Fiorella Masís. 6 diciembre

Toscano Luconi conoció el boliche desde sus primeros meses de vida, debido a la influencia de su papá, del mismo nombre y quien practicaba este deporte.

Toscano Luconi durante el II Encuentro Panamericano que se jugó en Lima, Perú, en 2017. Foto: Cortesía Toscano Luconi
Toscano Luconi durante el II Encuentro Panamericano que se jugó en Lima, Perú, en 2017. Foto: Cortesía Toscano Luconi

Pero fue hasta que tenía 15 años cuando entendió que aunque la disciplina no implicara ser fuerte o correr kilómetros, debía mejorar su rutina.

"La gente cree que por ser boliche es solo ir a tirar bolas, pero más bien en los torneos se puede estar de pie 4 o 5 horas, duele el cuerpo y se necesita bienestar físico".

En el momento en que Luconi comprendió esa premisa, le dio un giro a su vida, también ‘impulsado' por una arritmia cardíaca.

“Estaba enfermo, un resfrío normal, pero me dijeron que tenía arritmia cardíaca y el doctor me dijo: ‘si sigue así, no va a llegar a 30 (años)’. Tenía arritmia, era obeso tipo 1 y prediabético con 15 años”, comentó.

Eso le hizo variar su vida. Empezó a leer sobre nutrición, aspectos físicos y habló con profesionales. Se convirtió en un autodidacta para su bienestar.

En ese proceso entre el aprendizaje y poner los nuevos conocimientos en práctica pasó un año y medio. Con 1,82 metros de altura pasó de 108 kilos a 78, peso que tiene ahora, con 18 años.

“Cuando empecé a engordar tenía 10 años, entrenaba dos o tres veces a la semana y ya. Ahora voy 5 o 6 veces a la semana al gimnasio y entreno boliche 4 días a la semana”.

Asegura que la disciplina que ha cosechado durante mucho tiempo le ayudó en ese proceso, pues sus padres le inculcaron el deporte y por eso también practicó fútbol, natación y baloncesto.

Sin embargo, el boliche lo capturó por ser diferente. A los seis años sus papás le compraron la primera bola y con 8 ya empezó a ir a clases.

Fue campeón nacional sub-10, sub-12, sub-16 y ahora juvenil (sub-21). Además, el año pasado estuvo en su primer mundial con la selección mayor, con apenas 17 años.

Delegación de la selección de boliche juvenil que asistió al Torneo Centroamericano y del Caribe en Colombia. De izquierda a derecha: Alexa Fernández, María Aguiluz, Fabiola Sandoval, y Ericka Quesada. Arriba: Toscano Luconi, Alberto Quesada, Jonaykel Conejo y Mathías Haenner.
Delegación de la selección de boliche juvenil que asistió al Torneo Centroamericano y del Caribe en Colombia. De izquierda a derecha: Alexa Fernández, María Aguiluz, Fabiola Sandoval, y Ericka Quesada. Arriba: Toscano Luconi, Alberto Quesada, Jonaykel Conejo y Mathías Haenner.

"En cada nivel fue destacando hasta llegar a la categoría de ahora", asegura su papá, quien también es secretario de la Federación Costarricense de Boliche.

Como padre asegura sentirse orgulloso de su hijo, pero también como federativo satisfecho del resto de los jóvenes que han demostrado tener un nivel alto. Así quedó demostrado el mes anterior en Medellín, Colombia, donde Luconi consiguió la medalla de oro en el evento de maestros del Campeonato Centroamericano y del Caribe Juvenil, mientras que Jonaykel Conejo se dejó la plata.

“Medellín lo veo como un peldaño en la escalera, no veo que sea la cima, pero tampoco el inicio, sino que tuve buen año”, comentó este estudiante de Ciencias Empresariales.

Costa Rica en el Campeonato Centroamericano y del Caribe

Costa Rica dejó en evidencia su potencial en el área durante el Campeonato Centroamericano y del Caribe Juvenil, en noviembre, en Medellín, Colombia.

Jonaykel Conejo conquistó el primer lugar del individual masculino. En parejas, el mismo Conejo ganó junto a Mathias Haehner, y en femenino la pareja de Ericka Quesada y Alexa Fernández se dejó la plata.

En equipos, los hombres obtuvieron plata (Conejo, Toscano Luconi, Mathias Haehener y Alberto Quesada), mientras en damas cosecharon bronce (Fabiola Sandoval, Alexa Fernández, Ericka Quesada y María Fernanda Aguiluz).

Luego se disputó el evento de maestros y además del oro de Luconi y la plata de Conejo, Fabiola Sandoval ganó el bronce.

Además obtuvieron el oro en todo el evento país y fueron premiados por la Confederación Centroamericana de Boliche Amateur.