18 mayo
Muchas llamadas de Claro

En diciembre del 2017, cancelé el contrato con Claro TV, pagué todo lo adeudado y entregué los equipos correspondientes. Sin embargo, aunque aclaré el asunto en la sucursal de Plaza del Sol, recibo llamadas de cobro todos los días y, como si fuera poco, también las reciben mis familiares. La comunicación interna parece no existir. Le solicito a Claro arregle esto.

Ricardo Köster Salini, Curridabat

Caso atendido

En relación con el comentario del señor Rodrigo Li Guzmán (Cartas, 12/5/2018), la Contraloría de Servicios le contactó y le aclaró lo relacionado con el Banco Nacional (BN).

Alexis Caravaca, contralor de Servicios, BN

Pueblo vs. sindicatos

Los costarricenses estamos hartos de los sindicatos, de sus privilegios y que traten de obstruir un gobierno que pretende sacar adelante nuestro país. Todos quienes estamos en desacuerdo con esa actitud debiéramos hacer una manifestación pública fuerte y decidida para pararlos. Ya es hora de que los del bando contrario hagamos algo al respecto y manifestemos nuestro desacuerdo con una actitud que va en contra de cualquier cambio positivo.

¿Por qué los empleados públicos mantienen prebendas que no tienen el resto de los empleados privados del país? ¿Qué gobiernos les dieron esos derechos que no pueden cambiarse ante una situación de crisis como la actual? ¿Por qué son los únicos que tienen un aumento anual fijo a través de pluses si su trabajo es como el de cualquier otro trabajador?

Los verdaderos culpables de todo esto son los gobiernos que permitieron crear convenciones colectivas que solo benefician a un gremio de trabajadores. En la empresa privada solo existen estímulos para quienes han demostrado, a lo largo de todo un año, un rendimiento y logros excepcionales; ahí no se regala nada. Esta debiera de ser la única norma para los empleados públicos, eso mejoraría la atención a los ciudadanos que pagamos su salario. No nos quedemos cruzados de manos, es hora de reaccionar.

Soledad Rojas Rodríguez, San José

Sugerencia al TSE

Hace algunos años, la Iglesia católica enviaba al Registro Civil los datos de los niños al bautizarlos. Conozco el caso de una persona a la cual su madre envió a bautizar con una amiga y esta lo hizo con un nombre diferente. La niña creció y los familiares siempre la llamaron por el nombre supuesto. Hasta solicitar la cédula de identidad se dieron cuenta de que su nombre verdadero era otro. Sin embargo, el Registro Civil solucionó el problema con agregarle al documento “conocida como” y su nombre habitual. Ella nunca ha tenido problemas con eso, pues las instituciones públicas y privadas respetan ese sistema.

Mi sugerencia es que a esas personas que están obligando al Tribunal Supremo de Elecciones a hacer un gasto grande en sistemas de impresión nuevos para hacer el cambio de nombre, se les agregue el “conocido como”. Lo del sexo lo dejarían en blanco.

Orlando Jiménez Chaves, San José

Ruta 32 colapsada

Todos los que usamos la vía a Limón sabemos a qué me refiero. La ruta 32 está insoportable. En horas pico resulta milagroso tardar seis horas en hacer el trayecto.

No quiero referirme a los cuellos de botella, como el puente del Virilla, la entrada y salida de Guápiles y otros más a lo largo de la vía. Hago hincapié en el tramo de Limón centro a Búfalo, donde está la romana camionera. Varias veces se tarda hasta hora y media en recorrer esos 16 kilómetros.

Dicen que es culpa del semáforo peatonal de Liverpool, de la cantidad de camiones que circulan y del desorden. Lo cierto es que pasan los meses y nadie resuelve este problema.

Limón es un lugar sin autoridad policial en carretera; la gente del Cosevi en el cantón central es muy escasa y no puede meterse a regular el tránsito. Urge más personal para que los camiones no usen la vía para sus maniobras fuera de los predios para que el semáforo lo cambien si no funciona bien y para cumplir todos las reglas de tránsito y circular mejor.

Carlos Bermúdez Díaz, Limón