Fiorella Masís. 11 julio

Durante muchos años en la casa de la familia Traña Trigueros han sido fieles seguidores del atletismo, empujados por la carrera de Gabriela, destacada maratonista costarricense.

Génesis Rojas y Cristofer Lanuza horas previas a su viaje hacia Corea del Sur, donde se realiza el Campeonato Mundial de Natación. Foto: Cortesía Ana Luisa Traña
Génesis Rojas y Cristofer Lanuza horas previas a su viaje hacia Corea del Sur, donde se realiza el Campeonato Mundial de Natación. Foto: Cortesía Ana Luisa Traña

Pero desde hace un tiempo también se mantienen pendientes de lo que suceda en las piscinas o el mar, lugares donde ahora destaca Génesis Rojas.

Ella es sobrina de la corredora nacional; este viernes cumplirá 16 años y se prepara para su primer mundial de natación en la modalidad de aguas abiertas.

"Es muy emocionante para todos nosotros, muy orgullosos todos y satisfechos que a tan corta edad haya logrado meterse en un campeonato de ese nivel", comentó su mamá, Ana Luisa Traña.

El torneo se celebra en Gwangju, Corea del Sur, donde viajó el lunes junto al también nadador de aguas abiertas Cristofer Lanuza.

Rojas competirá en 10 kilómetros este sábado a las 5 p. m. (domingo en Corea) y el próximo 17 de julio en 5 km. Lanuza, por su parte lo hará el viernes a las 5 p. m. y el 16 de julio.

La estudiante de décimo año se enamoró de la natación desde pequeña, a eso de los 7 años. Su mamá recuerda que se le hizo fácil aprender en una academia privada y después llegó al Polideportivo de Monserrat para formar parte del equipo de Juegos Nacionales de Alajuela.

Génesis Rojas (segunda de izquierda a derecha) junto a su tía, Gabriela Traña. Foto: Cortesía Ana Luisa Traña
Génesis Rojas (segunda de izquierda a derecha) junto a su tía, Gabriela Traña. Foto: Cortesía Ana Luisa Traña

“Cuando Gaby le propuso pasarse al poli para que entrara al equipo, le dije: ‘vea, son más días, tiene que disciplinarse, porque el estudio siempre va primero, pero si quiere esto, es ordenar bien los tiempos’. Ella me dijo que sí podía y de verdad lo ha logrado, ha salido adelante”, agrega su progenitora.

Asegura que parte de esa disciplina la tomó de Gabriela, además del talento en largas distancias, porque siempre la vio haciendo los esfuerzos para ser una atleta.

Génesis pasó mucho tiempo de su niñez en la casa de sus abuelos maternos, mientras sus papás trabajaban, por lo que tuvo de cerca a su tía.

"Uno ha participado en procesos de ese tipo, es un orgullo porque es como si fuera mi hija, su primera infancia la pasó en mi casa, viéndome entrenar. No le gustaba correr, pero cuando descubrimos que le gustaba natación, tratamos de apoyarla. Insistí en que la disfrutara, satisfecha porque es muy bonito poder influir en personas, pero sobre todo en alguien de su propia sangre", mencionó Gabriela.

La maratonista ha sido un ejemplo y parte importante de su formación. Pero no solo de ella, también de la hermana menor de Génesis, quien toca violín.

La mamá de ambas recordó una anécdota que deja plasmada esa influencia de Gabriela.

"Me daba risa porque mi hija menor una vez le dijo a Génesis: 'cuando vaya a las Olimpiadas, yo voy a tocar el himno nacional para usted'. Eso es porque ven que la tía llegó lejos, entonces no creen que sea un sueño imposible, van por buen camino", contó.

Con el nerviosismo natural ante un campeonato del mundo, la alajuelense aprovecha una oportunidad que no esperaba tener tan pronto.

Incluso, ella estuvo enfocada en piscina corta, pero se destacó por ser resistente, por lo que se enfocó en la modalidad de aguas abiertas.

“Es algo completamente nuevo y de aprendizaje para ella. Esto no se esperaba, porque estaba en piscina corta, ganó medallas en Juegos Nacionales, pero esas distancias son de mucha velocidad y sus cualidades son de resistencia”, agregó su tía.

Génesis Rojas y Cristofer Lanuza ya entrenaron en la ciudad de Gwangju, en Corea del Sur. Foto: Cortesía Ana Luisa Traña
Génesis Rojas y Cristofer Lanuza ya entrenaron en la ciudad de Gwangju, en Corea del Sur. Foto: Cortesía Ana Luisa Traña