Perfiles

Malu: la coach del área afectiva y sexual

El placer y la intimidad se relacionan mucho con el bienestar integral. conozca qué preguntas hacerse para obtener las respuestas que le harán reflexionar acerca de su intimidad

Su nombre es María Laura Carvajal, pero prefiere que la llamen Malu… así la conocen sus pacientes. Ella se define como coach de sexualidad y relaciones, y su propósito es ayudar a que las personas mejoren su vida a través del bienestar sexual.

Para iniciar el tema es necesario entender qué es coaching, cómo funciona y cómo puede impactar en la vida de las personas esta técnica cuya base es el autoconocimiento.

Según Malu, el coach de vida no es un terapeuta, tampoco un sicólogo, ni un mentor, ya que es común que la que gente confunda el concepto.

“El coach es quien busca generar apoyo y desarrollo por medio de preguntas que le permiten a las personas encontrar respuestas a sus inquietudes y situaciones, sin la necesidad de darle recomendaciones y consejos, es quien busca que el paciente sea capaz de aprender de sí mismo, es ideal para alcanzar metas, identificar y cambiar creencias limitantes, clarificar ideas, buscar enfoque, auto conocimiento, crecimiento personal y tomar conciencia de su propia realidad”, dijo Malu.

El coaching puede impactar cualquier área, incluso la sexual.

Y es que el bienestar debería ser integral, sin embargo, existen aspectos a los que se les presta más atención, por ejemplo, a lo laboral, a la salud física, a lo social y emocional, a pesar de eso, existen aspectos que son igualmente importantes, y de los que poco se habla, por ejemplo, de la vida sexual, la cual es vital para mantener el equilibrio deseado.

Fotos: John Durán, producción y dirección artística: Augusto Ramírez, vestuario OXO Fashion, Maquillaje y peinado Betzabeth Arguedas, de IECSA, Joyería MJJoyas.

“Si tengo relaciones sexuales satisfactorias me sentiré realizado, pleno, satisfecho y feliz. Hay una relación directa entre la forma en la que nos percibimos en el acto sexual y la forma en la que nos sentimos emocionalmente.

Muchas veces priorizamos otras cosas como el trabajo, la familia, las obligaciones del día a día, y dejamos de lado el placer y la sexualidad. Sin embargo, es a través de la comunión con nuestra intimidad que podemos mejorar otras áreas de la vida”, dijo la coach.

Para Malu, a pesar de que muchas personas no se sienten cómodas hablando de sexo, de deseos íntimos, de fantasías, límites y curiosidades personales, es clave romper esa barrera para quitar estigmas e inconformidades que limitan a desarrollar y potenciar otras áreas.

¿Cómo debe ser la comunicación cuando el tema central es el sexo?

Mucho de lo que enseño en mis sesiones de coaching son estrategias efectivas de comunicación. Porque si bien puedo brindar muchas herramientas, recomendaciones, formas y estrategias, acerca de cómo mejorar y potenciar la vida sexual (según sea el caso), todo se resume en la comunicación. Se debe considerar el tiempo, en el tono correcto, la fluidez y el lugar en que se comunica y expresa el tema.

El tono es importante, este debe ser curioso, abierto, libre y colaborativo, así podrá hablar de manera más plena, desde el amor y la autenticidad.

Evite tener este tipo de conversaciones en el cuarto, busque espacios neutros y seguros para abordar sus inquietudes y deseos.

Tampoco se recomienda hablar de la plenitud de su vida sexual cuando está triste, enojado, alterado, ansioso y cansado. Busque estar relajado, seguro y en paz cuando aborde lo que le gusta y complace.

Llegue a puntos medios, no se compare con otras personas o parejas, además, recuerde que no hay verdades absolutas. Lo que para unos puede ser buen sexo para otros puede no serlo, lo que para unos puede ser suficiente, bueno y placentero para otros puede que no lo sea.

¿Cómo identificar que su área sexual no está sana?

El auto cuestionamiento constante acerca de cómo se siente es necesario, además, se le debe prestar atención a la intuición. Debemos ser leales a nosotros mismos y responder con honestidad a preguntas como estas:

1. ¿Tengo una comunicación abierta, fluida y transparente con mi pareja?

2. ¿Mi vida sexual es divertida y me llena a nivel emocional, mental y físico (placer)?

3. ¿Estoy priorizando mi vida sexual?

4. ¿Qué puede hacerme sentir mejor a nivel íntimo y sexual?

5. ¿Me siento cómodo y pleno con mi cuerpo cuando estoy desnudo?

6. ¿Tengo una charla positiva y auto compasiva conmigo mismo acerca de mi cuerpo y sexualidad?

7. ¿Busco recursos para instruir mi educación sexual?

8. ¿Sigo cuentas en redes sociales que en vez de inspirarme me perjudican, frustran e incomodan respecto a cómo me siento con mi imagen corporal?

9. ¿Me siento sexy? ¿Qué es “ser” sexy para mí?

10. ¿En mi relación sexual hay novedad, confianza e imaginación?

11. ¿Me siento en contacto con mi energía femenina y masculina?

12. ¿Estoy dispuesto a acudir a ayuda profesional, con un coach sexual en caso de no saber cómo abordar temas acerca de mi sexualidad, intimidad, comunicación y conexión sexual?

Una vez que responda esas preguntas y descubra qué debe mejorar el área sexual, ¿cuál sería el siguiente paso?

Lo recomendable es buscar ayuda de un profesional. Y aquí es importante tener claro que existen personas cuyos precios son accesibles a la mayoría. Hay muchos coach, incluyéndome, que incluso ofrecen sesiones de forma gratuita, dependiendo del caso. Lo importante es buscar ayuda, informarse, ahora incluso ya no hay que desplazarse a lugares para recibir apoyo, las sesiones se pueden realizar en línea, lo que permite que sea más sencillo.

¿Cuáles son los principales obstáculos para lograr el equilibrio, o la satisfacción plena?

Yo diría que principalmente las creencias limitantes que provienen de la familia, la religión y la cultura, algunas de ellas: “No llame la atención, procure ser más discreto”, “debe de aguantar porque es la mamá, o el papá”, “no muestre tal parte de su cuerpo porque es vulgar”, “el deseo y el placer son malos”, entre otras.

Todos estos ejemplos, entre muchos otros, son obstáculos que sin duda impiden que algunos puedan desenvolverse libremente, y equilibrar su vida mental, emocional, sexual, profesional y física.

Recordemos que las creencias son filtros de interpretación de nuestra realidad, pero no son una verdad absoluta, por ende, estamos en la total capacidad de desprogramarlas cuando estas nos limitan y no nos potencian.

¿Quiénes son las personas que más llegan a su consulta?

Es variado, pero normalmente quienes más buscan ayuda son las personas solteras que deseen mejorar su vida sexual, personas que deseen prepararse para una nueva relación de pareja, quienes tienen dudas de su orientación sexual, parejas en general, y algunas personas que buscan divorciarse con una visión distinta, es decir desde el amor, sin conflictos.

Recuadro- Conocerse en el plano sexual

Estas recomendaciones le ayudarán a mejorar y disfrutar su área erótica.

  • Permítase conocer su cuerpo, valorarlo y apreciarlo, con el fin de aceptar su parte erótica.
  • Comunicación auténtica: ya sea que esté en pareja, o esperando conocer a alguien, hable de sus emociones, de lo que le gusta y lo que no, re evalúe sus necesidades físicas y emocionales.
  • Busque la mejor manera de informarse en torno a la sexualidad y su cuerpo. Es necesario mejorar el auto conocimiento y la educación sexual acerca de los elementos que favorecen su bienestar erótico.
  • Conozca su lenguaje del amor en el plano erótico. El objetivo de esta herramienta es conocerse y comprenderse mejor, así como a su pareja, y que juntos puedan disfrutar del placer sexual.

María Laura tiene 29 años, además de coach es publicista y diseñadora gráfica de profesión, pero, sobre todo, apasionada por el éxito y la salud integral.

A lo largo de su formación ha buscado el acompañamiento de coaches, psicólogos, psiquiatras, entrenadores personales, mentores y otros profesionales de la salud mental, emocional y física, con el fin de tener las herramientas necesarias para brindar lo mejor a sus clientes.

¿Cómo llega a convertirse en coach?

Me di cuenta con los años que me llenaba mucho ayudar a otras personas. En el coaching yo simplemente soy el medio, o el canal, para que mis clientes mejoren, se potencien y transformen de manera positiva sus vidas.

En el proceso llegué a la realización de que esta profesión era mi propósito de vida, no solo por lo que me llenaba a mí, sino por el impacto que tenía en la vida de otras personas. Es un ganar-ganar, porque mientras sirvo como medio para traspasar conocimiento y herramientas, yo aprendo mucho más de lo que ellos se imaginan de sus propias vivencias.

Y bueno, ver a las personas mejorando, recuperándose, sanando y felices es la mejor recompensa.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.