Por: Fiorella Masís.   11 julio
Mario Mandzukic anotó el gol de la victoria croata, que lleva a su país a la final de la Copa del Mundo. Foto: AP /Frank Augstein
Mario Mandzukic anotó el gol de la victoria croata, que lleva a su país a la final de la Copa del Mundo. Foto: AP /Frank Augstein

Croacia derrotó 2-1 a Inglaterra en tiempos extra y aseguró su boleto a la gran final de Rusia 2018, en la que se enfrentará a Francia.

Los balcánicos se levantaron de un marcador en contra, empataron y obligaron por tercera ocasión consecutiva a la extensión de 30 minutos. Y fue ahí donde hallaron la gloria.

Mario Mandzukic fue el encargado de poner a soñar a un país que nunca había clasificado a la final.

El delantero anotó en el minuto 108 el gol que le dio la victoria definitiva a su selección.

Nación Mundialista: ¿Cómo hizo Croacia para ser finalista en Rusia 2018?

Pero fiel a su caminar en Rusia 2018, a Croacia le tocó sufrir para celebrar.

El partido se le puso cuesta arriba desde muy temprano, cuando apenas en cinco minutos el inglés Kieran Trippier concretó de tiro libre, sorprendiendo al portero Danijel Subasic, quien solo vio pasar la pelota.

Kieran Trippier (der.) celebra su anotación, mientras llega a felicitarlo Harry Kane. Foto: AP /Francisco Seco
Kieran Trippier (der.) celebra su anotación, mientras llega a felicitarlo Harry Kane. Foto: AP /Francisco Seco

Croacia buscó y buscó su tanto, y aunque no era claro, finalmente lo encontró en el 68', con Perisic.

El extremo había sido el hombre más insistente de una selección que le costó entrar en el partido.

Sin embargo, poco a poco llegó al marco de Jordan Pickford, primero con un remate de Perisic y después una jugada colectiva que terminó controlando el arquero británico.

Inglaterra, por su parte, tuvo oportunidades de aumentar la ventaja gracias a su contragolpe y los espacios que dejaron los croatas.

Conforme avanzaron los minutos, Croacia se vio más presionado, pero volvió a la vida en el 68'. Todavía había mucho en disputa.

Ivan Perisic le gana la posición a Walker y remata de pierna izquierda para anotar el 1-1. Foto: AP/Frank Augstein
Ivan Perisic le gana la posición a Walker y remata de pierna izquierda para anotar el 1-1. Foto: AP/Frank Augstein

Antes de eso, Perisic anunció lo que venía (64'), con un remate que iba potente y con buena dirección, pero pegó en el cuerpo de Walker.

Después Walker no pudo impedir la celebración de Perisic, quien le ganó la posición en el área y metió la pierna para enviar el balón al fondo de las redes.

Tras ese tanto, el partido se volcó del lado balcánico y por poco de nuevo anota Perisic, pero su remate pegó en el palo (71').

Inglaterra no se quedó de brazos cruzados. En sus manos tuvo la ventaja y Jesse Lingard la desperdició con un disparo cruzado que terminó por fuera.

El alargue llegó, una zona conocida por Croacia en esta Copa del Mundial, pues en octavos y cuartos ya había llegado hasta esa instancia e incluso debió definir el juego en penales.

Ante los británicos para bien de su salud no fue necesario el manchón blanco y festejó antes de tiempo.

En el segundo tiempo extra Perisic y Mario Mandzukic le ganaron estuvieron más atentos que la defensa rival y el delantero anotó el gol en el 108'.

El partido se disputó en el Estadio de Luzhnikí, en Moscú, mismo estadio donde se disputará al final el próximo domingo a las 9 a. m. entre Croacia y Francia.

Croacia buscará la 'venganza' contra la selección que hace 20 años lo eliminó de la semifinal.

Hoy, con una generación dorada intentará la hazaña de levantar la copa.