Fanny Tayver Marín. 11 enero
El alto rendimiento de Alajuelense entrena a doble sesión todos los días. Fotografía: John Durán
El alto rendimiento de Alajuelense entrena a doble sesión todos los días. Fotografía: John Durán

Geancarlo Castro, Elian Morales, Esteban Mata, José Pablo Santamaría, Jhonny Álvarez y Keylor Ramírez son los seis futbolistas jóvenes que Liga Deportiva Alajuelense alineó el domingo pasado en los 90 Minutos por la Vida.

Apenas aparecieron ellos en la formación de Luis Diego Arnáez, los aficionados expresaban en redes sociales que esperaban que ya tuvieran un contrato profesional para que nadie se robe a esos cachorros formados en el riñón del León.

Sin embargo, la situación no es tan sencilla, según explicó a La Nación el director deportivo de ligas menores de Alajuelense, Agustín Lleida.

Agustín Lleida considera que la Fedefútbol debería actualizar su reglamento sobre la transferencia de jugadores, pues el actual está vigente desde 2003. Fotografía: John Durán
Agustín Lleida considera que la Fedefútbol debería actualizar su reglamento sobre la transferencia de jugadores, pues el actual está vigente desde 2003. Fotografía: John Durán

En el escritorio de su oficina, en el Centro de Alto Rendimiento en Turrúcares, tenía tanto el Reglamento sobre el estatus y la transferencia nacional de jugadores de Costa Rica y el último Reglamento sobre el estatuto y la transferencia de jugadores de la FIFA.

Con esa normativa ya estudiada, él considera que el problema no es una situación de dinero, como muchos creen, sino de la regulación que existe por parte de la Federación Costarricense de Fútbol (Fedefútbol), que debería actualizarse, porque la actual está vigente desde 2003.

— Vladimir Quesada decía que pensó mucho en llevar y poner a jugar a los jóvenes el domingo pasado en los 90 Minutos por la Vida ante el miedo de que si se los ven, se los roban. ¿Ese sentimiento de temor también se tiene en Alajuelense?

No se siente así porque nosotros tenemos la necesidad de debutar jóvenes y creemos que es lo más justo con ellos, ellos están entrenando día a día para culminar en la Primera División, no sería justo tener a un jugador de nivel y no ponerlo.

Pero también a la vez lo entiendo, porque el mandar ahora a un jugador de Primera División de Costa Rica es exponerlo sin que la Federación te dé herramientas para mantenerlo en tu club.

Lo comprendo y creo que debemos buscar una solución para evitar este problema que tenemos.

— ¿Cuándo es que un jugador es profesional y qué pasa con los muchachos que están en plena formación?

En Costa Rica un jugador solo es profesional si está registrado en Primera División o en Segunda División, todo el resto de los jugadores se consideran amateur. Entonces, según ellos, para tener a un jugador ligado contractualmente necesita tener un contrato profesional, estar inscrito como profesional.

— ¿Qué pasa con todos estos muchachos?

Que no son considerados profesionales, se consideran jugadores amateur a pesar de que entrenan ocho veces a la semana, entrenan mañana y tarde, juegan, ellos viven y se dedican exclusivamente a esto y se consideran amateur, según la Federación de Costa Rica.

— ¿Y cómo se maneja el tema en otros países?

En México, por ejemplo, un jugador se considera profesional desde los 13 años. Un jugador de Pachuca, de América, de Chivas, del club que sea, entonces no hay forma de que tú puedas robar un jugador a otro club y eso es lo que al final te lleva a invertir en formación, porque ningún empresario en su sano juicio invertiría su dinero en un activo, que en este caso es un jugador de fútbol, porque se lo pueden robar mañana.

Al final con esto lo que pasa es que en Costa Rica se corre el riesgo de que se diga yo no voy a gastar en formación porque me lo pueden robar mañana y entonces si no se invierte en formación, al final, lo que se perjudica es la Selección de Costa Rica.

Si nadie invierte en formación y todos nos dedicamos a robar, se perjudica la Selección porque se corta el desarrollo de jugadores.

— ¿Es prudente que una promesa tenga un salario como un jugador profesional?

Es que no es el debate ese, porque el que tenga un salario alto o bajo no lo hace profesional, como te digo, al día de hoy, lo hace profesional el estar registrado en Primera o en Segunda División y yo creo que una solución es que la Federación diga que a partir de los 15 años un jugador ya se considera profesional.

Como de paso, en Costa Rica también la edad para empezar a trabajar es de 15 años, yo no digo que lo pongan desde los 13 como en México, pero sí que desde los 15 comencemos a considerar a un jugador cuando lo inscribamos como profesional.

De esa manera, podemos hacer un contrato como jugador profesional y que quede blindado, porque si no, al final nadie va a producir jugadores.

Yo creo que en eso van a estar de acuerdo todos los equipos que en Costa Rica desarrollan jugadores, como Saprissa, Cartaginés, Carmelita, los equipos que más invierten en desarrollar jugadores van a estar también de acuerdo en que nosotros podamos de alguna forma blindar a nuestros activos, que son los jugadores y los talentos que tenemos.

— ¿Ustedes estarían dispuestos a pagarles a estos jóvenes que son promesas sin saber si al final serán una realidad, porque hay mucho jugadores que están acá, pero que puede ser que algunos no terminen el proceso por alguna razón?

Nosotros tenemos 40 jugadores viviendo aquí en el Centro de Alto Rendimiento que les pagamos alojamiento, desayuno, comida, cena, estudios, inglés y a cada uno se les da viáticos, que son gastos de desplazamiento. Invertimos mucho, a nosotros ya cada jugador nos está costando mucho dinero y no sé el problema o el debate de pagarles, porque a nosotros ya nos cuesta mucho cada jugador.

Hemos valorado que por cada jugador nos gastamos unos ¢400.000 colones, entre lo que les damos y gastamos en ellos. Entonces, ya sabemos que no todos van a llegar, pero cuando llegan cuatro o cinco jugadores ellos te financian todo lo demás.

Pachuca vendió una cantidad de millones en jugadores, una barbaridad y al final los ves y son unos diez que se vendieron muy caros, pero esos pagan el proceso de todos los demás y la Federación se acaba alimentando de esos ocho o diez que vendiste y que hoy están en Europa o en los clubes grandes de México y al final hacia ahí tenemos que tratar de ir, que todos estemos seguros de formar jugadores y que no nos los van a robar mañana porque en ese caso, nadie va a decidirse por el desarrollo.

Si la Federación no lo hace, nos tenemos que juntar los clubes que apostamos por el desarrollo de jugadores, como Liga Deportiva Alajuelense, Carmelita, Cartago, Saprissa y tratar de hacer presión para que se catalogue a los jugadores profesionales desde los quince años para poderles hacer un contrato profesional.

— ¿Esta situación que se presenta en el país es de acuerdo con los estatutos de la FIFA?

Eso no es real, eso es falso. Si buscan información, resulta que en este verano pasado, en España se vendió un jugador de 16 años del Espanyol al Barcelona por 3 millones de euros.

Es decir, el Barcelona en la vida habría pagado esa cifra si ese contrato se pudiera romper y en España a los jugadores los blindas con un contrato que no se rompe a pesar de que sean menores, de que jueguen en la Sub-15, en la Sub-16, en la Sub-17…

Esos contratos tienen validez y eso es porque la Federación Española tiene sus estatutos adaptados para fomentar el desarrollo de jugadores.

Lo mismo pasa en México. Ahí nunca se le va a poder robar un jugador desde los 13 años a otro club, no hay forma.

Ellos tienen sus contratos profesionales desde los 13 años, entonces estás muy seguro en tratar de invertir en infraestructura, en profesionales, en todo, porque desde el momento en que firman, se sabe que es de uno y entonces es importante destacar eso, que no es un tema de FIFA, es un tema de Federación.

— ¿Y cuál es el problema que observa entre el reglamento de la Fedefútbol y el de la FIFA?

El problema puede ser que el Reglamento sobre el estatus y la transferencia nacional de jugadores de Costa Rica data del 2003 y el último estatuto de FIFA data del 2015, es decir, llevamos en Costa Rica casi 20 años sin actualizar el estatuto de la transferencia de los jugadores.

Puede estar obsoleto, no lo sé, pero además, es que no se cumple porque aquí habla de contratos profesionales y convenios deportivos y los convenios deportivos dice que no se puede romper si no se dan unas características.

Sin embargo, la Federación en el momento en que un papá le llega con que quiere irse con otro equipo, la Federación lo desinscribe.

Entonces yo veo que la Federación está yendo en contra de sus intereses, porque en el mismo reglamento de la Federación de Costa Rica habla de convenios deportivos y de contratos profesionales, pero en cuanto a los convenios, la Federación no les está dando validez y si está en el estatuto de la propia Federación deberían leerlo bien y si no lo actualizan, por lo menos aplicarlo.

Al final, es un problema y el perjudicado es el fútbol nacional.

— ¿La FIFA con sus estatutos da la base estándar de cómo debe moverse el fútbol en el mundo, pero cada país lo adapta según su necesidad?

Así es. Está el Reglamento FIFA sobre el estatus y la transferencia de jugadores que se actualizó por última vez en 2015 y ellos han ido haciendo anexos y demás, pero el último libro es de 2015 y está el de cada país que lo adaptan a sus realidades y particularidades, que el de Costa Rica data del 2003 y por lo tanto no está con la actualidad de lo que marca FIFA.

Y eso no es culpa de FIFA, es completamente responsabilidad de la Federación. Trataremos de hacérselo saber a la Federación, que ya lo saben, porque hemos hablado varias veces con ellos, de hecho nos acercamos para que nos asesoraran sobre qué contrato podíamos hacer para que tuviera validez.

— ¿Esa consulta la plantearon a raíz del caso de Orlando Galo?

No tiene nada que ver, la verdad es que cuando yo llegué, Galo ya estaba en Primera División y no he tenido nada que ver. Desconozco la situación de él, no estaba al pendiente porque él había estado exclusivamente con la Primera División.

Esto no es rabieta mía por lo de Galo, al contrario, no tengo nada que ver con Galo ni he sabido nada del proceso de él. Lo hago pensando en este proyecto de la Liga Deportiva Alajuelense que es desarrollar jugadores.

— ¿Ya ha hablado de esta situación con los encargados de liga menor de otros equipos que también forman jugadores?

Es que se puede apostar a desarrollar jugadores invirtiendo dinero en formarlos o puedes decir que ese dinero de desarrollar jugadores lo ahorro para luego ir a robar jugadores. Esas son las dos formas, invertir en desarrollar o invertir en robar jugadores.

Lo que hay que tener claro es qué interesa más al fútbol nacional, qué es lo más conveniente, si una cosa u otra.

Yo no he hablado con dirigentes de otros clubes. De hecho en el cambio de torneo es que me encuentro con esta situación. Es un debate interno que tenemos, pero nos encantaría que si se convoca a una reunión o algo, exponer nuestra posición y si hay un acuerdo de nosotros apostar por el desarrollo.

Y somos Liga Deportiva Alajuelense, que nosotros podemos con más facilidad ir a otro club y sacar jugadores porque tenemos estas instalaciones, porque tenemos afición, porque somos un equipo grande.

A lo mejor, para nosotros sería fácil subirnos en el carro para ir a sacarle jugadores a otros, pero creo que no es lo más sano para el desarrollo.

El gran riesgo acá es que el fútbol nacional se quede estancado, que nadie invierta aquí abajo.

— ¿Cuando usted dice que esto va en perjuicio del futuro de la Selección va en el sentido de que si se le hace un contrato profesional a un joven, ya queda limitado de no poder jugar en su categoría?

Va en contra de la Selección porque nadie va a invertir en formación. Si la única opción que la Federación nos da para blindarlos es registrarlos en la Primera o Segunda División, está fomentando que los grandes talentos de Costa Rica estén sin jugar en las bancas de Primera División. No olvidemos que si un jugador de 18 años lo inscribimos en Primera División, este ya no puede volver a jugar con el alto rendimiento.

Por ejemplo, si a nuestros cinco talentos de 17 y 18 años para que no nos los roben, los registro en la Primera División les estoy cortando su desarrollo porque no van a jugar. No están listos para ser titulares y se van a pasar todo el torneo en la banca, eso no puede ser.

Por ejemplo, Jurguens Montenegro, delantero de la Selección Sub-20 de Costa Rica es un talento y para que no se lo puedan llevar lo tenemos que tener inscrito en Primera División y no puede bajar a la Sub-20.

Al final qué pasa, que en los últimos seis meses jugó 56 minutos porque la competencia en Primera es fuerte.

¿Ustedes piensan que un jugador se puede desarrollar jugando 56 minutos en un torneo? Ni Messi… Estamos matando al chaval, y como tal, hay muchos.

Yo creo que la Federación tiene que sentarse y pensar si ellos están cuidando sus propios intereses, que es fomentar el desarrollo de jugadores como propone la FIFA y lo que la FIFA busca es el desarrollo del fútbol, el desarrollo del talento, fomentar la práctica de este deporte y en Costa Rica estamos yendo en contra y hay que mejorarlo.

— La preocupación llega a la afición, porque el domingo que alinean a los talentos, el comentario generalizado del aficionado rojinegro era que esperan que estén con un contrato profesional para que no se los roben…

Es que claro, eso es lo que comenta toda la gente. Yo abro mi Twitter cada día y toda la gente me dice que estoy formando jugadores para otros clubes porque al final se los van a llevar y al final deja de ser gracioso el asunto, porque no estamos trabajando para otros. Nosotros hacemos la inversión y se tiene que favorecer Liga Deportiva Alajuelense.

Esos jugadores no pueden tener un contrato profesional porque los estaríamos matando.

El otro día jugadores seis Sub-20 que lo hicieron de una manera maravillosa porque son excelentísimos jugadores y tienen un gran futuro por delante y si a ellos les hago un contrato profesional qué va a pasar, este semestre como tenemos grandes jugadores en el equipo de la Primera, ellos van a tener pocos minutos, porque tienen 16 años o de 17 o 18 y necesitan unos dos años más para ser titulares en Liga Deportiva Alajuelense.

Durante esos dos años tienen que jugar cada sábado, pero si los mando solo a la Primera ya, en esos dos años no van a ser titulares, van a acabar jugando en la Segunda División.