba y le pedía alguna herramienta, las prestaba con gusto. Tenía muchas amistades y se había separado hace varios años. El amigo que lo halló le vio heridas en el cuello y rostro. Estaba muy afectado”, detalló Mora.

Miguel Suárez, otro lugareño, dijo que le extrañaba mucho lo acontecido, pues es un barrio sumamente tranquilo, donde nunca había pasado algo así.