25 marzo

La pandemia trajo consigo no solo el mortífero SARS-CoV-2, causante de la covid-19, sino también la demolición de las economías. En un mundo globalizado, no hay quien escape de los embates económicos a consecuencia del virus en los países donde se encuentra.

No son secretas las medidas de austeridad que deben tomar las instancias públicas o privadas y hasta los ciudadanos, quienes debemos acatar los lineamientos económicos pertinentes para no caer en la ruina.

Tampoco es secreto que el mundo era diferente antes de la pandemia. Vivimos una encrucijada con un futuro incierto, no se vislumbra un panorama alentador económico.

Los costarricenses piden medidas paliativas para sostener las empresas privadas y evitar una debacle mayor, pero si el niño pide pan al padre y no tiene, ¿qué le dará? Costa Rica ya sufría una recesión y en los dos últimos meses hubo con un leve repunte. Nadie ha dicho que será fácil acatar medidas si son dolorosas para la población en general.

Urge más que nunca un gobierno con temple. Claro está, el Primer Poder de la República deberá tenderle la mano, dejar de lado las banderas políticas y cobijarse con la tricolor para sacar al país adelante; si no, nos hundiremos con todo y barco. Será una prueba valiosa para los economistas nacionales.

Efrén Elizondo Granados, Pérez Zeledón

Agradecimiento

Dada la crítica situación mundial causada por el coronavirus, felicito al ministro de Salud, Daniel Salas, por poner mano dura a fin de que se cumplan las medidas sanitarias: cerrar aquellos locales que incumplieron el protocolo de prevención de las aglomeraciones; especialmente luego de ver las consecuencias en otros países por tomarse la enfermedad a la ligera.

Aplaudo su gran liderazgo dentro del sistema de salud pública y su coordinación con otros ministerios para paliar los efectos socioeconómicos. Ha puesto el bienestar ciudadano como punto primordial y como costarricense se lo agradezco.

Tamara Cortés Rojas, Escazú

Otra opción

Si bien es cierto el gobierno ha manejado muy bien los acuerdos para atacar y prevenir la expansión del coronavirus, no logro entender la decisión de quitarles la residencia a los extranjeros que salgan del país.

Existen varios tipos de residentes, como pensionados que reciben más de $1.000 al mes, inversionistas que colocan más de $200.000 para vivir aquí, rentistas que depositan $60.000 por dos años y aquellos casados con costarricenses. Si necesitan salir para estar con sus familiares, ¿por qué prohibirlo? Constituye un acto violatorio de lo que siempre ha predicado Costa Rica: la unión familiar.

El país se labra un mal nombre para el turismo en el futuro, para todo aquel que quiere residir aquí, pues le da otro duro golpe a la alicaída economía nacional.

Si se pretende aprovechar la crisis para eliminar la llegada de extranjeros, pues cerremos hoteles, sitios de estancia, transporte de turistas y los miles de dólares que ingresan a los bancos nacionales se irán para siempre.

El problema pudo ser resuelto de otro modo: que quienes salieran del país en esta época no ingresaran hasta dentro de 90 días.

Juan Martín Rojas Brenes, San Ramón

Subdesarrollo

Determinar la fecha no es posible, pero la covid-19 será vencida gracias a los científicos, médicos y sus colaboradores, y a nuestro esfuerzo cívico para evitar la propagación. Sin embargo, nos quedaremos con la epidemia del desempleo y la crisis económica.

En el 2019, el gobierno dijo poner en marcha una moratoria que, mediante declaración jurada, iba a evitar la creación de procedimientos para obtener permisos, licencias o autorizaciones, la cual regiría hasta el 2022. Sin embargo, no hay información sobre los resultados.

Recientemente, un decreto presidencial sobre las facilidades que otorgarían los bancos estatales a sus deudores fue publicado. Pero no han informado sobre la etapa de la directriz.

La Asamblea Legislativa (mediante comisión permanente) debe llamar a rendir cuentas a los banqueros, presidentes ejecutivos y ministros, y solicitarles información sobre los resultados y directrices ejecutadas para dinamizar la economía.

Una vez que los diputados verifiquen los resultados, es preciso que (rectificando lo que haya que rectificar) sean removidos los funcionarios responsables. Es hora de activar nuestra economía e iniciar la salida del subdesarrollo.

William Gerardo Rivas Rojas, San José

Escríbanos a cartas@nacion.com